Como limar las uñas de mi cobaya

Si has decidido tener un cobaya en casa, debes ser consciente de que la higiene es uno de los cuidados básicos que tendrás que proporcionarle. Esto incluye, entre otras cosas, bañarlo, desparasitarlo, peinarlo y, algo muy importante, cuidar sus uñas.  

6315945212a255fd00dfb.jpg

Debes tener en cuenta que las uñas del cobaya crecen como las de los humanos. El problema es que estos animales no se mueven en libertad, por lo que las desgastan muy poco y esto puede llegar a provocar hasta deformaciones en sus dedos, que pueden ser dolorosas.

El problema de cortar las uñas

Como ya hemos dicho, reducir el tamaño de las uñas de tu cobaya es imprescindible para evitar problemas posteriores en sus patas. En un primer momento puedes pensar en cortárselas, pero esta operación no es nada fácil teniendo en cuenta el tamaño de este animal.

Para poder cortar las uñas de un cobaya es necesario tenerlo inmovilizado – por supuesto, sin hacerle daño – y recortar sólo la punta de la uña, ya que por ella pasa una vena que, si se rompe, le haría sangrar mucho. Esto hace que muchas personas tengan miedo de usar las tijeras y se decidan por el limado ya que, además, muchos cobayas tienen las uñas oscuras y esto aun dificulta más el saber por dónde cortar.

El limado de las uñas del cobaya

Limar la uña de tu cobaya te evitará tener que preocuparte por posibles sangrados, pero la verdad es que el proceso que debes seguir es muy parecido en ambos casos. Antes que nada, te sugerimos que consigas en tu tienda de mascotas una lima adecuada para las uñas tan pequeñas de tu mascota. Así, te será más fácil hacerlo.

A la hora de limar las uñas del cobaya, un buen truco es que te sientes y pongas la cobaya en tu regazo, cogiéndole la patita con seguridad. Es importante que sientas que tú controlas la situación y que no podrá hacer movimientos inesperados o bruscos, para evitar que tu animal se acabe haciendo daño. Igualmente, debes tener en cuenta que el proceso de limado es más largo que el simple corte, por lo que es probable que tu cobaya se inquiete y se quiera mover. Si ves que te cuesta controlarla, una buena opción es que pidas a otra persona que le entretenga dándole trocitos de la verdura que más le gusta, o pequeñas briznas de heno.

Un consejo final: si pese a todas las precauciones acabas haciendo un poco de sangre a tu cobaya, ponle un poquito de harina en la punta de la uña. Es una excelente manera de evitar que siga sangrando.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder