Conoce las pastillas antiparasitarias para perros

Sin duda la plaga más grande que sufren los perros y sobre todo los cachorros son los parásitos, ya sea por infestación de la madre al cachorro o por ingestión o cualquiera de las múltiples formas de contagio.

Perros - Antiparasitarios - Pastillas (1).jpg

El 100% de los animales una vez en su vida tiene parásitos y no es malo del todo, el hecho de tener un número mínimo de parásitos nos asegura la defensa innata del animal. Esta defensa es la defensa natural del cuerpo, que mantiene a raya a las distintas formas de parásitos que abundan.

Los antiparasitarios pueden dividirse en dos grandes grupos, internos y externos, y sus formas de presentación varían: pastillas, collares, pipetas, sprays…

También podemos encontrar los de aplicación directa sobre el animal o bien sobre la infestación de su entorno.

Los parásitos internos los dividiremos en tres tipos en función del tipo de parásito:

1.    Nematodos o lombrices: son parásitos alargados de cuerpo cilíndrico de diferentes tamaños, los puede haber desde milímetros hasta centímetros y uno sobre todo que se aloja en el riñón que puede llegar hasta el metro de longitud. Para este grupo se tiene diferentes sustancias, están las ivermectinas, levamisoles y los benzamidasoles. Este último desapareció un tiempo cuando estaba de moda la ivermectina, pero hoy día se lo vuelve a usar por la resistencia creada con los grupos anteriores. El uso de los tres grupos intercalados ofrece una seguridad y una efectividad mucho más amplia que la que se consigue utilizando solo uno de ellos. La aplicación se hace de forma subcutánea y con intervalos de 3 meses intercalando diferentes moléculas.

2.    Cestodes o gusanos aplastados o tenias: este grupo es muy frecuente en animales adultos y se diferencian del grupo anterior por la longitud y la forma segmentada del cuerpo asemejándose a una película de fotografía. A este tipo de parásito los fármacos del grupo 1 no funcionan, reaccionan mejor con combinaciones de praziquantel, febendazol y pirantel.

3.    Protozoarios o Hemoparasitos: este grupo es el más peligroso debido a que aquí se encuentran parásitos que son causantes de enfermedades tan contagiosas y peligrosas como la Toxoplasmosis y la Leishmaniasis.

Por último, tenemos a los parásitos externos que no son menos importantes.

Entre ellos están la sarna, los piojos, las garrapatas y las pulgas, entre otros. Estos son muy comunes en climas tropicales y subtropicales, son muy contagiosos y causan un gran mal a las mascotas que sufren con pruritos y anomalías de la piel.

Los baños medicados combinados con inyecciones de ivermectina hasta la fecha es el tratamiento mas adecuado, sin dejar de lado a la doramectina que se volvió muy común entre los veterinarios. Los medicamentos más usados para el baño medicado son: cipermetrina, permetrina, deltametrina y amitraz.

Otras moléculas de última generación se encuentran también presentes en las pipetas, sprays…

Para conseguir una prevención mucho más efectiva, es importante la combinación de diferentes antiparasitarios, tanto internos como externos. Si bien las pastillas protegen a nuestro perro de los parásitos internos, la desparasitación externa también es importante controlarla. Para hacerlo de una forma efectiva, Scalibor pone a tu disposición un potente antiparasitario con el que conseguiremos proteger a nuestro perro de los parásitos externos. No obstante, además de las pastilla y el collar, es recomendable completar esta protección contra parásitos con una pipeta de garantías.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder