Alimento vivo para reptiles y cría.

La alimentación viva es la mejor manera de garantizar todos los nutrientes que necesitan nuestros reptiles y que se adapten con mayor facilidad a su nuevo hogar, aportando el máximo realismo y similitud en todos los aspectos a su entorno natural.

viva.jpg

Una correcta alimentación es la mejor forma de garantizar que los reptiles se mantengan en perfecto estado dentro de los terrarios. Y para conseguirla la mejor elección es, prácticamente siempre, el alimento vivo, ya que no solamente proporcionará los nutrientes necesarios para el reptil, sino que además se adaptará a la perfección a las condiciones del hábitat del que procede, otorgando una mayor sensación de realismo al proyecto. Además el alimento vivo supone un aporte indispensable para las pequeñas crías, que de otra forma no saldrán adelante.

A la hora de hablar de alimentación viva habrá que distinguir entre las diferentes clases de reptiles. En primer lugar los ofidios normalmente consumirán todo tipo de ratones e incluso ratas, o bien insectos, dependiendo del tamaño de la serpiente. Todos estos animales pueden ser criados en cautividad son relativa facilidad (tanto insectos como ratones son sumamente prolíficos) por lo que esta alimentación no supondrá grandes gastos al aficionado.

Los saurios, por su parte, tendrán en anélidos e insectos el alimento vivo preferido. Entre los segundos normalmente el mayor aporte se da en especies como los grillos o los saltamontes, aunque cada especie tiene unas necesidades diferentes, y algunas, por ejemplo, digieren mal el exoesqueleto de cierto artópodos.

Como siempre un estudio individualizado de cada animal será necesario antes de lanzarse a la aventura de mantenerlo. Los gusanos, por su parte, pueden ser criados en cautividad sin apenas dificultades. Hace años se utilizaban para estos fines lombrices de tierra cogidas directamente de la naturaleza, pero ello podía introducir elementos químicos indeseados en el cuerpo del reptil que la propia lombriz hubiera interiorizado en su hábitat.

Los cocodrilos y caimanes, por su parte, gustarán sobre todo de pequeños peces para su alimentación. Ciertas especies de vivíparos son frecuentemente utilizadas para esto, ya que resultan ser muy prolíficas, pero en general multiplicar estos animales es mucho más difícil que hacerlo con ratones, gusanos o insectos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder