Cocker spaniel americano, conoce la raza, consejos

El Cocker Spaniel Americano es una raza juguetona, pero a la vez un tanto dominante, al cual le gusta salirse con la suya.

 

Les gusta que sus amos les presten atención, de lo contrario pueden ponerse nerviosos e incluso celosos, pues les gusta sentirse importantes e integrados.

 

El Cocker Spaniel Americano requiere de cuidados especiales en el pelo, pues debe irse cortando a menudo para arranar los pelos muertos, por lo que se recomienda hacerlo por parte de un profesional.

 

Es un perro fuerte y equilibrado. Su peso puede oscilar entre los 10 y los 12 kilogramos.

American Cocker - Razas de perro.jpg

 

Ficha de Raza

El Cocker Spaniel, actualmente es un perro muy popular como animal de compañía, para aquellos que disfrutan del campo. Al desarrollarse esta raza en Gales se perseguía conseguir a un perro que correteara a las gallinetas arreándolas de sus escondites en los arbustos. Su versatilidad creció y fue cuando se dieron cuenta de que este perro era feliz en diferentes condiciones y también era capaz de nadar.

 

El Cocker Spaniel, tiene el beneficio de tener numerosos colores de pelaje y cada uno puede tener su color favorito. Sin embargo la selección del color no tiene ninguna influencia o precedente sobre la salud.

 

El Cocker Spaniel Americano, que resultó de la adaptación del Cocker Spaniel Inglés a Estados Unidos.

 

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Cocker Spaniel Americano es un perro activo, juguetón, vivo y activo.

 

Tiene una mirada triste que le ayuda muchas veces a salirse con la suya, tiende a ser un poco manipulador y dominante. Des de cachorro hay que educarlo con firmeza. Se adapta muy rápido al entorno, ya sea campo o ciudad.

 

El Cocker es un perro equilibrado y compacto de gran actividad. Por lo general son perros bastante extrovertidos que disfrutan de la compañía de otros perros.

 

Este perro es una magnífica mascota para personas adultas que puedan dedicarle tiempo al perro. Su tamaño no muy grande le permite adaptarse muy bien a la vida de apartamento o casa.

 

A estos perros les gusta mantenerse en la compañía de sus dueños y también tener una tarea que desarrollar. Lo cual quiere decir que no se le debe ignorar y hay que hacerlo sentir necesario. De lo contrario el perro se puede aburrir y entonces se pone a hacer desastres en la casa o el patio.

 

Tienden a ser perros “suaves”, que no son compatibles con un entrenamiento áspero o rudo. Su temperamento ideal es feliz e inquieto, sin timidez.

 

Como perro de caza requiere ejercicio. La apariencia bella de este perro es algo engañadora. Sí es un perro muy bonito, pero también es un perro de gran requerimiento físico. Su muy apreciado lugar entre los perros cazadores aun lo mantiene. En las competencias de agilidad hace muy bien. Como mascota, esos instintos tienen que ser complacidos diariamente, llevándolo a caminar y tal vez dejándole correr un poco en un lugar controlado (así como un lugar cercado).

 

 

Dedícale tiempo y compañía a tu perro, siempre tiene una recompensa superior. Comparte con el tus aficiones, o tus momentos de ocio, algunos complementos de la tienda Petclic pueden hacerlo más fácil y agradable para ambos.

 

 

 

Cuidados y Salud:

El Cocker Spaniel Americano necesita una atención especial. Su pelaje necesita recorte y esto debe ser realizado por un profesional, o el dueño puede adquirir el equipo apropiado y aprender a hacerlo él mismo, siguiendo las instrucciones del criador. Necesita un cepillado de pelo regular, ya que los pelos muertos se han de ir arrancando.

 

Los dientes superiores cierran sobre los inferiores y están cuadrados en la mandíbula, y deben ser limpiados con regularidad. Las uñas deben recortarse según sea necesario.

 

Las largas orejas deben ser revisadas semanalmente y prestarles especial atención, limpiando cualquier suciedad, grama, semillas, excremento, y otros residuos que hayan podido adherirse a las mismas, puesto son muy susceptibles a padecer de otitis por su excesiva secreción seborreica. También es común que tengan gran cantidad de verrugas.

 

El Cocker Spaniel Americano es muy vital y requiere hacer mucho ejercicio diario, no bastan dos o tres pequeñas salidas al día. Cuando el Spaniel Americano salga al campo será necesaria una revisión posterior de las orejas para comprobar que no tenga ninguna espiga u objeto enredado.

 

El Cocker es un perro duro pero acostumbra a tener bastantes problemas oculares (atrofia progresiva de retina, cataratas, glaucoma primario y queratitis) y muchas veces se vuelve ciego cuando pasa de los 10 años. También puede padecer displasia de cadera y luxación de rótula.

 

 

Por las características, tamaño y configuración física de esta raza necesitarás información y conocer distintas variedades de productos. Dispones de ellos en distintas secciones de la tienda para perros.

 

 

Historia:

Esta raza se creó en los Estados Unidos a finales del siglo XIX. Proviene del Cocker Spaniel Inglés el cual, con el propósito de crear un perro más atractivo en el círculo de competencias, se crío poniéndole interés al aspecto del perro.

 

Hacia el año 500 a.C., cuando los cartagineses desembarcaron en España durante uno de sus viajes por el Mediterráneo, los soldados vieron gran cantidad de conejos y gritaron «¡Span, span!» (span significaba conejo en cartaginés). Así pues, esa tierra fue llamada Hispania, o «la tierra de los conejos», y los perros que vieron persiguiendo a los conejos fueron conocidos como Spaniel o «perros conejeros».

 

El Spaniel puede ser considerado como una de las razas más antiguas de la historia. En el Metropolitan Museum de Nueva York, se puede ver una pequeña estatua de terracota que tiene, decididamente, un aspecto de Spaniel. La escultura tiene más de 2.000 años y pertenece a la Colección Chipriota.

 

En los tiempos de Enrique VIII, los muchos banquetes requerían de grandes cantidades de comida, de entre la que la caza formaba parte importante. La caza, como la perdiz, la codorniz, el faisán, el conejo y la liebre, era atrapada con lazos, pero debido a la inacabable demanda, se buscó algún medio más rápido para atrapar a los animales de caza. Este método se consiguió gracias a las redes. Los Spaniel eran utilizados para conducir a las aves hacia los pajareros, que estaban dispuestos con sus redes extendidas. El perro y las aves eran cazados bajo la red. Los Spaniel que eran usados para este tipo de trabajo eran llamados Spaniel «colocadores» o «posadores», y son los ancestros de nuestros setters de hoy día.

 

En los siglos XVI y XVII fue reconocido otro tipo de Spaniel: el Spaniel miniatura. Como el Spaniel miniatura de esos tiempos era de mayor tamaño y corpulencia que los Spaniel miniatura de hoy día, es bastante posible que existiera una relación entre el Blenheim Spaniel, el King Charles Spaniel y los Spaniel cazadores. Además, no era infrecuente que los Blenheim Spaniel fueran utilizados en el campo.

 

Con la invención de las armas de fuego, la caza con redes desapareció y los animales de caza eran abatidos mediante disparos. Los Spaniel eran usados para localizar la caza y para indicar dónde se encontraba para que así se le pudiese disparar y los Spaniel levantadores tenían que levantar la caza desde donde estaba escondida.

 

La historia del Cocker Spaniel Inglés en América es muy interesante. Pocos americanos se dan cuenta que desde el punto de vista del resto del mundo, el bien conocido Cocker Spaniel Inglés es la variedad inglesa. Fuera de los Estados Unidos hay Cocker Spaniel Inglés y Cocker Spaniel Americano, mientras que en los Estados Unidos hay Cocker Spaniel y Cocker Spaniel Inglés.

 

En los años 1870 había varios criadores de Field Spaniel y de Cocker Spaniel Inglés y, al igual que en Inglaterra la línea divisoria entre las dos razas la marcaba el peso. El límite del Cocker estaba alrededor de los 12,7 kg, y cualquier perro que pesara más era un Field Spaniel. Esta situación cambió cuando en 1884, un par de hijos de Obo llegaron in utero desde Inglaterra. Mr. Farrow había enviado a la perra Chloe II, preñada por Ch. Obo a Mr. F. F. Fletcher. Uno de esos cachorros, Obo II, fue vendido a Mr. J. P. Wiley y este perro demostró ser tan importante como su famoso padre. Lo que Obo II hizo por la raza en los Estados Unidos fue tan importante como lo que hizo su padre en Inglaterra: consiguieron establecer el peso y el tipo en la raza. El interés por la raza en 1890 se volvió muy grande y la raza prosperó.

 

De todas formas y con el tiempo, se vio que los Cocker estaban volviéndose más pequeños y que algunos de ellos tenían más bien un aspecto como de miniatura. El nuevo estándar en EE.UU., publicado en 1901, no hizo nada por solucionar ese problema: aceptaba a los Cocker tal y como eran y no potenció el desarrollo de un tipo de perro más fuerte y competente. Mr. Wiley, cuyo criadero había sido muy importante durante los primeros años, intentó el cruce con los Field Spaniel. Cuando eso no le proporcionó los resultados que quería, acabó retirándose para la tristeza de los amantes de los Cocker.

 

Obviamente debía hacerse alguna cosa. La tendencia hacia una disminución del tamaño, un cráneo abovedado y unos ojos redondeados eran, claramente, una herencia de la sangre del King Charles Spaniel, que había sido introducida en una época anterior. El Cocker se volvió tan refinado y hermoso que su clasificación en el Grupo de Perros de Caza era, en gran medida, una cuestión de tolerancia, y era frecuentemente cuestionada.

 

De todas formas debemos agradecer a la Sporting Spaniel Society (Sociedad del Spaniel de Caza) por haber salvado al Cocker de convertirse en un perro miniatura y por haber evitado la extinción del Springer Spaniel. Estos criadores se organizaron (con el material que tenían: los Keeper Spaniel marrones –hígado– y blancos y negros y blancos, los Clumber, el Old English Water Spaniel, el Sussex y los cruces de setter/spaniel que eran propiedad de los cazadores) para así desarrollar el Springer Spaniel. Con esto crearon como subproducto un Cocker que estaba cercanamente emparentado con el Springer actual tal y como el Cocker original lo estaba con el Field Spaniel. Ésta podría muy bien ser la explicación de por qué tantos pedigrees de Cocker Spaniel Inglés no pueden ser seguidos hacia atrás para llegar a Obo II, mientras que muchísimos de los Cocker Spaniel Americanos sí pueden.

 

Alrededor de 1910 los criadores se dieron cuenta de que los dos tipos: el Inglés y el Americano, ya no eran compatibles y cesaron las importaciones. De todas formas, hacia esa época Inglaterra había desarrollado el más moderno Cocker Spaniel Inglés, de dorso más corto y extremidades más largas y a finales de los años 20 estos Cocker comenzaron a aparecer, en número creciente, por los Estados Unidos. Este perro, que era tan diferente de lo que los amantes del Cocker Spaniel Americano consideraban como ideal, no podía competir en las pistas de exposición junto con los Cocker Americano y los intentos por incorporar sus calidades en el bien establecido Cocker Spaniel Americano se toparon con la falta de voluntad.

 

Fue gracias a Mr. E. Shippen Willing, un dedicado amante de la variedad británica, y a Mr. Russell H. Johnson Jr., Presidente del American Kennel Club, que esta variedad británica fuera reconocida como tal y que se le dieran categorías en las exposiciones de 1936. A partir de ese momento, el Cocker Spaniel Inglés se desarrolló rápidamente. Cocker Spaniel Inglés de calidad de Gran Bretaña, Holanda y Alemania fueron importados y la raza comenzó a asentarse por derecho propio hasta que la segunda guerra mundial puso fin a esto. Las importaciones llegaron a su fin, la cría se redujo y las exposiciones caninas disminuyeron en número. Mrs. Geraldine R. Dodge, una de las primeras amantes de la raza se valió de este silencioso periodo de tiempo para demostrar que las dos variedades eran, de hecho, razas diferentes. Demostró que habían sido criadas por separado durante más de las cinco generaciones requeridas y reescribió el estándar para el Cocker Spaniel de tipo Inglés, haciéndolo suficientemente diferente del estándar del Cocker Spaniel Americano para que así no hubiera la menor confusión. Triunfó en 1946, cuando las dos razas fueron oficialmente separadas y el American Kennel Club reconoció al Cocker Spaniel Inglés como raza. Mientras que los Cocker Spaniel Americano siguen siendo una de las razas más populares en los Estados Unidos, el Cocker Spaniel Inglés está también firmemente asentado allí.

 

Apariencia General

El Cocker Spaniel es un perro fuerte, atlético, compacto y equilibrado. Pesa entre 10 y 12 kg aproximadamente y miden 38 cm a la cruz.

 

El cuerpo del perro es robusto y compacto, con un pecho bien desarrollado y poseen una ligera inclinación desde el lomo hasta la cola. Las patas son fuertes y musculadas, sobre todo las traseras.

 

Las orejas, largas e implantadas al nivel de los ojos, están bien provistas de flecos. La cola sigue la línea recta de la espalda y se acostumbra a cortar.

 

En la cabeza tiene un pelo corto y fino y el cuerpo se reviste de un largo y abundante pelaje, que ayuda a dar la forma a su silueta tan característica. Le cuelgan flecos en la parte de las orejas, el pecho, el abdomen y las patas.

 

Puede ser de cualquier color liso, pluricolor o con marcas de fuego.

 

Si has leído el contenido de este artículo, ya conoces mejor al Cocker Spaniel, ahora queremos hacerte algunas recomendaciones de productos muy adecuados para esta raza:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 4,50 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder