Carlino o Pug, conoce la raza, consejos

Cuando hablamos de Pug o Carlino estamos hablando de una raza alegre y vital, muy apegada a sus dueños y amable con los demás.

 

Es importante controlarles la alimentación, ya que los Pug requieren de poco alimento para subsistir, por ello a veces tienden al sobrepeso. No acostumbran a requerir demasiados cuidados especiales con el pelo. Éste es fino y corto y muda como en la mayoría de los perros, aunque no tan frecuentemente.

 

Se caracteriza por su mirada entrañable debido a sus ojos salidos y su hocico corto. El peso normal oscila entre los 6 y los 8 kilogramos.

Pug - Carlino 1.jpg

Ficha de Raza

El Pug o Carlino (también llamada Doguillo) es una raza de perro miniatura con cara arrugada y un cuerpo de tamaño pequeño a medio. Esta raza suele resumirse como “mucho en poco”, describiendo la personalidad del Pug y su pequeño tamaño.[]

La palabra “pug” puede provenir del Inglés antiguo pugg, el cual tiene un término cariñoso para un pequeño demonio juguetón o mono. Los cachorros pug son llamados puglets.

Se dice del carlino que es mucho perro en poco espacio. Son dóciles, confiados, amables y amistosos.

Por otra parte, se trata de perros un poco testarudos. Suelen demandar mucho cariño humano, por lo que no es difícil que intenten estar todo el día al regazo de su dueño.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

Los pugs no son animales agresivos. Al igual que cualquier perro, pueden morder, pero es muy raro que esto ocurra sin mediar maltrato hacia el animal.

Los Carlinos hacen honor a su lema “multum in parvo” y no se amilanan ante perros de razas más grandes, lo cual los puede meter en problemas.

Ante los seres humanos, los pug tienden a mostrarse juguetones y buscan la interacción. Sin embargo pueden mostrarse recelosos ante los extraños, y anunciar con sus ladridos la presencia de personas desconocidas. Si bien por su tamaño no son perros guardianes, sí son buenos “perros de alerta”.

Los pug muestran un moderado nivel de inteligencia, siendo capaces de emplear sus cortos hocicos y las patas delanteras para obtener objetos fuera de su alcance. Tienden a veces a la tozudez, y no necesariamente acuden cuando se les llama, sino más bien cuando ellos quieren. A pesar de ello no son de alejarse mucho de sus dueños y prefieren la compañía de estos a la de otros perros.

Durante los primeros años de vida los pug pueden ocasionalmente ser hiperactivos (correr, saltar y ladrar constantemente) pero esta característica tiende a desaparecer con los años. Los pug de cinco o más años tienden a ser más tranquilos y a disfrutar más de los sillones que de la calle.

Algunos de nuestros patrocinadores tienen tiendas de productos específicos para el Carlino

Cuidados:

Existe la tendencia a creer que los pugs son animales “enfermizos”, lo cual está muy lejos de la realidad. Un pug saludable se comportará de manera enérgica y juguetona, e incluso un poco hiperactivo en sus primeros años de vida. Su estructura maciza hace que toleren bien el juego con niños y adultos, y su particularmente dura cabeza puede causar topetones y caídas a niños pequeños y adultos mayores.

La cola del pug tiene una característica forma en espiral o de letra “Q”. Esta variación de la forma de la cola se debe a que las vértebras en esta porción de la columna son en realidad hemivertebra. En algunos cachorros, esta alteración de la forma se puede prolongar hacia el resto de la columna pudiendo llegar a presentar síntomas de espina bífida. Debe palparse la columna del animalito antes de adquirirlo con el fin de evitar escoger un cachorro enfermo. Un animal que sufre esta malformación no debe reproducirse con el fin de no pasar este problema a su descendencia.

Dada la forma del cráneo, los ojos del pug tienen un aspecto saltón y vivaz. Al encontrarse los ojos localizados anteriormente, están más expuestos al roce con plantas y objetos que los ojos de otros animales, y es recomendable llevarlos al veterinario cuanto antes si presentan una lesión. Es recomendable que los dueños de los pug limpien una vez a la semana los ojos del animal con un algodón limpio humedecido con agua hervida fría o té frío, con el fin de eliminar secreciones o suciedad.

Las características arrugas de la cara también pueden acumular secreciones y suciedad. Se recomienda al menos una vez a la semana el limpiar suavemente entre las arrugas utilizando el mismo método. No es necesario aplicar jabones, cremas u otras sustancias. El simple aseo basta y sobra.

El pug si bien es un perro de pelo corto, tiende a pelechar constantemente, por lo que no se recomienda su tenencia a las personas alérgicas o asmáticas. Presentan un característico olor acre que puede incomodar a algunas personas, pero que disminuye con un baño cada par de semanas.

Un 1% de los cachorros pueden llegar a presentar una enfermedad neurológica degenerativa llamada encefalitis del pug (o PDE por sus siglas en inglés. Esta enfermedad es letal y no tiene cura conocida. Por esta misma razón los perros no deben reproducirse antes de los dos años, con el fin de no transmitir este gen a su descendencia. Pasado el año de vida es muy poco probable que el pug llegue a presentar esta enfermedad.

Sin embargo, el mayor problema de salud que presentan los pug es uno que es completamente prevenible y tratable, y que depende exclusivamente del dueño. Esta enfermedad es la obesidad. El pug es un animal pequeño, y aunque enérgico, requiere muy poco alimento. Sin embargo, al ser un animal de compañía, los dueños tienden a sobrealimentarlos y a compartir sus comidas con ellos. Esto no debe hacerse. El pug puede perfectamente alimentarse con una taza de comida seca en las mañanas y una taza en la noche, y no pasará hambre ni requerirá ningún suplemento extra.

Un pug obeso es un animal que enfermará puesto que no podrá respirar bien, se agotará con facilidad y comenzará a sufrir problemas en la columna y en las articulaciones. Un pug alimentado sanamente es, en cambio, un animal robusto, con su musculatura bien marcada y claramente visible bajo la piel. Un pug saludable puede correr tan rápido como cualquier otro perro, y puede saltar dos o tres veces su propia altura.

Si bien el animal disfruta el comer comidas extras y recibir “premios” ocasionalmente, es tarea del dueño el asegurarse de que la cantidad y calidad de alimento que consuma sea la adecuada. Aunque si se sobrealimenta al pug puede causarle obesidad el método para que esto no ocurra sería siempre reducir su dosis alimentaria y los “premios”, nunca se debe intentar que el animal haga más ejercicios de lo normal ya que su sistema respiratorio no soportaría esa presión, ya que este sistema respiratorio es similar al de un humano asmático. Puedes encontrar alimentación para Carlino aquí

Un pug que recibe cuidados adecuados puede vivir más de catorce años, aunque en promedio suelen vivir alrededor de diez.

Por las características, tamaño y configuración física de esta raza necesitarás información y conocer distintas variedades de productos. Dispones de ellos en distintas secciones de la tienda para perros petclic.es.

Historia:

El Pug tiene un origen chino y su parecido al pekinés de pelo raso y las estatuillas chinas que representan el guardián de los altares y los hogares, parece corroborar esta teoría.

Existen registros de esta raza en las aristocracias del siglo XVI. Este pequeño dogo de interior, ocupo un espacio de importancia em la vida de Guillermo I, y fue el tataranieto de éste, Guillermo de Nassau quien llevó los primeros ejemplares a Inglaterra.

Lo cierto es que el Carlino se extendió a lo largo del siglo XVII desde los Países Bajos e Inglaterra a gran número de cortes europeas. En una época donde los epagneuls, bichones y caniches estaban de moda, supo diferenciarse de éstos, imponerse y convertirse casi en un detalle de snobismo. Toda señora de la alta sociedad que se preciara, deseaba tener un Pug o Carlino junto a ella.

A finales del siglo XIX, su popularidad decayó y fue desplazado por pekineses y otros perros de compañía que encontraron sus minutos de fama. En los 70′s otra vez se puso de moda gracias a los duques de Windsor, amantes de la raza, y su popularidad se ha mantenido hasta la fecha.

El nombre CARLINO proviene de un actor italiano de mediados del siglo XVIII, llamado Carlo Bertinazzi, ya que él hacia sus representaciones de las comedias italianas caracterizado de arlequín y con una máscara negra que inevitablemente recordaba el rostro de un Pug.

Apariencia General

Es un perro bajo y macizo de aspecto cuadrado y compacto, bien proporcionado y musculado; la cabeza, grande, redondeada y de aspecto sólido, está cubierta de pliegues; el hocico es cuadrado y chato; los ojos, grandes y saltones, son oscuros; tiene las patas rectas y la cola rizada. El pelo es apretado, suave y brillante.

El Carlino puede ser color plata o albaricoque suave con un antifaz negro, en los dos casos presenta una raya negra que va de la cabeza a la cola; también puede ser negro puro o blanco que es el más escaso y costoso de todos.

Mide unos 30 cm a la cruz y pesa entre 6 y 8 kilogramos. Su carácter confiado, dócil y amistoso hace del Carlino un apreciado animal de compañía.

El Pug es particularmente un perro “con sentido del humor”, exhibiendo expresiones faciales muy humanas dada su estructura ósea. Por su llamativo aspecto algunas personas tienden a pensar que las características del Pug son el resultado de la manipulación genética o la cruza endogámica. Sin embargo, las características del Pug son similares en los últimos quinientos años, época en la cual los europeos lo comenzaron a importar desde China.

Si has leído el contenido de este artículo, ya conoces mejor al Carlino, ahora ya puedes adquirir a tu compañero en las mejores condiciones posibles. Encuentra todo lo que necesitas para equipar tu hogar aquí.

También puedes encontrar información adicional del Carlino en otras páginas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)

Responder