Agapornis, la Higiene y Cuidados

Los agapornis son pájaros longevos, llegando a cumplir de quince a veinte años los ejemplares que han sido cuidados a conciencia evitando enfermedades.

Agapornis- Higiene y cuidados.jpg

Agapornis – Higiene y cuidados

A los Agapornis les gusta el baño, por eso, las aves criadas en ambientes cerrados deben tener la oportunidad de bañarse regularmente, excepto en los meses de invierno. Si no pueden hacerlo, hay que pulverizarlas con un pulverizador de plantas. Este cuidado debe tenerse sobretodo en los meses de verano.

Por otro lado, debemos tener en cuenta el corte de las uñas. Hay que tener mucho cuidado a la hora de hacerlo pues el pájaro tiene pequeños vasos sanguíneos en la uña y si la cortas demasiado puedes llegar a provocarle heridas. Por eso es recomendado siempre a la hora de hacer llevarlo al veterinario.

En cuanto al plumaje del animal, suelen hacer la muda una vez al año, normalmente en los meses de julio y agosto. Hay muchas aves que mueren en el proceso deben el proceso de muda, ya que el pájaro se queda muy débil. Por eso en esta época debemos darles vitaminas para poder ayudarles a emplumar mejor.

Si hablamos de la limpieza de la jaula, los agapornis deben tener una jaula bien acondicionada y limpia para evitar posibles infecciones. Una vez al mes conviene desinfectar la bandeja, sumergiéndola en agua con lejía para que quede bien limpia y desinfectada.

Uno de los problemas que presentan estas aves, es a la hora de la reproducción, la diferenciación de sexos, que sólo los expertos logran descubrir.

El año de vida es la fecha óptima para pensar en aumentar la familia del Agaporni. Hay que prepararle nidos artificiales con los materiales secos disponibles en las tiendas de animales.

La puesta de la hembra deriva automáticamente en la incubación de los huevos cuyo número puede llegar a alcanzar ocho, a los que la futura mamá dará calor hasta su eclosión tras una media de 25 días.

El plumaje con el que nacen los pequeños Agaporni se va perdiendo y el definitivo comienza a dejarse notar a partir de la cuatro primeras semanas de vida. Puede pasar que los progenitores se muestren más agresivos cuando nacen las crías, por lo que se recomienda retirar a las crías de la jaula. También puede pasar que las crías sean rechazadas por sus padres cuando ya son independientes, en estos casos hay que separar la familia.

Encuentra más información aquí.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder