Consejos para llevarlo al veterinario

Ir a la consulta del veterinario puede llegar a ser una experiencia estresante para nuestro perro, para nosotros y para el veterinario. 

Si nuestro perro tiene miedo, puede comportarse de manera agresiva hacia el veterinario.

Es importante pues que sigamos unas pautas para poder garantizar la seguridad de todos los presentes en la visita.

bozal.jpg

Ya que incluso el perro más calmado y tranquilo puede sentir miedo y estrés en una consulta, es nuestra responsabilidad prepararle bien para que las visitas se conviertan en una costumbre inofensiva. Se pueden hacer varias cosas para que la situación fluya mejor.

Un buen calmante consiste en hacer ejercicio antes de la consulta. Un paseo de una media hora a buen ritmo le cansará lo suficiente como para que no llegue al veterinario rebosante de energía. Una vez lleguemos, debemos cuidar nuestro lenguaje corporal. Si nuestro perro se pone nervioso, no debemos intentar calmarle hablando, acariciándole o prestándole una especial atención. Si hacemos eso, aunque nuestra intención es tranquilizarle, le estaremos reforzando su estrés ya que considerará que sí existen motivos de preocupación. En cambio, si nosotros permanecemos calmados y relajados, nuestro perro entenderá que tenemos la situación controlada y no hay motivo de preocupación. Por ejemplo, si nuestro perro tiene miedo y nos mira con su mejor cara de pena, intentando escapar, lo mejor que podemos hacer es mirar hacia otro lado, ignorándole. Así le indicamos que ese no es un comportamiento aceptable. En cuanto se calme un poco, le miramos con calma y una sonrisa. Es mejor proceder siempre en silencio, hablar solo añadirá confusión a la situación.

Por otro lado, está el comportamiento del veterinario. Igual que los médicos, algunos veterinarios  tienen más psicología que otros. Algunos tienen la costumbre de intentar simpatizar con nuestro perro, pero si éste tiene miedo, no recibirá bien las repentinas muestras de afecto por parte de un desconocido. Sin embargo, este punto puede que sea indirectamente culpa nuestra. Mucha gente cree que un veterinario que no muestra su afecto de manera efusiva al entrar con su perro en la consulta, no le está tratando suficientemente bien. De manera que muchos veterinarios actúan más para complacernos a nosotros que para tranquilizar a nuestros perros. No obstante, si hablamos con él o si le dejamos entender que nos importa más que sea nuestro perro el que se sienta cómodo y no nosotros, la situación será mucho más relajada.

Un veterinario que se muestre aparentemente frío con nuestro perro, seguramente le está dando espacio y tiempo para que se relaje y se sienta tranquilo antes de empezar el examen. Un perro tranquilo y sin miedo es mucho más fácil de manejar y la situación es más agradable para todos.

Por otro lado, también está la posibilidad de sedarle. Mucha gente está en contra de drogar a un perro, pero no siempre es una mala solución. A veces es la única manera de evitar que nuestro perro sufra un auténtico ataque de pánico. Si éste es nuestro caso, debemos recordar que la medicación empieza a hacer efecto una hora después de tomarla, de modo que es aconsejable dársela una hora y media antes de la consulta.

Todos estos consejos son prácticamente innecesarios si hemos hecho antes un trabajo de adiestramiento en este sentido. Si nuestro perro conoce la situación y sabe que se espera de él, reaccionará de manera mucho más tranquila y no se estresará en absoluto, ya que será una experiencia más de su vida cuotidiana. Eso se consigue durante la fase de sociabilización, preferiblemente cuando nuestro perro aún es cachorro. En esa época, es bueno ponerle en contacto con todas las situaciones que va a experimentar durante su vida, y la consulta del veterinario es una de las más importantes. Si no descuidamos esta costumbre durante el adiestramiento, no tendremos problemas cuando nuestro perro asista a la consulta del veterinario. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder