Convivencia con el Hamster

Una vez hemos decidido tener un hámster en nuestra casa, tenemos que pensar dónde pondremos su jaula, qué lugar será el más apropiado para que esté a gusto él (sobretodo busca tranquilidad) y nosotros, además no puede haber corrientes de aire, ni ser un sitio frío, se pueden resfriar o padecer una neumonía.

Roedores Accesorios.jpg

El hámster es un animal que se adapta bien a la vida doméstica. Con paciencia, tiempo y cariño podemos ganarnos su confianza con más facilidad.

Hay que saber y tener claro que son animales básicamente nocturnos, su actividad principal ocurre durante la noche, así que hay que contar con el ruido que puedan producir al roer comida. 

Aunque se dejen coger y manipular, a veces, por miedo, pueden morder, y eso, no a todo el mundo le puede hacer gracia. Todos los integrantes de la familia deben estar conformes a tenerlo en casa.

La relación con los niños es muy importante. Aunque pueda haber buena sintonía entre ellos, los adultos deben asegurarse que el niño entienda y conozca lo que es un hámster como tal (lo que necesita y lo que le perjudica), que sepa cuál es su rutina y sus necesidades para que luego no haya malentendidos de cara a posibles mordiscos aparentemente fuera de lugar. 

El animal siempre debe tener la posibilidad de refugiarse a su lugar de descanso y ser respetado por eso, si no se le proporciona esa necesidad podría afectarle negativamente a su carácter, repercutiendo así a la relación con los miembros de la familia.

Si el niño quiere jugar con su mascota, debe hacerlo en alguna habitación que no sea peligrosa para el hámster, que no haya objetos peligrosos para él (la cocina no sería un buen ejemplo) y sobretodo que haya un adulto controlando la situación por si el niño, sin querer, se le ocurre alguna acción que pueda dañar al animal. Es lógico pensar que el niño debe tener edad suficiente para entender que es un animal y que tiene que saber respetarlo y quererlo como tal.

Para una buena salud y estado físico, lo más importante es la higiene de la jaula. Evidentemente esto se extiende a cualquier animal que tengamos en nuestra responsabilidad.

La higiene siempre es fundamental para la salud, y más con los animales que viven en jaulas.  El hámster, por naturaleza, ya es muy limpio consigo mismo, por lo que necesita tener una jaula en buenas condiciones higiénicas.

Es muy importante tener en cuenta que, los hámsters (como ya hemos dicho anteriormente) duermen durante el día y acostumbran a "realizar sus tareas" durante la noche; por esta razón hay que respetar esas horas en las que están descansando, aunque no sean las mismas que las de las personas.

Los niños deberán aprender a comprender que cuando su mascota está durmiendo no debe molestarla, pues a ellos tampoco les gustaría que los despertasen cuando están en pleno sueño.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder