Cómo bañar a mi hámster / Cada cuánto tiempo tengo que bañar a mi hámster

Los hámsters son animales capaces de asearse ellos mismos, y por lo tanto, no necesitan de baños frecuentes para mantener una buena higiene.

16199272803336b2b36z.jpg

Tampoco es aconsejable bañar a un hámster con agua, ya que se eliminarían los aceites naturales presentes en su pelaje, necesarios para que su piel se mantenga sana y pueda regular su temperatura corporal, lo que podría provocar que enfermara.

Si el hámster necesitara de un baño, se podría realizar cada dos semanas, siempre y cuando no se haga con agua. Para cualquier duda de este tipo, siempre se puede consultar con el veterinario.

  • Baños con arena

Es el que menos estrés proporcionará al hámster, aunque no todos lo llevan a cabo. Bastará con colocar un recipiente con arena en la jaula del hámster y él se revolcará en ella para eliminar cualquier suciedad que presente su pelaje.

Se pueden encontrar en el mercado recipientes específicos para este fin, así como la arena a utilizar, pudiendo emplearse, incluso, la destinada a las chinchillas.

  • Baño en seco o toallitas húmedas para roedores

Para realizarlo, bastará con echar un poco de champú para baño en seco específico para roedores en el cuerpo del hámster, evitando el contacto con la cabeza, y cepillar con el peine del hámster, a favor y en contra del pelo, hasta eliminar todo el producto y la suciedad.

Este tipo de baño se puede realizar en un hámster de carácter tranquilo, pero si por el contrario, el hámster es muy nervioso, se pueden emplear toallitas húmedas para roedores, con las cuales, bastará con coger al hámster y pasarle la toallita en la dirección del pelaje, evitando el contacto con la cabeza.

  • Baño con agua

Es el último al que se debe recurrir, y se ha de realizar en un recipiente poco profundo y con muy poca agua a una temperatura tibia. Se pondrá especial atención en que la cabeza del hámster no se moje, y se empleará un champú específico para roedores. Una vez bañado, se secará muy bien al hámster con una toalla, evitando siempre emplear un secador.

Cuando se haya secado por completo, se devolverá a su jaula, la cual, se habrá limpiado si fuera necesario.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 2,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder