Akita Inu, enfermedades y problemas de salud

Por su aspecto, el Akita Inu parece un perro grande y fuerte, con una gran resistencia física. Pero, como ocurre en todas las razas, sus características físicas hacen que tenga tendencia a sufrir algunas enfermedades. 

Entre las más habituales, se encuentra la displasia de cadera, problemas de la tiroides, del sistema inmunológico, y ciertas lesiones en las rodillas.

Asimismo, se detecta en estos perros bastantes casos de caries, de entropión, y de eczemas en el pelo durante la época de muda, lo que hace recomendable cepillarlo y vigilar su posible aparición. En todos ellos, el peso de su herencia genética es clave para su padecimiento.

akitainu2.jpg

La displasia de cadera es un problema  en la articulación que une la cadera con la cabeza del fémur, habitualmente congénita. Provoca dolor en el perro, y muchas veces cojera.

an style=”line-height: 20.3999996185303px;”>También es muy frecuente en el Akita Inu padecer hipotiroidismo. Esta disfunción de la tiroides  significa que la glándula  les funciona mucho más lento de lo que es habitual , y puede provocar diversas consecuencias en su organismo, así como problemas de comportamiento. Se detecta con un análisis de sangre, y se puede controlar médicamente.

También hay que destacar la presencia del entropión en muchos perros de esta raza. Se trata de uno de los  problemas más comunes  en sus ojos, que gira el borde de sus párpados inferiores. Por lo tanto, se producen roces, y posibles lesiones, en el ojo. Siguiendo con problemas oculares, merece la pena destacar la posibilidad de que los Akita Inu tengan la cuenca del ojo demasiado grande. Incluso, con la edad, muchos perros acaban ciegos porque se les atrofia la retina con el paso de los años.

Finalmente, destacamos una enfermedad rara que pueden padecer los Akita, y que es de tipo inflamatorio: la Adenitis Sebácea. Tiene consecuencias importantes  en la piel del perro, ya que causa una sequedad tan importante, que se traduce en costras, heridas, y caída del pelo.

De todos modos, es importante señalar que todas las enfermedades mencionadas en este artículo, en  su mayoría hereditarias,  se pueden tratar con una correcta atención veterinaria. Visita periódicamente a tu veterinario, para que tu perro pueda vivir de manera normal.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder