Bull terrier, conoce la raza, consejos

El Bull Terrier o Bull Terrier Inglés es una raza de perro de la familia de los terrier, que se caracteriza por su ovalada cabeza. Esta apariencia característica le configura un impresionante aspecto.

 

El Bull Terrier es un perro que necesitará ejercicio, aunque sin excesos pues podrá desarrollar problemas musculares con más facilidad que otras razas.

 

Es una raza de perro muy territorial, lo cual nos facilitará labores de guarda o vigilancia de la casa, aunque también nos obligará a una sociabilización con otros perros, pues su relación con perros machos será siempre delicada.

 

Debe tenerse una especial precaución con niños que todavía no saben relacionarse con perros pues el Bull Terrier puede reaccionar de forma inesperada ante algunos comportamientos torpes o poco delicados de los niños.

Bull Terrier - Razas de Perro.jpg

 

Ficha de Raza

Es un perro musculoso que, aunque no es de talla grande, es impresionante e inspira mucho respeto. Si bien no es un perro de guarda y protección, su apariencia musculosa y su expresión inteligente y decidida pueden intimidar incluso a los más valientes.

 

En la actualidad el Bull Terrier es un animal de lo más familiar que se caracteriza por ser un divertido compañero de juegos para los más pequeños, aunque no siempre fue así.

 

Este perro de cabeza en forma de huevo fue, en un pasado no tan lejano, utilizado en África como perro policía y como perro de caza mayor por ser resistente a los climas tropicales.

 

Ya desde la Edad Media los ancestros del Bull Terrier eran utilizados en peleas de perros contra toros. En el siglo XIX se puso de moda que los perros lucharan entre sí y contra todo tipo de animales salvajes o domésticos (tejones, osos, asnos, caballos, monos e incluso leones). Los perros que se usaban en estas peleas descendían de cruces entre Bulldogs y diferentes Terriers. En 1835 se prohibieron los combates a pesar de que seguían en la ilegalidad. Por esos años ya se empezaba a diferenciar lo que en 1860 se conocería como Bull Terrier.

 

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Bull Terrier es disciplinado aunque a veces puede ser testarudo y desobediente. Es silencioso, dulce y agradable. Tiene un fuerte instinto territorial y hace bien el papel de perro guardián. Se le considera un perro equilibrado y amante de los niños.

 

La personalidad del Bull Terrier es, sin duda, el rasgo más característico de este perro único. La total devoción y lealtad hacia su familia están unidas a su simpatía y curiosidad y le convierten en un amigo de por vida al que será todo un placer tenerle y mirarle. El Bull Terrier nos entretiene a medida que investiga su nuevo entorno con el enorme entusiasmo de un niño y la tenaz atención propia de un detective de Scotland Yard.

 

Cuando se le presenta un objeto de cualquier tipo (ya sea un muñeco de peluche, una pelota de tenis o lo que sea), el Bull Terrier lo inspeccionará, satisfará sus deseos, jugará con él y, finalmente, tratará de comérselo o destrozarlo. Esto supone un gran entretenimiento durante una descansada tarde de domingo.

 

Los Bull Terrier necesitan mucha compañía y afecto, y es muy mala idea dejarlos solos por largos períodos porque es seguro que destruirán lo que encuentren. Además de compañía, necesitan mucha supervisión, y no son apropiados para muchas familias. De hecho, no son perros recomendables para familias que nunca antes han tenido un perro.

 

El ejercicio es fundamental para esta raza. Los Bull Terrier necesitan hacer mucho ejercicio para quemar la enorme cantidad de energía que tienen. Si bien son perros que aprenden nuevas cosas con facilidad, resultan más difíciles de entrenar que otras razas de perros porque se distraen con la misma facilidad con la que aprenden.

 

El adiestramiento tradicional resulta muy complicado con estos perros, y no suele dar buenos resultados. En cambio, los estilos de adiestramiento canino en positivo dan mejores resultados.

 

Aunque estos perros pueden llevarse bien con los niños, si han sido bien socializados desde cachorros, no son mascotas ideales para familias con niños pequeños.

 

Los Bull Terrier suelen reaccionar agresivamente cuando se sienten atacados o amenazados, por lo que puede ser muy problemática su convivencia con niños pequeños que todavía no son capaces de cuidar apropiadamente a los perros. Además, son perros que pueden jugar con mucha violencia, resultando peligroso que jueguen con niños pequeños.

 

Tampoco es buena idea tener un Bull Terrier con otro perro del mismo sexo. Los Bull Terrier suelen ser agresivos con perros de su mismo sexo y las peleas pueden llegar a ser muy violentas. Y, por norma general, tampoco se llevan bien con otras mascotas.

 

Es muy importante socializar a los perros Bull Terrier desde cachorros para evitar problemas futuros. Es conveniente educarlo desde cachorro y ser firme ante cualquier muestra de agresividad para conseguir un buen comportamiento futuro.

 

Cuidados y Salud:

Necesitan hacer bastante ejercicio, sin sobre-ejercitarlo en edad joven, ya que eso puede provocar problemas musculares. Además, la raza es conocida por ser muy glotona, por lo que debe dosificarse la comida y el ejercicio.

 

El pelo es fácil de mantener, por lo que un cepillado frecuente puede tenerlo en condiciones casi perfectas. También puede ayudar añadir aceite en su alimentación.

 

El Bull Terrier goza de buena salud, la sordera es el problema que más afecta a la raza, principalmente en los especímenes albinos. Este perro también se puede ver afectado por hernias, una anomalía en la cola, acné o acrodermatitis.

 

Los Bull Terriers normalmente están libres de enfermedades genéticas. Suelen vivir de 10 a 12 años, aunque pueden vivir más.

 

Los Bull Terriers albinos pueden padecer sordera.

Historia:

La razón de la creación del Bull Terrier en el siglo XIX no guarda una total congruencia con el Bull Terrier actual. El Bull Terrier está basado en perros de tipo bull y terrier, que eran criados como perros de presa y de pelea, deportes que fueron abolidos en Gran Bretaña durante el siglo XIX.

 

Los orígenes pueden remontarse directamente a un hombre llamado James Hinks, de Birmingham (Inglaterra) quien, después de varios años de experiencias, presentó a la raza en la década de 1850. El Bull Terrier está basado, a grandes rasgos, en el actualmente extinto English White Terrier. Hinks pasó años cruzándolo con perros bull y terrier, en un intento por crear un bulldog que no estuviera sólo adaptado al ring de pelea, sino que tuviera un aspecto más hermoso.

 

Mediante la cría para eliminar rasgos tan poco deseables como el dorso cóncavo, las extremidades posteriores excesivamente anguladas y el prognatismo, y confiriéndole algo de tamaño y fuerza, posiblemente mediante el cruce con el Perdiguero de Burgos (Pointer Español), se obtuvo un luchador hermoso e imponente, apto para pasear al lado de un caballero.

 

Si se decía que el Bull Terrier era demasiado hermoso para las pistas de pelea, este mito fue rápidamente abandonado. El espíritu pendenciero y de luchador hasta la muerte del Bull Terrier le convirtió en un luchador implacable en las pistas de pelea, y frecuentemente vencía a perros que le doblaban en tamaño.

 

La leyenda dice que Hinks puso una vez a pelear a su perra «Puss of Brum», que pesaba 18 kg, contra un perro de 27 kg, cruce de bull y terrier, de Mr. Tupper. Puss no sólo venció, sino que Hinks se la llevó para que participara en la exposición canina de belleza de Holborn esa misma tarde, donde obtuvo una roseta.

 

El Bull Terrier también era bueno cazando ratas, otro sangriento deporte que era bastante popular en Inglaterra. Los Bull Terrier ostentaban los récords oficiosos de mayor número de ratas matadas en unos minutos, horas y otros periodos de tiempo.

 

Aunque Hinks estaba bastante orgulloso del éxito de su creación en las pistas de pelea y en los mataderos, estaba más interesado en la victoria en los certámenes de belleza, que estaban comenzando a rivalizar en popularidad con las peleas de perros en Gran Bretaña.

 

Hacia los años 1860, los aficionados a los perros y los jueces de las exposiciones caninas mostraron parcialidad en favor de los Bull Terrier completamente blancos. Como resultado de ello, Hinks se propuso crear una raza que fuera completamente blanca. Mediante la eliminación de los cachorros con manchas (píos) y los atigrados, apareando machos y hembras blancas e introduciendo, posiblemente, genética de Dálmata, Hinks consiguió Bull Terrier completamente blancos. De todas formas, y hasta el día de hoy, siguen existiendo los dos tipos: Bull Terrier blancos y de color.

 

Se convirtió en una moda, en toda Inglaterra, que los hombres de las clases acomodadas llevaran Bull Terrier a su lado. Esta raza, que es valiente, fuerte, leal, educada y amistosa, supuso una añadidura llena de estilo al séquito de estos señores, y se conoció a este tipo de perros con el nombre de Caballero Blanco.

 

La aceptación de los Bull Terrier por parte de las clases altas y su éxito en los certámenes caninos fueron una bendición, ya que la raza fue siendo más conocida como perro para estar con la gente que como perro de pelea, lo que dio como resultado al Bull Terrier pacífico actual, un hermoso perro de compañía

 

Apariencia General

El Bull Terrier es un perro fuerte, musculoso y bien proporcionado. Se caracteriza por tener una cabeza larga y fina, de forma ovalada. Tiene las orejas pequeñas, delgadas y erguidas. La cola es corta y la lleva horizontal.

 

Su pelo es corto, liso, plano, áspero y brillante y puede ser de color blanco, manchado o atigrado (negro, rojo, leonado o tricolor).

 

Es un perro fuerte, musculoso y de pelo corto. Los colores aceptados son el blanco (se permiten manchas en la cabeza únicamente, en las demás partes del cuerpo son penalizadas en exposiciones). Los colores negro atigrado, rojo, leonado y tricolor son aceptados. No se tienen en cuenta las marcas de pigmentación en la piel, siempre y cuando no involucren pelo. Los colores azul e hígado son altamente indeseables.

 

Las características típicas son la forma ovalada de su cabeza, que de perfil se curva hacia abajo desde la parte superior del cráneo hasta el extremo del hocico. La frente es plana de oreja a oreja, de frente la cabeza tiene la forma de un huevo. Y los ojos en forma triangular.

 

No existen límites de peso o estatura, pero el ejemplar debe dar una impresión de máxima solidez en relación con sus rasgos distintivos y sexo, pero pueden alcanzar los 35 kg. Existe una variedad miniatura donde si se penaliza superar cierta estatura.

 

Existe una variedad de Bull Terrier de pico largo, el cual tiene una forma diferente en el hocico. A diferencia del Bull Terrier registrado, de cabeza ovalada, éste tiene la forma del pico recta.

 

Si has leído el contenido de este artículo, ya conoces mejor al Bull Terrier, ahora queremos hacerte algunas recomendaciones de productos muy adecuados para esta raza:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder