Cuidados basicos de la tortuga de agua

Las tortugas pueden ser mascotas interesantes. Sin embargo, son pocos los que se dan cuenta de que es necesario darles mucha atención para que se mantengan sanas. Las tortugas, como todas las mascotas, pueden ser portadoras de enfermedades. Por lo tanto sus dueños deben lavarse las manos después de tocarlas.

 

Tortugas de Agua - Cuidados básicos.jpg

Alojamiento

Lo ideal para su mascota es un ambiente lo más parecido al natural que le sea posible. Las tortugas pueden llegar a un buen tamaño cuando son atendidas adecuadamente y se les da suficiente espacio para nadar. Una pecera grande calefaccionada, equipada con una zona profunda donde nadar y una piedra o superficie sobre la cual la tortuga se pueda salir totalmente del agua, le brindan un ambiente interior adecuado.

Para algunas tortugas bebé es mejor criarlas con agua muy poco profunda, y una zona un poco más profunda para comer. En los climas cálidos, o durante el verano, las tortugas se pueden tener afuera en estanques o albercas plásticas con islas construidas con piedras o material flotante como troncos o tablas de corcho sobre la cual pueden asolearse. En el caso de tortugas más pequeñas, asegurarse de cubrir el estanque con una malla para que no accedan pájaros, gatos, perros, etc. Nunca deje las tortugas afuera en una pecera de vidrio ya que el vidrio se calienta con demasiada rapidez, haciendo que el agua se vuelva muy caliente. La alberca o estanque debe tener además sombra parcial. Se puede colocar una tabla cubriendo parcialmente el estanque para dar la sombra necesaria. Se debe limpiar todo a fondo de vez en cuando para evitar la reproducción de microrganismos  que pueden causar enfermedades. Colocar en el agua un bloque de calcio fabricado de yeso o comprado en la tienda de mascotas.

Calefacción

Tiene que proveer una fuente de calor, que puede ser un calefactor de acuario, o la misma luz. Hay calefactores sumergibles que pueden ser utilizados en agua menos profunda que la de un acuario común. La temperatura se debe mantener entre 24ºC y 30ºC. Por encima de la zona soleada coloque la luz para la iluminación y para dar calor durante el día. Apagarla durante la noche para simular los ciclos de día y noche de la naturaleza.

Luz solar

La luz solar es indispensable para el bienestar de las tortugas de agua comunes para permitirles utilizar adecuadamente el calcio, asimilar el alimento y sanar una variedad de rasguños y enfermedades de la piel. La luz solar que ha sido filtrada por un vidrio pierde su valor; le debe llegar directamente a la tortuga sin ningún filtro. Cuando la tortuga esté al sol, asegurarse de que hay algo de sombra disponible a la que escapar del calor, que en caso contrario la puede matar rápidamente. También hay que estar atento a que el agua no se caliente demasiado por el sol. Luces ultravioletas A y B son buenos complementos a la luz solar directa. Requieren de una instalación para lámparas fluorescentes, y no generan calor. Si se desea, una lámpara de vapor de mercurio se puede utilizar para satisfacer todas las necesidades.

Enfermedades

La mayoría de las dolencias de las tortugas acuáticas se deben a una dieta inapropiada y a la falta de luz solar. Toda tortuga enferma se debe separar de las otras tortugas y las tortugas nuevas se deben mantener aisladas durante tres meses por lo menos, observándolas para ver si aparecen síntomas de enfermedad antes de juntarlas con las otras. Los hongos se manifiestan con manchas blancas o grises, protuberancias o escamas en el caparazón y en las partes carnosas. Una buena forma de prevenirlos es agregando ¼ de taza de sal común a cada 19 litros de agua. Los medicamentos para hongos que se venden para los peces tropicales se pueden utilizar en el agua. Los hongos en el caparazón se pueden tratar pintando con una solución de yodo al 5%, dejándola secar antes de volver la tortuga al agua. Se debe repetir el tratamiento de forma diaria. Es necesario tener agua muy limpia y luz solar para facilitar la curación, que puede tardar hasta un año en lograrse.

El caparazón blando y los ojos hinchados son señales de una dieta inadecuada y de falta de luz solar. Es bueno asegurarse de que la dieta contenga vitaminas y harina de huesos, y que la tortuga pase varias horas al día con luz solar sin filtrar (con una zona de sombra accesible para que la tortuga se pueda guarecer si necesario). Consulte de inmediato con un veterinario experimentado en tortugas para que le recomiende el tratamiento adecuado.

Las tortugas son muy sensibles a enfermedades respiratorias causadas por corrientes de aire, cambios abruptos de temperatura y una dieta inadecuada. Los síntomas incluyen mucosidad o burbujas en la nariz. Se le debe proveer de un poco más de calor de lo normal, y tenerla tranquila para facilitar la recuperación. Si no mejora en poco tiempo, consulte con un veterinario. El tiempo es un factor crítico en las enfermedades de los reptiles y los anfibios porque para cuando aparecen los síntomas, es muy posible que la enfermedad haya llegado a una etapa fatal.

Lesiones en la piel causadas por mordidas, rasguños o cortes, se pueden tratar con un surtido de cremas y/o ungüentos antibióticos que le puede recomendar su veterinario. Ungüentos con antibiótico, solubles en agua. Recordar que las tortugas deben salir a la superficie de vez en cuando y pueden rasparse en las piedras.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 1,50 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder