Blood Hound, consejos para adiestrar

El Blood Hound es una de las razas más antiguas del mundo. Es un perro tozudo e independiente, que tiende a mostrar un carácter dominante. De cachorro  es enérgico y animado y hay que adiestrarle para neutralizar este comportamiento en el perro adulto. 

bloodhound1.jpg

Es una raza que muestra un carácter un poco tímido y distante de manera natural. Para minimizar estas características, hay que hacer un trabajo de socialización. Cuando el Blood Hound madura, si ha recibido un adiestramiento adecuado, se convierte en un perro noble y apacible. Es un perro que tiene mucha paciencia con los niños. Puede ladrar a los extraños, pero rara vez les atacará.

Adiestrar un Blood Hound requiere paciencia y perseverancia. Debido a su gran sentido del olfato, se distrae fácilmente con los olores, por lo que hay que encontrar el lugar adecuado para el adiestramiento, sin demasiadas distracciones.

Es una raza obstinada que no responde espontáneamente a las órdenes como otras razas de perro. Hay que trabajar el aspecto de la obediencia si no queremos tener problemas de comportamiento en un futuro. La mejor manera de adiestrar este perro consiste en trabajar en sesiones cortas y frecuentes varias veces al día. De esta manera, el perro no se aburre ni se distrae tan rápidamente.

El refuerzo positivo es la manera más efectiva de adiestrar un Blood Hound. Es aconsejable hacerlo con elogios y palmadas en la espalda y la cabeza del perro.

Tratar con esta raza implica mostrar autoridad. Un liderazgo firme es esencial para evitar problemas de dominancia. Sin embargo, es un perro muy sensible. El Blood Hound es muy sensible a tu tono de voz. Al dirigirse a él, hay que usar un tono neutral, ni demasiado suave ni demasiado excitado, sin levantar la voz. Es una raza muy vulnerable a las reprimendas y alabanzas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder