Calabaricus, pequeñas culebras en nuestro acuario

Los calabaricus, también llamados dragones chinos o calamitas se cuentan entre los peces de acuario más peculiares por su forma, ya que semejan ser una culebra de agua, tanto en el aspecto de su cuerpo como el de su cabeza. Pero pese a ello son realmente peces, y ni siquiera la denominación de anguilas estaría bien utilizada, ya que no pertenecen a la familia de los anguiliformes.  

akwa19reedfish.jpg

Lo primero que hay que advertir sobre este pez es que su tamaño llega a alcanzar los 90 centímetros, por lo que solamente es apto para monster tanks. El hecho de que al comercio lleguen ejemplares muy juveniles no debe hacernos olvidar este hecho, que de lo contrario nos puede dar más de un quebradero de cabeza.

 

Provenientes de África occidental, estos peces resultan muy tolerantes con los aspectos químicos del agua, por lo que un ph y dureza medios resultarán ideales para ellos. En su hábitat natural se les ha llegado a ver en cursos de agua salobres, lo que demuestra su adaptabilidad.

 

Es en su comportamiento donde comenzamos a tener problemas para su mantenimiento en el acuario, conflictivo pese a la belleza de este animal. Nos encontramos ante un predador nato de hábitos nocturnos, que consumirá, literalmente, cualquier pez que le entre en la boca (y esta es realmente grande). Por ello debe mantenerse siempre con ejemplares de buen tamaño. Su dieta debe ser rica en proteínas (hay numerosos productos comerciales que las incorporan) y debe incluir regularmente aporte de comida viva. En el caso de estar bien alimentado el pez observará un crecimiento muy rápido.

 

En el acuario es un pez que resulta complicado ver ya que sus hábitos nocturnos hacen que pase el día escondido en los fondos o semienterrado. Su reproducción es prácticamente imposible en acuarios particulares, aunque se ha conseguido en grandes tanques.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder