Carlino, razones para escoger esta raza

El Carlino o Pug es un perro muy cariñoso y tranquilo, ideal para la convivencia con niños en casas de dimensiones pequeñas.

carlinoopug1.jpeg

Es una raza que no mide más de 30 cm de alto, con pelaje corto, lo que lo convierte en perfecta opción para los pisos sin jardín.

Por su parte, el Carlino es un perro juguetón con sus dueños, por lo que será un aliado leal de los pequeños del hogar. Hasta la mitad de su vida (cinco años), querrá jugar todo el día, pero cuando pase a la adultez preferirá descansar y su carácter se tranquilizará.

El Carlino es un perro de alerta, porque ladra ante cualquier presencia extraña. Por su pequeño tamaño no se lo puede considerar “de guardia”, aunque no se amilana ante perros grandes. No se recomienda para casas que ya tengan mascotas porque no tendrán buena convivencia.

Tienen un nivel intermedio de inteligencia y pueden llegar a ser algo tozudos, sobre todo cuando son cachorros. El Carlino no se despegará demasiado de sus dueños, con los que se lleva de maravillas y es muy compañero.

Se los considera como perros que siempre están de buen humor por las características de su rostro.  Su pelaje es corto y muy sencillo de cuidar, aunque puede perder bastante pelo. Deberá ser bañado cada dos o tres semanas.

El único problema de salud que puede sufrir el Carlino es la obesidad  cuando son adultos, ya que pierden su hiperactividad de cuando son cachorros y pasan a ser bastante sedentarios. El promedio de vida son 10 años, la mitad es adultez.

Es necesario que el Carlino realice ejercicios periódicamente, aun cuando ya pasó la edad de juventud. Además, tener cuidado con la sobrealimentación y los “premios” cuando se comporta correctamente, algo que le gusta mucho a esta raza.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 2,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder