Abisinio, salud y prevención de enfermedades

El abisinio es un gato muy inquieto y enérgico que pasa todo el día jugando, saltando y corriendo. Es por ello, entre otras causas, que no suele padecer problemas o enfermedades frecuentes en otras razas que viven en la ciudad, como es el caso de la obesidad.

abisinio353.jpg

Las enfermedades abisinio pueden deberse a otros factores externos de la raza, como ser problemas bucales por una comida inadecuada, o caída de piezas dentales (es aconsejable lavar sus dientes de vez en cuando o asistir al veterinario para que realice una limpieza más profunda de toda la boca).

La salud abisinio tiene mucha relación con los cuidados de sus dueños. Si bien no se le atribuyen muchas afecciones características para la raza, podría presentar ciertas alteraciones genéticas. Entre las más frecuentes se pueden nombrar la insuficiencia renal crónica (amiloidosis renal), la hernia umbilical, la atrofia progresiva de retina y la luxación de rótula.

En general, el abisinio es un gato bastante sano y resistente a las enfermedades habituales de los felinos amaestrados. No deja de mantener su “espíritu salvaje” (proviene de una cruza con ejemplares que no eran mascotas) pero se pudo adaptar muy bien a vivir con las personas en casas o pisos en las ciudades.

Es preciso seguir el calendario de vacunaciones que indica el veterinario desde que el abisinio nace. Muchos dueños de esta raza hacen “eco” de las creencias de que es un animal fuerte y resistente y no los vacunan, sin embargo, eso no es aconsejable ya que la prevención es la primera medida para tener un gato sano en casa.

Las revisiones periódicas en el consultorio veterinario de sus puntos “débiles” (riñones, ombligo, ojos y rótulas) también harán que el gato pueda gozar de una buena salud y ser tratado a tiempo cuando comiencen los primeros síntomas de cualquiera de estas enfermedades abisinio.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder