Consejos de Limpieza de la jaula de un Roedor

La limpieza es una parte importante, tanto para la salud de nuestro roedor como para nosotros mismos.

En general todos los roedores son bastante limpios con su higiene personal y normalmente hacen sus necesidades en el mismo sitio de la jaula, esto nos facilita la limpieza del lecho aunque periódicamente hay que limpiarla a fondo.

jaula hamster.jpg

¿Cada cuándo? Pues mínimo una vez por semana, juntamente con el comedero y bebedero. La limpieza podemos hacerla con agua y jabón, aclaramos y secamos bien para que no quede ningún resto de jabón que pueda perjudicar a nuestro animal.

Cada día cambiaremos al agua para que esté siempre limpia y fresca. Los comederos y bebederos pueden hacerse cada 2 o 3 días.

Es importante que la comida no esté en contacto con la orina o las heces, evitaremos contagios entre individuos por parásitos intestinales u otras enfermedades.

Por eso es importante poner comederos pesados y que no permitan sacar la comida fuera.

En el caso de los conejos, cobayas y chinchillas, el heno tiene su lugar dentro de la jaula, con la rejilla especial que lo mantiene al aire, a la altura óptima para que estas tres especies lleguen sin problemas a comer  y no se ensucie con nada.

Los hámsters, jerbos y ardillas les gusta guardar comida por algún rincón de la jaula, por lo que cuidado con que se pudra.

El bebedero más práctico es el de tubo (similar a un biberón) que se fija entre los barrotes, así el roedor puede beber poco a poco sin tirar agua en su lecho y ensuciarlo.

El bebedero no debe tocar con su punta retráctil el suelo de la jaula porque permitirá que el agua no pare de salir, empapando todo el lecho y produciendo humedad a la jaula, perjudicial para las patitas de nuestros amigos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)

Responder