Boston terrier, conoce la raza, consejos

La raza Boston Terrier se muestra como una raza dulce y tranquila. Se puede adaptar perfectamente al hogar, es un buen guardián y muy leal con la familia. Se podría decir que se lleva bien y es simpático con todo el mundo.

 

Se le considera un perro muy limpio, pues el mismo se cuida. Por lo tanto, un baño de vez en cuando y un cepillado son suficientes.

 

Es un perro más bien pequeño pero muy robusto y bien formado. Tiene la cara redondeada, el morro corto y las orejas hacia arriba.

boston terrier - razas de perros.jpg

Ficha de Raza

Boston Terrier es una raza de perro de origen norteamericano. Son perros listos y amigables, utilizados principalmente como perros de compañía. Entre las principales cualidades que hacen de esta raza de perro la favorita de muchos se encuentran su carácter alegre, y su pequeño tamaño, óptimo para espacios pequeños y apartamentos. Además, los Boston Terrier son perros muy limpios, tanto por instinto como porque su pelo corto y su tamaño lo hacen muy fácil de mantener.

A pesar de sus antepasados, el Boston Terrier es un perro muy sociable con los de su misma raza, incluso con los de su mismo sexo.

A finales del siglo XIX, los norteamericanos crearon su primera raza, el Boston-Terrier, resultante de varios cruces en los que encontramos como principales parientes el Bulldog y el Bull Terrier, ambos procedentes de Inglaterra. Fue proclamado mascota oficial del estado de Massachusetts en 1979 por el gobernador Edward King, que había sido propietario de un ejemplar en su juventud

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Boston Terrier es alegre, orgulloso, juguetón, cariñoso y muy digno. Con sus dueños es un perro muy leal. En el interior del hogar se muestra tranquilo y se comporta como un buen perro guardián. Suele ser pacífico pero sabe defenderse perfectamente. Le gusta la compañía de otros perros.

El Boston Terrier es una excelente elección como perro familiar. Es tranquilo, dulce y cariñoso, aunque juguetón y activo con los niños. Si bien es de pequeño tamaño, puede mantenerse firme en cualquier situación. No es un perro peleón, pero es valiente y estará dispuesto a no ceder si se le fuerza a pelear.

El Boston es un encanto. Sus ojos redondos, oscuros y expresivos, su talante alerta y agradable, su gran inteligencia y su deseo por complacer hacen que sea un perfecto compañero.

Los Boston Terrier son unos pequeños grandes viajeros y si va con ellos en un largo viaje se encontrará con que su conducta es ejemplar. La mayoría de hoteles los aceptará sin reparos mientras permanezcan dentro de una jaula o en un transportín. Por supuesto, deberá llevar agua para ellos y detenerse de vez en cuando para permitir que hagan sus necesidades.

Al pequeño Boston Terrier le encanta jugar, y parte de su encanto reside en que parece seguir siendo un cachorro una vez crecido. Se debe tener cuidado en no exagerar las diversiones, ya que estará dispuesto a jugar hasta quedar totalmente exhausto.

Al Boston Terrier le encantan los niños, y siempre que se haya educado a éstos para que sean cuidadosos, para que no le toquen mientras esté comiendo o durmiendo y a cogerle con poca frecuencia y además correctamente, será un excelente compañero de juegos y un protector de los niños.

El Boston Terrier asume gustoso la responsabilidad. Es un buen perro de vigilancia y suele distinguir entre los desconocidos y los amigos. Cambia el ladrido que ofrece a los extraños por un movimiento amistoso de todo su cuerpo cuando ve a sus amigos humanos.

El Boston Terrier no necesita mucho espacio para hacer ejercicio. Se sentirá feliz viviendo en un apartamento y disfrutará del tiempo que pase fuera de casa durante sus paseos. El Boston Terrier que vive en el campo (con mucho espacio para correr, que puede jugar con una pelota y perseguir a las mariposas) es igual de feliz. Aunque no sea una raza que necesite excesivo espacio para ejercitarse no debemos descuidar los paseos diarios y las salidas a zonas verdes.

El Boston Terrier tiende a ser obediente y mostrar buenas maneras. Es muy receptivo al cariño. Lleva algo de tiempo y atención enseñarle lo que se espera de él. Responderá rápidamente a los elogios y es fiel y leal a su amo. Una vez que haya aprendido sus reglas no las olvidará.

El Boston Terrier es una excelente mascota y compañero. Todo propietario de un ejemplar de esta raza se lo confirmará y la mayoría añadirá que una vez haya tenido un ejemplar querrá siempre y como mínimo a uno a su lado.

