Bulldog francés, conoce la raza, consejos

El Bulldog francés es originario de Inglaterra a pesar de su nombre.

 

Por su carácter y tamaño el Bulldog Francés es un perro muy indicado para espacios pequeños, aunque si necesita cierta actividad física diaria. Muy casero y muy familiar, disfrutará con la sola compañía de la familia.

 

Es un con un bajo nivel de mantenimiento, aunque en el ámbito de salud si puede desarrollar problemas respiratorios que se manifestarán en forma de ronquido nocturno.

 

Es el perro de compañía por excelencia. El Bulldog Francés es agradable, simpático y muy divertido. Muy protector con los niños, en especial las hembras de esta raza. Muy inteligente y muy poco ladrador. Ideal para un piso o apartamento.

Bulldog Frances - Razas de perro.jpg

 

 

Ficha de Raza

El Bulldog Francés es una raza de perro pequeña originaria de Inglaterra, establecida como tal a finales del siglo XIX. No obstante, a pesar de su nombre, América y Gran Bretaña han desempeñado importantes papeles en el desarrollo de esta raza. Estos perros suelen ser apodados “payasos” o “perros rana”.

 

Este perro es ideal para un piso pequeño; necesita ejercicio durante unos 55 minutos diarios. No es un perro ideal para grandes caminatas pero es un buen animal de compañía, muy juguetón, activo y defensor del dueño. Es un perro muy casero, le encanta estar en casa en compañía de sus dueños.

 

El Bulldog francés tiene un aspecto gruñón a simple vista, pero estamos hablando de una raza sociable, juguetona, entusiasta y vivaz.

 

Ha sido un can que, desde hace varios años, se le ha relacionado con la alta sociedad, debido a su porte elegante y tranquilo. Esta variedad canina se ha ido extendiendo paulatinamente por diversos países europeos. Es ideal para una familia con niños pequeños, porque se muestra muy mimoso y cariñoso.

 

El bulldog frances se caracteriza por tener los ojos saltones, caracterizado por sus orejas puntiagudas y por sus ronquidos. El bulldog frances es un perro que se hace querer, pero suele ser muy travieso. Hay que educarlo desde bien pequeño para su conducta sea la deseada.

 

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

Es sociable, alegre y juguetón, cómico y afable, que sobresale como perro de compañía y que sólo busca afecto.

 

Es un perro muy dulce, afectuoso y paciente, afectuoso particularmente con los niños, y muy protector con ellos, especialmente las hembras.

 

Esta raza ladra raramente, salvo cuando le hace falta: para llamar la atención, cuando necesita algo o cuando está contrariado. Es un buen guardián que ladrará cuando sienta un ruido; es protector con el hogar y con sus dueños, y estará siempre alerta.

 

Es un perro inteligente, pero altamente testarudo por su remanente de perro de presa, por lo que conviene educarlos larga y concienzudamente.

 

Debido a su adaptabilidad, tranquilidad y a que es poco ladrador, el bulldog francés es una raza ideal para la vida en un apartamento o piso.

 

Cuidados y Salud:

Las atenciones que hay que prestar al Bulldog francés no son muy específicas, excepto por sus arrugas de la cara. En esta zona, conviene aplicarle una crema especial o vaselina diariamente y después de cada baño, para evitar que se le irrite la piel y se produzcan heridas por el roce, la sudoración y la sequedad. Su manto requiere un cepillado diario y se aconseja frotarlo con una toalla rizada para que tenga más brillo.

 

Esta raza tolera muy mal el calor y algunos pueden tener problemas respiratorios, que se manifestarán, sobre todo, por la noche en forma de ronquidos. Debido a su constitución, tiende a engordar muy rápidamente, por eso hay que tener cuidado a la hora de medir sus dosis diarias de alimento. Se recomienda proporcionarle de 400 a 700 grs. de pienso seco cada día, según el peso del animal.

 

Historia:

Los orígenes del bulldog francés se remontan a la década de 1850. Sus inicios se hallan en Inglaterra, con el bulldog inglés, su pariente más cercano, descendiente de las razas tipo mastiff. Como todos los dogos, su origen se remonta a los molosos de la región de Epiro en Grecia y del Imperio romano. Fue también apodado el “perro perfecto”.

 

Es probable que el bulldog francés sea el resultado de diversos cruces entre los toy bulldogs venidos de Gran Bretaña y diversos perros locales. Descendiente de los dogos franceses y del bulldog inglés (mucho más pesado), es resultado de sucesivos cruces que criadores de los barrios populares de París hicieron a finales del siglo XIX con objeto de conseguir una raza ágil y atlética que fuera buena en los combates de perros.

 

En un principio era el animal de compañía de los trabajadores del mercado central de París, carniceros y chóferes. Pero cuando la alta sociedad francesa descubrió sus movimientos sofisticados, comenzó a adquirirla, hasta convertirla en una raza completamente relacionada con la clase adinerada, por lo que costaba mucho conseguir un ejemplar. Su fama como mascota de clase y de artistas fomentó su expansión a diferentes países fronterizos. El primer estándar de la raza es de 1898, que posteriormente fue modificado en tres ocasiones: en 1931, en 1932 y en 1948.

 

Apariencia General

El Bulldog Francés es de tipo moloso, de talla pequeña, pelo corto, musculoso, fuerte y compacto.

 

Potente para su pequeña estatura, corto, compacto en todas sus proporciones, pelo raso, cara corta, nariz chata, orejas erectas y cola naturalmente corta. Debe tener aspecto de animal activo, inteligente, muy musculoso, de estructura compacta y sólida estructura ósea.

 

De cola pequeña, gruesa al principio y anudada al final.

 

Otra característica son las “orejas de murciélago”. Es la raza canina que más pabellón auricular muestra cuando mira al frente.

 

La cabeza debe ser muy fuerte, ancha y cuadrada. La piel forma pliegues y arrugas casi simétricas. Se caracteriza por una contracción del complejo maxilo-facial: el cráneo ha ganado en anchura, lo que ha perdido de largo.

 

Para un bulldog en buenas condiciones, el peso no debe ser menor de 8 kg, ni mayor de 14 kg, ya que el tamaño está en proporción con el peso.

 

Tiene el pelo corto, suave y brillante y el estándar admite los perros atigrados (mezcla de pelos negros y rojizos no demasiado oscuro) y los blancos y atigrados (fondo blanco con manchas atigradas).

 

La expresión del Bulldog francés la demuestra a través de los movimientos de las orejas y la forma de sus ojos. Tiene una mirada muy significativa, puesto que a través de ella exterioriza su viveza. Los ojos suelen estar alejados de la nariz y de las orejas, y son oscuros, grandes, redondos y ligeramente sobresalientes, lo que impide que se vea la zona blanca cuando mira de frente.

 

 

Si has leído el contenido de este artículo, ya conoces mejor al Bulldog Francés, ahora queremos hacerte algunas recomendaciones de productos muy adecuados para esta raza:

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)

Responder