Conoce las Jaulas y complementos para hurones

Existen multitud de formas, calidades y tamaños de jaula para nuestros hurones, pero un criterio de selección sensato debería ser aquel que permita que se muevan con libertad para poder ejercitarse sin elementos ni materiales que pongan en peligro su salud.

Jaulas y complementos para hurones.jpg

Una jaula grande con diversidad de complementos y varios niveles será un hábitat ideal para un animal tan activo y jovial.

Si a ello añadimos amplias puertas con buena seguridad, facilidad de limpieza y ruedas para su desplazamiento estaremos ante la jaula ideal también para nosotros.

Disponemos de camas, hamacas, refugios y sacos para el descanso del hurón.

Suelen ser acolchadas, de material resistente y fácilmente lavables, pudiéndose ubicar colgadas en la jaula.

Muchas jaulas de gama alta incorporan bastantes complementos, pero también podemos incorporarlos a posteriori en función de nuestras necesidades.

Hay comederos y bebederos de varios tamaños, bandejas sanitarias, cerrojos para escapistas profesionales, puentes, túneles y ampliaciones de jaula, etc…

En conclusión estas serían las pautas básicas para una jaula de hurón:

Si queremos tener un hurón como mascota, lo primero que debemos hacer es prepararle un hábitat cómodo, es decir, una jaula que se adapte a sus condiciones. Seguramente pasarán mucho tiempo fuera de ella jugando con nosotros pero, como necesitan muchas horas de sueño, también tendrán que estar en ella por largos periodos y, por tanto, tiene que encontrarse a gusto.

Por eso, sus dimensiones deben ser grandes, aproximadamente de un metro de largo por sesenta centímetros de ancho y unos setenta de alto. Igualmente, tiene que tener dos niveles que pueden estar unidos por una rampa. Los hurones son animales inquietos y es bueno que tengan distintas zonas por donde moverse.

Asimismo, la jaula debe ser de metal y barrotes. No son recomendables los habitáculos colocados dentro de un acuario de cristal, ya que son más difíciles de limpiar y, al tener menos ventilación, producen más olores desagradables para el animal.

En cuanto a la puerta de acceso a ella, es conveniente que sea grande para introducir y sacar al animal con facilidad y también para hacer más sencillas las tareas de limpieza. Debe tener, igualmente, un buen cerrojo pues, como decíamos, los hurones son animales curiosos y les gusta escaparse.

Por último, el suelo de la jaula debe estar protegido, ya que los barrotes hacen daño al animal en las patas. Lo más recomendable es poner sobre él un trozo de hule o de alfombra lavable. Los papeles de periódico no son una buena alternativa, ya que manchan las patas del hurón y la madera tampoco pues es difícil de desinfectar.

Tenemos que pensar que la jaula del animal es su casa y, aunque lo saquemos de ella con frecuencia, pasará allí mucho tiempo y debe estar lo mejor instalado posible para su comodidad y también para evitar enfermedades.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Quizas también te interese
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder