Balinés

La raza de gatos Balinés se caracteriza por una alta fidelidad a su amo. Necesita que le presten atención, si no es así, puede llegar a ponerse celoso en compañía de otros animales.

Es una raza con el pelo largo, por lo que es importante cepillarlo a menudo para evitar la acumulación de pelo.

Es un gato de tamaño mediano, alargado, y tiene las orejas grandes y en forma de punta.

balines.jpg

El gato Balinés es una raza de gato doméstico derivada del gato siamés, lograda por cruzamientos con gatos de pelo largo, para obtener un animal con una complexión y variedades de colores similares a la del siamés, pero con un pelo largo, sedoso y abundante.

Este gato de aspecto exótico y misterioso no procede de la isla indonesia de Bali, como podría deducirse por su nombre. En realidad, su aparición data de los años cuarenta, cuando se produjo en Norteamérica una evolución del siamés, al cruzarlo con un gato de Angora. El nombre de este felino se debe a que sus movimientos recuerdan a las danzas balinesas.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Balinés es un gato muy sociable y afectuoso aunque tiende a ser fiel a solo un dueño pudiendo mostrar indiferencia hacia el resto de la familia. Amante del aire libre, el lugar perfecto para vivir será una casa o apartamento con acceso al exterior.

Es también algo celoso y egocéntrico, lo que hace imposible su convivencia con otros miembros de su especie, salvo en algunos casos muy aislados.

Es un gato muy leal a su dueño. Puede ser indiferente a los demás miembros de la familia en caso de que tenga un gran afecto a un miembro determinado de la misma.

Es muy dulce y le gusta estar en compañía de otros animales. Siempre está tratando de llamar la atención con sus travesuras o simplemente pide que lo alcen; a diferencia del gato siamés, no es un gato que salte a menos que se lo permitan.

Su voz es más melodiosa y más suave, y su personalidad tiene un toque de tranquilidad que lo hacen parecer un gato muy aristocrático. Es muy leal a su dueño, extremadamente dócil y convive perfectamente con niños.

Cuidados y Salud:

El gato Balinés necesitará una atención especial al cuidado de su pelaje. Aunque no tiende a anudarse, conviene cepillarlo frecuentemente para evitar la acumulación de pelo muerto sobre todo en periodos de muda.

El Balinés, como su pariente el Siamés, suele padecer de Estrabismo (alteración del nervio óptico producida por el gen cs) y en menor medida también se han encontrado algunos casos de Nistagma (movimientos rápidos del ojo hacia delante y hacia atrás).

Historia:

El primer ejemplar de gato Balinés apareció en Estados Unidos a fines de los años cuarenta, aunque hasta los sesenta no obtendría el reconocimiento como raza por parte de las asociaciones de animales norteamericanas. Su nacimiento se atribuye al cruce de dos siameses portadores del gen de pelo largo, probablemente heredado de un antepasado Angora.

Otros especialistas aseguran que esta raza es el resultado directo del cruce entre siamés y Angora. Helen Smith y Marion Dorsey fueron las primeras criadoras de balineses: ellas cruzaron a estos dos gatos en los años cuarenta en New York. Dentro de esta camada nacerían los primeros balineses. Estos gatos llegarían en 1975 a Europa.

Apariencia General:

El Balinés es un gato de tamaño medio y de cuerpo alargado y esbelto. Es un gato grácil y elegante, de osamenta y musculatura fina.

El Balinés tiene una cabeza de tamaño medio y forma triangular, de perfil recto y hocico fino.

Posee grandes y puntiagudas orejas. Los ojos son medianamente grandes, ni prominentes ni hundidos, almendrados y ligeramente oblicuos, de color azul intenso.

Sus extremidades son delgadas, siendo las posteriores más altas que las anteriores.

Su pelaje es semilargo; fino y sedoso. Los colores son: blanco, solid points y tabby points en varias coloraciones sólidas y tortuga, en general, las mismas variedades del Siamés.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder