Birmano o Sagrado de Birmania

La raza Birmano o Sagrado de Birmania es una raza muy sociable, inteligente y juguetona. Se adapta perfectamente a la vida familiar y a la convivencia con niños y otras mascotas.

Es una raza que le gusta la actividad conjunta con la familia, por lo que es importante estar por él.

Tiene un pelo bastante largo y fino, por lo que no es muy importante cepillarlo ya que prácticamente no se le hacen nudos.

El Birmano es una raza mediana, alargado y con las patas más bien cortas.

birmano.jpg

El Gato Birmano o Sagrado de Birmania es una raza de gato de pelo semilargo. Se caracteriza por sus guantes que han de ser de un color blanco inmaculado, sus ojos azul zafiro, su pelo de color claro con zonas de tonalidades más oscuras.

Se dice del Sagrado de Birmania que crea adicción. Su dócil carácter y su fácil adaptabilidad serían las causas más justificadas, aunque también influye su buen temperamento; nunca protestan, en vez de maullar, emiten un suave ronroneo, se divierten con pequeñas acrobacias domésticas y sobre todo, se relacionan perfectamente con los niños.

Existe una leyenda que cuenta que los gatos venerados en los antiguos templos budistas, eran Sagrados de Birmania. Sin embargo, el origen se encuentra en el resultado de cruces entre Siameses y gatos de pelo largo; Persa y Angora.

La Raza fue reconocida por la FIFE en 1926. Hacia 1950, se empezaron a exportar ejemplares a Inglaterra adoptándose en esta época el nombre actual, Sagrado de Birmania, hasta entonces se le denominaba Birmano lo que creaba confusión con Burmés (Birman en inglés). Diez años después, en la década de 1960, vendría la exportación a USA y Alemania.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:¡

El Sagrado de Birmania posee un carácter tranquilo y tolerante. Se trata de un gato muy inteligente, dócil y juguetón; les gusta entretenerse haciendo pequeñas acrobacias.

Les agradan los niños y vivir con otros animales, especialmente de su especie y gracias a su buena adaptabilidad, vivirán felices en cualquier entorno.

Entre las muchas razas de gatos, los Birmanos destacan por ser extremadamente sociables, fiables y domesticables. Los criadores y los propietarios los describen como amables, tranquilos, cariñosos, buenos compañeros y fieles.

Tienen un porte gentil y noble y les gusta estar con las personas. Aunque pueden relacionarse con un miembro de la familia más que con otro, no son necesariamente gatos de una sola persona. Si no está presente una que los acaricie, se dirigirán a otra en su lugar. Algunos Birmanos desean ser gatos falderos, otros prefieren acomodarse en el brazo de un sillón cerca de usted, pero otros desean estar cerca de su gente.

Los Birmanos están siempre allí cuando se les llama, tiernos, amistosos y moderadamente activos. En realidad, “moderado” es otra de las palabras que se usan frecuentemente para describir al Sagrado de Birmania: juguetón, pero no revoltoso; sociable, pero no el centro de atención.

A los Birmanos les gusta estar con sus familias humanas en medio de cualquier actividad familiar.

Debido a que son pacientes, amables y de temperamento muy equilibrado, son una buena elección para las familias con niños. Son extremadamente tolerantes con ellos y con los miembros más jóvenes de la familia y se adaptan bien a las vidas ocupadas de las personas. Si necesitan un descanso cuando las actividades resultan un poco agitadas, es probable que desaparezcan y se mantengan al margen durante cierto tiempo.

Se adaptan a la compañía de otros animales, no son impresionables ni tienen miedo de otros animales. Convivirán bien con otros perros, otros gatos e incluso pájaros.

Los cachorros son juguetones, pero generalmente tranquilos y no revoltosos como otras razas, tales como los Siameses. Son activos, constantemente inquisitivos y aprenden rápidamente. Los Birmanos establecen enseguida lazos de confianza con los otros gatitos de la camada. Pronto corretean o se persiguen mutuamente o juegan con los juguetes seguros que se les proporcione. Cuando usted esté ocupado en otras tareas, su gatito Sagrado de Birmania encontrará actividades para entretenerse.

A los Birmanos les encanta cazar cosas que se les lance y, en consonancia con sus personalidades similares a las del perro, algunas veces aprenden a buscar y traer.

Son relativamente tranquilos en lo referente al lenguaje gatuno. Algunos tienen una voz chillona, pero la mayoría maúllan con suavidad y finura. Sin embargo, si quieren algo no tienen problema en hacérselo saber, pero incluso entonces sus voces son bastante tranquilas.

Un compañero tan leal como demuestra ser el gato Birmano, se merece los mejores cuidados posibles. Por ello, te recomendamos que mires esta página para adquirir todo lo necesario en su cuidado diario.

Cuidados y Salud:

A pesar de su pelaje semilargo, el pelo del Sagrado de Birmania no requiere un cuidado muy riguroso, es tan suave que rara vez se le hacen nudos. Aunque esto, no quiere decir que descuidemos su arreglo, al Birmano le gusta que lo acicalen y estén por él.

El Sagrado de Birmania suele ser un gato sano aunque podría sufrir alguna anomalía hereditaria de la raza como, por alteraciones del gen cs al nervio óptico, cataratas, dermoides córneo (pequeña verruga con pelo en la córnea) o pérdida de pelos.

Poseen cierta predisposición a padecer Enfermedades neurológicas como Encefalomiopatía familiar, Axonopatía, Polineuropatías, Enfermedad vestibular congénita, hemoglobinuria y mioglobinuria.

Debido al largor de su pelaje, se podrían presentar casos de tricobezoares (bolas de pelo en el aparato digestivo).

Historia:

Aunque algunos podrían suponer que los Burmeses fuesen gatos Sagrados de Birmania, ese honor corresponde al Birmano. En realidad, la palabra Birmano deriva de la pronunciación francesa de Burma, “Birmania”, ya que fueron los franceses quienes introdujeron por primera vez los Birmanos entre los aficionados a los gatos.

Los orígenes del Birmano, más conocido como Sagrado de Birmania, están envueltos en el misterio y la leyenda que encantan a los aficionados a los gatos de todas las épocas. Los relatos folclóricos describen el modo en que los Birmanos obtuvieron su color y sus características peculiares, con explicaciones donde se mezcla la historia y la leyenda, abiertas a cualquier conjetura.

Antes del nacimiento de Cristo, e incluso antes de la época de Buda, un pueblo antiguo llamado jemer vivía en un país del sudeste asiático llamado entonces Bruma y ahora Myanmar. Los jemeres creían en el poder mágico de los animales para preservar de la malevolencia y las fuerzas del mal.

Entre los gatos que se supone son responsables de los orígenes del Birmano figuran los Siameses y los Angoras bicolores de pelo largo, que aportaron los genes relativos al color, las manchas blancas y el pelo largo.

Diversos relatos se refieren a la introducción del Sagrado de Birmania en la cultura occidental y subsiguientemente entre los aficionados a los gatos. Como gesto de agradecimiento por su ayuda para salvar el templo sagrado de Lao Tsun durante una insurrección en los primeros años del siglo XX, los monjes regalaron dos gatos Birmanos al comandante Gordon Russell, un oficial del ejército británico que servía en Burma. Los gatos fueron embarcados hacia Francia a nombre de Russell y de otro caballero, llamado August Pavie. El macho llamado Maldepuor, murió en la travesía. La hembra, una gata preñada llamada Sita, llegó a Francia en 1919. Su prole fue el inicio de los Birmanos en Occidente. Un segundo relato narra que los gatos fueron robados por sirvientes codiciosos del templo, que los vendieron a cambio de oro. El tercer relato afirma que los gatos fueron importados a Francia en 1925 por madame Marcelle Adam.

Con independencia del relato que cada uno crea, el Sagrado de Birmania fue introducido en Francia en la primera parte del siglo XX, poco tiempo después entre los aficionados franceses a los gatos y en los corazones de los criadores y los amantes de los gatos en Gran Bretaña y los Estados Unidos unas décadas más tarde. El registro francés de gatos aceptó al Sagrado de Birmania como una raza separada en 1925 y lo denominó Sagrado de Birmania. Hasta 1966 la raza no fue reconocida en Inglaterra y hasta 1967 no fue aceptada por la Cat Fanciers Association (CFA) en los Estados Unidos.

A partir de su introducción, el Sagrado de Birmania fue apreciado en Francia y los franceses tuvieron el mérito de preservar su línea genética durante la Segunda Guerra Mundial, cuando disminuyó el número de sus criadores. Los cruces de Persas e Himalayos ayudaron a asegurar la supervivencia del Sagrado de Birmania durante esa época.

Los Birmanos llegaron por primera vez a los Estados Unidos en 1959. Actualmente la mayoría de los Birmanos americanos proceden de Inglaterra, Francia y Australia. Los gatos importados amplían la línea genética y las posibilidades del color en distintos puntos. Los Birmanos son populares entre las personas que tienen gatos de pura raza debido a su índole moderada, su pelaje de fácil mantenimiento y cara agradable, en modo alguno exagerada.

En Europa existen varias asociaciones de Birmanos a los cuales pueden pertenecer a criadores. La mayoría se encuentran en Francia e Inglaterra y están adscritas a federaciones internacionales como WCF (World Cat Federation), FIFE (Federatione Internationale Feline) o GCCF. Estas asociaciones pueden realizar exposiciones monográficas de gatos Birmanos o ponerse de acuerdo con otras para realizar exposiciones especiales para pelo semilargo.

En los Estados Unidos hay dos organizaciones nacionales de Birmanos que agrupan a la mayoría de criadores. Una es el Sacred Cat of Burma Fanciers, que es la asociación más antigua de cría del Sagrado de Birmania adscrita a la Cat Fanciers’ Association. La asociación publica un boletín para sus miembros y organiza una exhibición anual en el New Jersey. Ambas organizaciones agrupan a los criadores de Birmanos en todos los Estados Unidos.

Apariencia General:

El Sagrado de Birmania es un gato mediano y sólido, de patas cortas y fuertes y cuerpo semipesado y ligeramente alargado.

La cabeza es ancha, ligeramente triangular, ni demasiado redonda, ni demasiado puntiaguda.

Los ojos grandes y almendrados, ligeramente oblicuos, en distintas tonalidades de azul.

La cola es de longitud media, de pelaje abundante y largo.

El pelo es semilargo, de textura sedosa, con densa capa inferior lanosa.

La capa suele ser en tonos claros; del blanco al crema y los points (máscara, orejas, cola y patas) en tonos oscuros contrastando con el resto del cuerpo. Los extremos de las patas (guantes) deben ser blanco puro.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)

Responder