Adiestrar a tu perro: Trucos básicos

Adiestrar de forma básica a un perro y comenzar a obtener algunas pautas para modificar el comportamiento social de tu perro, puede ser una forma para empezar a mejorar su convivencia con el entorno. 

Te damos algunos consejos sencillos para que, en pocos pasos, puedas avanzar en un adiestramiento básico.

trucos adiestramiento basico de perros 2.jpg

Las bases del adiestramiento del perro.

La obediencia básica, no sólo tiene como fin, que nuestro perro realice unos ejercicios concretos, bien es cierto, que ciertas órdenes nos pueden ayudar en el día a día, para solventar posibles accidentes (quieto) o incluso realizar una vida social más activa con nuestra mascota, pudiéndolo llevar a cualquier lado con nosotros (tumbado). Sin entrar, evidentemente, en ejercicios más complejos, que nos servirían para realizar actividades deportivas con ellos (Agility, canicross, etc.)

Los ejercicios de obediencia favorecen la comunicación entre perro y propietario, provocando además, que los lazos entre ambos se estrechen e intensifiquen favoreciendo el respeto y la tolerancia a situaciones nuevas. Existen estudios científicos que nos indican que, un perro que aprende a realizar ejercicios desde etapas tempranas, tendrá una mayor resolutiva a la hora de afrontar situaciones nuevas a lo largo de su vida.

Antes de comenzar a detallar los ejercicios, propiamente dichos, hemos de tener en cuenta varias cosas:

El sistema de aprendizaje del perro, para cualquier ejercicio, sea realizado por el propietario sólo o con ayuda de un profesional, siempre debería ser en positivo, es decir, el animal aprende sin castigos a realizar las órdenes a modo de juego, eso provocará que el animal intente cada vez más complacernos porque a cambio él también obtiene la aprobación de su dueño y una recompensa.

Las recompensas suelen ser alimenticias (chuches) y de pequeño tamaño, para que las ingieran rápido, pero no tiene porque ser exclusivamente así, las caricias, la recompensación oral (muy bien) o simplemente su juguete, pueden utilizarse también y tendrán el mismo valor para el perro.

Hemos de conseguir la atención del perro y con ello su concentración, si esta se pierde, el animal pierde casi todo el interés en seguir aprendiendo. Sesiones cortas y repetidas a lo largo del tiempo, facilitan el entendimiento.

Evitaremos las distracciones, realizando las sesiones en lugares, previamente explorados por el perro y con pocos estímulos interesantes para el perro, sobre todo al principio, una vez aprendida la orden, podremos ir extendiéndolo a cualquier entorno.

Evitar la fatiga mental, cada animal es un mundo  a la hora de mantener los niveles de atención y el cansancio mental, puede provocar que el animal no responda de la forma esperada, por la tanto, incluso teniendo un animal muy activo para este tipo de juego, debemos parar a descansar, a los 20 minutos, como máximo (estimación orientativa)

En estos entrenamientos, deberían participar todos los miembros de la familia, en la medida que sea posible.

Y deberíamos utilizar los mismos comandos de voz (palabra clave para cada orden), para facilitar el entendimiento al perro.

La entrega del premio, ha de ser clara y realizarla justo en el momento que el animal realiza la acción que queremos. Guiaremos al animal con el premio en la mano y en el momento que consigamos la posición deseada, daremos el nombre a esa posición (siéntate) y entregaremos el premio.

Adiestramiento básico.

Vamos a describir a continuación de forma más detallada, las órdenes básica que un animal debería aprender.

VEN (enseñamos al perro a dirigirse al lugar al que estamos)

Nos colocamos a cierta distancia del perro con la correa atado.

Aguantaremos un premio en la mano con los brazos abierto y el premio en alto.

Si el perro camina hacia nosotros, de forma instintiva, utilizaremos el comando de voz “ven”.

A la llegada a nuestro lado entregaremos la comida y las caricias que lo premian.

Nos alejamos y repetimos el ejercicio.

Cuando obedezca esta orden con la correa, podemos intentarlo sin ella, en un lugar seguro que minimice los accidentes.

SENTADO (le enseñamos a estar quieto en posición de espera)

Nos colocamos delante del perro con un trocito de premio en la mano, guardaremos el resto en la otra mano, el bolsillo o una riñonera.

Sino la descubre por sí sólo, acercaremos la mano a su nariz para que tenga interés en nuestro premio.

Desplazaremos la mano por encima de la cabeza del perro hacia la cola de este, la intención es que el animal levante la cabeza siguiendo el premio y se siente, si salta o ladra y no hace lo esperado, permaneceremos quietos ignorando la conducta, no alzaremos la voz, ni castigaremos al perro.

Justo en el momento que el perro agache  las patas traseras, pronunciaremos una sola vez la palabra “sentado”.

Una vez sentado y de forma inmediata daremos el premio al perro y lo reconfortaremos con caricias y verbalmente.

Nos alejamos y repetimos toda la secuencia.

ECHATE (quieto en situación de reposo)

Atraemos la atención del perro con el trocito de comida.

Apoyaremos una rodilla en el suelo, con la otra doblada en un ángulo de 90 grados, estirada hacia delante.

Mostraremos el premio por debajo de la rodilla estirada hacia delante, provocando esto que el perro intente pasar por debajo de nuestra pierna y para poder realizarlo se estirará en el suelo.

En el preciso momento en que se estire, pronunciaremos la palabra “échate”.

Justo en ese momento entregaremos la comida y lo felicitaremos con palabras agradables.

Nos alejamos y comenzamos el ejercicio de nuevo.

Una vez el perro asocie la orden a echarse en el suelo, podremos ir retirando la pierna, para que lo haga él sólo.

QUIETO (reforzamos la situación de reposo o espera)

Colocamos al perro en la situación de “sentado” o “echado”.

Colocándonos delante del perro, atraeremos su atención hacia el premio que está en nuestra mano.

Pondremos la otra mano con la palma hacia la cara del animal y daremos la orden de “quieto”.

Sin dar tiempo a que se mueva, entregaremos el premio y las palabras de elogios.

Repetiremos el ejercicio y cada vez tardaremos un poco más en darle el premio, casi sin movernos de lugar.

Una vez el perro espero unos segundos para obtener su recompensa, podremos empezar a movernos un poco y ganar distancia poco a poco.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)

Responder