Un Boston Terrier sabe reconocer los estados de humor de su dueño. Si usted tiene un día malo, lo comprenderá y respetará su silencio y soportará que no sea muy amable con él. Al igual que su mejor amigo, le comprenderá. Cuando esté de buen humor, estará listo para unirse a usted y salir a dar un paseo a buen ritmo o a jugar con una pelota. Es un amigo muy paciente y esperará tranquilamente para compartir su tiempo cuando pueda jugar con él o, sencillamente, sacarle a pasear.

Cuidados y Salud:

El Boston Terrier es un perro fácil de mantener. Es muy limpio y no tiene olor a perro, tanto por instinto como por su pelo corto.

Es un perro limpio y fácil de acicalar. Un buen cepillado matutino y un baño de vez en cuando le mantendrán lustroso y libre de olores.

Se recomienda que desde temprana edad se le adiestre, para así evitar un carácter peleón y antisocial de adulto.

No es una raza «de exteriores» y necesita el calor y la comodidad de su hogar. Su capa fina y corta hace que no disfrute durante el frío invierno si no lleva una chaqueta. Saldrá fuera rápidamente a hacer sus necesidades y volverá a casa. De todas formas, aguantará el frío si esto significa ir a dar un paseo con su amo. Tampoco tolera el clima caluroso, ya que es una raza chata, así que debemos tener cuidado para que no sufra un golpe de calor.

Quizá, su mayor problema sea que esos hermosos ojos oscuros son vulnerables y susceptibles a las heridas debido a su tamaño.

El Boston-Terrier es una raza muy resistente pero a pesar de ello sufre muchos problemas congénitos y hereditarios, problemas de sordera, corazón y cataratas juveniles.

Como es una raza chata, los Boston Terrier padecen a veces problemas congénitos, como el paladar hendido o el labio leporino, y también son propensos a padecer problemas de los senos paranasales. Algunos ejemplares no reaccionan bien a la anestesia.

Historia:

En la segunda mitad del siglo XIX, en Inglaterra, un criador cruzó un Bulldog Inglés con un Terrier Inglés Blanco. El resultado de este cruce fue un perro de gran estatura que pesaba 14,5 kg, de color atigrado oscuro, con manchas blancas y con un aspecto bastante «matón». En 1865, este perro fue comprado por un tal William O’Brien de Boston, Massachusetts (EE.UU.), que más tarde lo vendió a Robert C. Hooper, también de Boston. El perro fue llamado «Hooper’s Judge», y las investigaciones de muchos autores indican que este perro formó parte de los animales que sentaron las bases del Boston Terrier actual.

Hooper’s Judge fue cruzado con una hembra llamada «Gyp» propiedad de un tal Mr. Burnett de Deerforth Farms, Southboro (Massachusetts). Era de color blanco y tenía unas patas cortas, un hocico también corto y una cabeza cuadrada. Aunque sus orígenes eran muy distintos, Mr. Hooper se vio muy satisfecho con el resultado de esta monta. La camada resultante de este cruce supuso, con toda seguridad, el comienzo de esta raza. Por supuesto, comparar aquellos cachorros con los Boston Terrier actuales es como comparar peras y naranjas. Llevó muchas décadas y muchas generaciones de endogamia, cruces externos e hibridaciones conseguir la raza que conocemos en la actualidad con el nombre de Boston Terrier. Se cree firmemente que el Bulldog Francés se encontraba, de forma importante, entre los antepasados de esta raza. Al igual que muchos estadounidenses, el Boston Terrier es producto de las fusiones y tuvo unos inicios humildes.

Un grupo de unos 40 propietarios se unió y se hicieron llamar American Boston Terrier Club. Para mejorar la raza comenzaron a llevar registros de cría y ya no se consideraron aceptables los cruces con otras razas. En 1891 enviaron una solicitud al American Kennel Club (AKC) para ser reconocidos y se les permitiera inscribir a sus ejemplares en el libro de orígenes genealógicos de esta sociedad canina. Se encontraron con una gran resistencia. Los aficionados a Bull Terrier no querían que se reconociera a los ejemplares de Boston Terrier, ya que decían que no eran Bull Terrier. Los aficionados a los Bulldogs consideraban que esta nueva raza era una mala copia de la suya y que robaba popularidad al Bulldog. Algunos jueces importantes consideraron que era una raza demasiado nueva y que no había probado nada para ser aceptada.

Como el nombre escogido para esta nueva raza era uno de los principales problemas, los propietarios experimentaron con otros nombres, entre ellos el de Roundhead, pero ninguno de ellos fue satisfactorio. Entonces, Mr. H. Lacey, juez y periodista, sugirió en un artículo de un periódico local que como esta pequeña raza era nativa de la histórica ciudad de Boston, ¿por qué no podía llamarse Boston Terrier? Y así se decidió.

Esta sociedad canina cambió su nombre por el de Boston Terrier Club of America. Aunque no fue una tarea fácil, los propietarios se dedicaron a redactar un estándar. Esto les llevó tiempo y grandes esfuerzos. Parece que cada propietario quería que el estándar fuera un fiel reflejo de sus propios perros. Finalmente se llegó a un acuerdo y, aunque sigue actualizándose de vez en cuando, continúa siendo básicamente el mismo. Continuaron manteniendo los registros hasta que tuvieron aproximadamente unos 75 perros cuyos registros tenían una antigüedad mínima de tres generaciones. Volvieron a enviar una solicitud al American Kennel Club y fueron aceptados en 1893. Su popularidad creció y pronto las inscripciones de Boston Terrier estuvieron en un buen lugar entre todas las razas.

Una vez se reconoció a esta raza por el AKC y pudo ser inscrita en su libro de orígenes genealógicos, el seguimiento del estándar dio lugar a Boston Terrier más refinados. A lo largo de los años se han ido efectuado cambios en el estándar para seguir el ritmo de la mejora general de la raza.

La afición por esta raza se ha difundido desde la ciudad de Boston por todos los EE.UU. y hay 30 clubes filiales del Boston Terrier Club of America, Inc.

Hacia 1908, el Boston Terrier estaba bastante bien asentado en Canadá. El Boston Terrier Club of Canada se fundó ese mismo año. Su primera exposición canina se celebró en 1909. El Canadá occidental fundó su propia sociedad canina para esta raza en 1912 y la sociedad canina del Boston Terrier de Toronto se fundó en 1920. Muchas otras sociedades caninas canadienses han contribuido a la mejora de esta raza. Actualmente, los ejemplares estadounidenses participan en las exposiciones caninas canadienses y viceversa.

Un personaje canadiense que debe ser recordado es Vincent G. Perry, muy conocido por todos los criadores de Boston Terrier de los EE.UU. Era director del Canadian Kennel Club y miembro de la sociedad canina más antigua de Canadá: la London Canine Association. En 1938 se trasladó a los EE.UU. y se convirtió en ciudadano de este país. Fundó el criadero Globe, se convirtió en un solicitadísimo juez en los certámenes caninos y escribió libros acerca de la raza Boston Terrier. Casi todos los criadores de esa época tenían un ejemplar de The Boston Terrier, escrito por Mr. Perry.

A principios de los años 30, unos aficionados entusiastas llevaron el Boston Terrier de vuelta al Reino Unido. Aparecieron criaderos de esta raza en Lancashire, Surrey y Manchester. A medida que aumentó el interés por ella, se pidió a un caballero llamado Arthur Craven, Esq., que criaba Boston Terrier de forma activa, que escribiera un libro para ilustración de los criadores de esta raza. Mr. Craven ya había escrito libros acerca de otras razas y, tras pensárselo detenidamente, aceptó y escribió The Boston Terrier As I Know It. El Boston se ha hecho muy popular en las Islas Británicas.

En agosto de 1995, un amigo y yo asistimos a la 150a Exposición de Campeonato del Scottish Kennel Club celebrada en Edimburgo (Escocia). Aunque las inscripciones de Boston Terrier no fueron masivas, disfrutamos conociendo a aficionados a esta raza y viendo que sus ejemplares eran tan queridos como los nuestros.

Parece normal que este interés cruzara el canal de la Mancha para llegar a Francia y después a Alemania y a muchos otros países europeos. Alemania se congratula por su Klub für Boston Terrier in Deutschland e.v., que ha celebrado recientemente su décimo aniversario. Esta sociedad canina, dirigida por su presidente y con el patrocinio del Valley of the Sun Boston Terrier Club of Phoenix, Arizona (EE.UU.), continúa con su trabajo para la mejora de la raza.

Nueva Zelanda y Australia tienen sociedades caninas activas en su apoyo al Boston Terrier. El The Boston Terrier Club, Inc. de Nueva Zelanda fue fundado en 1973. He tenido la oportunidad de cartearme con la secretaria de esta sociedad canina y me encontré con que este club fue muy cooperativo acerca de un proyecto sobre el que les pedí ayuda.

Esta mujer me envió copias de la revista oficial de su club y me impresionó con las muchas actividades y el apoyo hacia esta raza.

Debería hacer constar que la sociedad canina australiana para esta raza también la apoya mucho y que se mostraron muy dispuestos a ayudar. Existe una sociedad canina para esta raza en activo en Johannesburgo (Suráfrica) y estoy segura de que hay muchas otras, aunque por el momento no las conozco.

También se encuentran clubes de esta raza en Finlandia, Suecia, Austria, etc. Parece que existe consenso respecto a que el Boston Terrier encaja en cualquier lugar, que halla admiradores y que se encuentra como en casa en todo el mundo.

Gracias al decidido trabajo de una fiel aficionada (Irene Ryan), el Boston Terrier es actualmente la mascota oficial del estado de Massachusetts. Miss Ryan llevó a cabo una larga campaña escribiendo cartas a varios cargos gubernamentales y enviando poemas al gobernador. El proyecto de ley fue expuesto en el Parlamento del estado, en Boston, y aprobado por la asamblea en 1979. El Boston Terrier fue proclamado mascota del estado por el entonces gobernador Edward King, que había sido propietario de un ejemplar de esta raza en su juventud.

El Boston Terrier lleva más de 100 años de reconocimiento por parte del American Kennel Club. Este perro pequeño, inteligente, afectuoso y encantador, con sus ojos cálidos y expresivos, es un excelente compañero. Uno podría decir que es una raza totalmente creada por el hombre. Por dar lugar al Boston Terrier, dejemos que el hombre se lleve un aplauso.

Por fortuna, han sido muchos los criadores que se han esforzado por mejorar o perpetuar las características de las razas autóctonas.

Apariencia General

El Boston-Terrier es un perro compacto, bien proporcionado y de cuerpo corto. Sus extremidades son fuertes y musculosas. Las orejas se suelen cortar en forma de punta o bien se dejan las naturales de forma de murciélago. Tiene una cola corta y fina que se acostumbra a cortar. Su pelo es corto, liso, brillante y de textura fina, y la capa es lisa, de color atigrado, negra o foca combinado con el blanco que tiene en el hocico, en la frente, en el pecho y en las patas.

El Boston Terrier es un perro pequeño, de constitución compacta y rasgos cuadrados. Tiene un hocico achatado, similar al del Bulldog, pero sin piel plegada. El largo del hocico es de alrededor de un tercio del largo total del cráneo. Sus orejas son pequeñas y erguidas, pudiéndose cortar para mantener un equilibrio con la cabeza del animal. Presenta una nariz ancha y negra, con orificios nasales amplios y bien separados. Tiene ojos grandes, redondos y oscuros, ubicados en ángulo recto en el cráneo, bien separados el uno del otro. Su cola es corta, al igual que sus extremidades, que son anguladas y fuertes. Es un perro robusto, y sus extremidades deben guardar una relación proporcional con el tamaño del cuerpo del animal.

El Boston Terrier no debe tener arrugas en el cráneo, que debe ser cuadrado y chato en la parte superior. Frente abrupta, con mejillas aplanadas y con una depresión fronto-nasal definida.

Es importante que los ojos del animal sean de color oscuro, sin el más leve rasgo de color azul. El hocico del perro no debe tener arrugas, y debe ser más ancho que largo, sin que su profundidad exceda en longitud a 1/3 de la longitud del cráneo. Además debe ser paralelo al cráneo desde la depresión fronto-nasal hasta la punta de la nariz.

La mandíbula del animal es ancha y cuadrada, de mordida regular, y los labios deben cubrir totalmente la boca de forma que los dientes no se vean cuando el animal tenga cerrada la boca. Dado que una característica importante de la raza es su inteligencia, la expresión del perro debe ser alerta, viva y afectuosa preferiblemente.

El cuello debe tener una longitud que imprima una imagen de balance al cuerpo. La espalda del animal debe ser corta, de forma que el cuerpo se vea cuadrado, y debe ser horizontal y recta, con una leve curva en la grupa hacia el nacimiento del rabo. Los hombros del animal deben ser inclinados, bien extendidos hacia atrás. Los miembros del animal deben tener codos y rodillas rectos, y pies pequeños y redondos con uñas cortas. Los codos, las rodillas ni los pies del animal deben torcerse hacia adentro ni hacia afuera. El pelaje del ejemplar debe ser corto, liso, brillante y fuerte, sin presentar caídas de pelo.

El color del perro puede ser atigrado, negro, o negro con marcas blancas. Existe además una variedad válida de color negro que se ve rojizo al exponerse al sol. Es necesario que el perro tenga una marca blanca en el hocico y entre los ojos, y el antepecho blanco para poder participar en las competencias oficiales. Un perro que tenga predominancia del color blanco en el cuerpo o en la cabeza debe tener una cantidad notoria de méritos que contrarresten este problema.

Para más información consulta todas las webs que puedas y contrasta la información, pero sobre todo, visita fuentes fiables con un contenido de calidad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder