Azul ruso

La raza de gatos azul ruso es una raza cariñosa y juguetona que se adapta bien a la vida doméstica. Tolera a los niños siempre y cuando éstos sean respetuosos con él.

Al ser una raza con el pelo corto, el cepillaje no hace falta que sea muy frecuente, que no inexistente. No está demás proporcionarle un rascador para que pueda ejercitarse.

Tiene un pelaje corto y denso, y se pueden distinguir entre tipos de Azul Ruso, el europeo, el continental, el escandinavo y el americano. Todos ellos son de tamaño mediano y esbeltos. 

azul ruso 2.jpg

El gato Azul ruso es una raza de gato de tamaño medio y pelo corto plateado, fácilmente distinguible de otras razas. Es famoso por ser un gato inteligente y afectuoso, que disfruta el contacto con los humanos y es ideal para la vida en familia. Fácil de cuidar, este cariñoso animal es un compañero perfecto. El Azul Ruso es muy apreciado y admirado en todo el mundo.

El Azul Ruso es considerado el más aristocrático de los gatos. Su hermoso pelaje, sus brillantes ojos verdes y su elegante caminar son sin duda alguna sus mejores atributos físicos y, si además sumamos su carácter tranquilo y su suave voz, hallaremos la respuesta a tan bien merecido título.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Azul Ruso es un gato tranquilo y tímido. Se muestra muy reservado con personas y situaciones desconocidas. Necesitan un ambiente sosegado, con poco ruido y agitación. Suelen llevarse bien con otros animales, en cuanto a los niños, los tolerará si lo tratan suavemente, el Azul Ruso es fácilmente perturbable.

Los gatos Azul Ruso son muy cariñosos, inteligentes y juguetones, aunque tienden a ser un poco tímidos con los extraños.

Se adaptan fácilmente a la vida en un apartamento, se saben llevar muy bien con otros animales domésticos y con los niños en una casa.

Son muy activos y curiosos, además son muy buenos cazadores, por lo que disfrutan al jugar con gran variedad de juguetes.

El azul ruso tiene un carácter tranquilo, dulce, muy cariñoso e inteligente. Adora a sus dueños, aunque tiene tendencia a estrechar los lazos con un miembro en especial de su familia humana al que expresa su más auténtica devoción. Una vez en su compañía, no se separa de él, acompañándole por toda la casa para observar atentamente todas las actividades que realiza y, si encuentra oportunidad, “participar” en las mismas. De hecho, esta raza es muy sensible al estado de ánimo de su dueño, con el que comparte tanto sus horas de alegría como de tristeza.

Con las visitas se muestra tímido pero a la vez curioso, por lo que no tarda mucho en salir a husmear al extraño, eso sí, protegido bajo las piernas o el costado de su dueño, al menos hasta que haya tomado suficiente confianza (eso suele costar unas 2 ó 3 visitas más). Es buen compañero de niños responsables e incluso otras mascotas, especialmente otros gatos.

Es extraordinariamente limpio y metódico, por lo que agradece la regularidad de costumbres de sus dueños (horarios, comidas…). No es amante de los cambios ni los ambientes tensos o ruidosos (música alta, gritos o discusiones…). De hecho, el propio azul ruso tiene una voz muy suave y tenue que utiliza sólo en contadas ocasiones, para expresar sus sentimientos o atraer la atención de su dueño.

Tiene una gran inteligencia, por lo que es muy fácil educarlo desde la más temprana edad para que, por ejemplo, atienda por su nombre y obedezca las órdenes que se le marcan. De todos modos, no es extraño que aprenda otras cosas por su cuenta como, por ejemplo, a abrir la manija de las puertas de la casa, a “pedir” cualquier cosa (un cepillado extra, una limpieza del cajón, un juego…) y que incluso “adiestre” a su dueño para que le lance su juguete preferido. De hecho, el azul ruso mantiene una actitud activa, curiosa y juguetona a lo largo de su dilatada vida.

La personalidad del azul ruso hace que se adapte perfectamente a la vida en un pequeño apartamento, donde puede pasar solo gran parte del día, como muchas veces obliga el frenético ritmo que la vida moderna impone a sus dueños.

Aún ser un gato preferentemente de “interior”, si tiene oportunidad, no dudará en salir al jardín e, incluso, nos obsequie con alguna presa capturada por él mismo (saltamontes, pájaros, lagartijas…) en honor a su buena fama de cazador.

Cuidados y Salud:

El Azul Ruso no necesita una atención demasiado meticulosa, por su pelaje corto, bastaría con cepillarlo de vez en cuando para evitar la acumulación de pelo muerto.

Ocasionalmente se le limpiaran las orejas con algún producto específico.

Les encanta jugar, aun en ejemplares ya adultos, por lo que es conveniente dejar algún pequeño juguete a su alcance que hay que ir cambiando o escondiendo a temporadas para que no deje de atraer su interés. También necesitan un rascador vertical para limarse las uñas y ejercitar su musculatura.

Debe disponer de su lecho higiénico en un lugar tranquilo, solitario y ventilado donde el gato disponga de la suficiente intimidad.

Hasta el momento no se le atribuyen al Azul Ruso afecciones características, la selección natural ha convertido a este gato en una de las razas más sanas.

Historia:

A diferencia de muchas razas modernas de gato, se dice que el gato Azul Ruso es una raza natural que apareció en los alrededores del puerto de Arkhangelsk en el norte de Rusia (por eso también fueron conocidos como gato arcángel).

También a veces se llaman Archangel Blues pues se cree que los primeros rusos azules fueron traídos de Arcángel a Inglaterra y a Europa del norte en los años 1860 por los marineros.

El Azul Ruso es una de las razas más antiguas que existe. Los primeros ejemplares se mostraron en la primera exposición de gatos en 1875 en el Crystal Palace en Londres, Inglaterra como los gatos de Arcángel. El Azul Ruso compitió en una clase que incluía el resto de los gatos azules, hasta 1912, cuando le fue dada su propia clase. Y en el año 1939 la raza recibió oficialmente su nombre, Azul Ruso, y fue adoptado un estándar con sus características básicas.

Durante y después de la Segunda Guerra Mundial, debido a una carencia de líneas, algunos criadores comenzaron su cruce con el Siamés (blue point). En Estados Unidos la raza Azul Ruso evolucionó de otro modo, por lo que allí se formó su propio tipo, con un pelaje más claro, ojos redondos y un aspecto más ligero. Incluso en híbridos como el de la imagen es posible apreciar ese cambio en el pelaje, tornando a un gris azulado claro y los ojos redondeados y verdes. Es muy significativo cómo el color de pelo constituye el carácter dominante.

A partir de los años 60, muchos criadores empezaron a cruzar las líneas inglesas y escandinavas, dando lugar al tipo moderno de azul ruso.

En cualquiera de sus pequeñas variantes, el tipo conocido en la actualidad como Azul ruso, de figura esbelta y graciosa, ojos esmeralda y manto azul plateado, es el resultado del esfuerzo que numerosos criadores ingleses, escandinavos y norteamericanos han mantenido hasta la actualidad para mantener, potenciar y refinar los rasgos distintivos de esta hermosa raza natural.

Apariencia General:

Actualmente pueden reconocerse diferentes variantes del tipo, todas ellas generadas en gran parte por los diferentes focos de distribución geográfica de la raza:

Tipo europeo: Dentro del tipo europeo pueden distinguirse tres pequeñas variantes: la inglesa, la continental y la escandinava. Inglés. Tiene una apariencia general bastante corpulenta, con la cabeza más redondeada que cuneiforme, y un pelaje de tonalidad más bien oscura aunque con un tipping plateado muy contrastado en la capa de cubierta y aspecto muy afelpado. La base de las orejas es muy ancha, los ojos son de un precioso verde, aunque no muy grandes y bastante juntos.

Tipo Continental: Es un gato de talla más pequeña y una línea más estilizada y elegante que el inglés, con las extremidades largas y delgadas y la cabeza más cuneiforme que redondeada. El pelaje es muy claro y plateado y los ojos son grandes y proporcionados. Esta es la línea con que se trabaja prioritariamente en España.

Tipo Escandinavo: Es un gato de complexión fuerte y elegante, cabeza cuneiforme de perfil plano y pelaje muy azulado con tipping plateado aunque en algunos casos un poco más largo y no demasiado afelpado. Los ojos son grandes, ligeramente almendrados y de color verde esmeralda profundo.

Tipo Americano: Es un gato de líneas muy estilizadas (casi oriental), de pequeña envergadura y cara muy angulosa. La base de inserción de las orejas es un poco más baja de lo habitual y los ojos son grandes, casi redondos y de un verde pálido. El pelaje muestra una tonalidad azul claro con un marcado tipping plateado.

En todas sus variedades podemos describir al Gato Azul Ruso como un animal mediano y alargado, de extremidades largas y finas. Esbelto, de movimientos elegantes. La cabeza es corta con el cráneo chato. La nariz sin stop y las orejas grandes dirigidas hacia adelante. Los ojos verdes, de forma almendrada. El pelaje es corto, denso y muy suave, con pelusa abundante. El color ha de ser azul gris uniforme, con reflejos plateados.

El Azul Ruso es un gato elegante, con un cuerpo musculoso y de líneas estilizadas.

Su pelaje es único entre otras razas de pelo corto, por ser de una textura especial de doble capa, con subpelo muy espeso. El color del manto es de un tono gris azulado, con reflejos plateados, lo que se debe a que las puntas de los pelos están desprovistas de pigmento.

La cabeza del Azul Ruso es cuneiforme, particularmente ancha a nivel de los ojos, con hocico corto, perfil recto, mentón fuerte y las almohadillas de los bigotes prominentes. Los ojos son bastante grandes y de forma almendrada, de un color verde intenso.

Las orejas son altas, de base ancha y dirigidas hacia delante.

No se deben confundir con los azules británicos (que no son una raza distinta sino un Shorthair británico con una capa azul), ni el Chartreux o el Korat que son otras dos razas de gatos azules, aunque tienen rasgos similares.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder