Convivencia con Chinchillas

Son animales que pueden vivir entre 10 y 12 años, así que hay que tener claro que queremos esta mascota.

NUNCA debemos comprar o adquirir una chinchilla menor de dos meses de edad, hasta esta edad tienen que estar con su madre mamando leche materna, la cual le proporciona los anticuerpos y alimentos que necesitan en tan prematura edad.

chinchilla 6.jpg

Además, aunque durante la primera semana empieza a morder el heno, no puede alimentarse solamente de ello, con lo que durante los dos meses aprenderá, junto a su madre, los alimentos adecuados para ir adaptando a su intestino.

Aunque aprenden rápido los hábitos y costumbres que les pongamos, son animales de actividad nocturna, así que debemos pensar en un lugar donde no nos moleste con sus ruidos nocturnos y que sea bueno para ella en cuanto a temperatura y humedad.

Una vez tenemos a nuestra chinchilla en casa, tenemos que evitar toda situación de estrés para ella. Lo mejor será dejarla un par de días en su jaula, en su habitación y que se acostumbre a los ruidos y a la gente de la casa.

Al cabo de los dos días, podemos intentar meter la mano en la jaula con alguna golosina para interactuar con ella, pero nunca sacarla por fuerza, es mejor que salga por su cuenta.

Una vez esté acostumbrada a nosotros y dé sus paseos por casa con confianza, seguramente nos vendrá a buscar para estar con nosotros y para que la acariciemos (un signo de ello son los pequeños mordiscos que hacen cuando quieren demostrar afecto, pero no hacen daño).

De todas formas, debemos tener en cuenta que la chinchilla es un animal muy independiente y que no hará todo lo que queramos, no podemos forzarla a hacer algo que no quiera, si la sujetamos durante mucho rato se puede estresar y querer huir.

Por este motivo, no podemos dejar solos a los niños pequeños con ellas. Ellos suelen coger fuerte  a los animales para que no se escapen o caigan y esto a las chinchillas no les gusta. Hay que enseñarles cómo deben cogerse, que son delicadas, cómo cuidarlas y respetarlas. Siempre tiene que estar un adulto con ellos.    

Si queremos juntar nuestra chinchilla con otra de nueva,  hay que tener en cuenta que son animales sociables que viven en grupo pero también son muy territoriales (se defienden a mordiscos), sobretodo las hembras, así que lo mejor será tener un macho + una hembra o dos machos.

Primero debemos presentarlos en dos jaulas diferentes, que se vean y huelan pero que no se toquen. Después de unos días, semanas o meses podemos juntarlos si durante ese periodo no ha habido problemas. Si hay pelea, los volvemos a separar.

A veces, algunas chinchillas no consiguen, nunca, llevarse bien entre ellas

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Quizas también te interese
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder