Bóxer, consejos para adiestrar

Aunque inicialmente el Bóxer era una raza de perros muy agresiva, con los años ha ido perdiendo esa agresividad y se ha convertido en una raza muy adecuada para la vida familiar.  En su entrenamiento es imprescindible enseñarles su papel dentro del núcleo familiar y evitar conductas dominantes. Si no se controla este aspecto puede mostrarse terco, exigente y bullicioso con las personas tendiendo a saltar sobre ellas.

boxer11.jpg

El Bóxer era en su origen un perro muy agresivo creado para las peleas. Sin embargo, a lo largo de los años esta raza ha perdido su agresividad y se ha vuelto más adecuada para la vida familiar. Sorprendentemente, se lleva de maravilla con los niños y, con la socialización adecuada, el Bóxer puede llegar ser un excelente compañero para otros perros y gatos.

El Bóxer es muy inteligente y un alumno entusiasta para las clases de obediencia. No tiene ninguna dificultad en aprender las órdenes básicas como quedarse quieto, venir, traer cosas, sentarse, etc. Responde mejor a los métodos de refuerzo positivo y es muy divertido y gratificante de adiestrar ya que, además de aprender con muchísima facilidad, el perro disfruta de las lecciones. Es una raza que destaca en los deportes para perros, como el agility o las competiciones de flyball.

El liderazgo es básico para adiestrar un Bóxer. Si el perro no tiene claro que él no es el dominante, se vuelve exigente, terco y bullicioso. Hay que corregir con firmeza al menor indicio de comportamiento dominante.

También es una de las razas de perro más fáciles de adiestrar en el control de sus necesidades. No obstante, hay otros aspectos que debemos vigilar. Por ejemplo, por su carácter bullicioso, tiende a saltar sobre la gente. Es muy necesario adiestrar a nuestro Bóxer para que aprenda a estar tranquilo.

Uno de los mayores retos al adiestrar un Bóxer es enseñarle a andar con la correa suelta. Si se les permite salirse con la suya, nos arrastrará por todo el vecindario. Es importante solucionar este problema lo antes posible.

Finalmente, una característica curiosa de esta raza, es que tienen a patear cosas como los juguetes o la comida. Parece que estén siempre dando patadas a todo lo que tocan. Este hábito es gracioso en un principio pero puede convertirse en un problema si se descontrola. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder