Cuidados básicos del Conejo

Los conejos pueden ser excelentes animales de compañía. Por lo general, son limpios y con frecuencia se les puede enseñar a que utilicen una caja de arena para sus necesidades. 

Son inteligentes, dóciles, sociables y pueden llegar a ser muy cariñosos.

shutterstock_60439693.jpg

Los conejos requieren una atención diaria. La alimentación y el agua potable deben proporcionarse a diario y su jaula tiene que estar limpia de heces cada 3 o 4 días, dependiendo de lo que ensucie. Hay que asearlos, proporcionarles atención, afecto y  estimulación mental con juguetes.

Además, deben ser atendidos periódicamente por un veterinario para asegurar su buena salud.

Al igual que otros animales domésticos, los conejos pueden desarrollar su propia personalidad. Esta personalidad está muy influenciada por su socialización temprana con la gente, y no tanto por su raza o tamaño.

Sería bueno, que un rato cada día se le permitiera corretear por el piso o mejor aún por el jardín. En un piso, cuidado con lo que pueda coger o mordisquear (cables eléctricos), mejor que sea una habitación preparada para él.

Y en el jardín, para evitar que haga agujeros y se escape, hacerle un recinto cerrado suficiente para que pueda corretear y oler la hierba sin que tener que vigilarlo. 

Todo lo que se necesita para tenerlo en casa es:

Una jaula adecuada.

Recipientes para comer y beber.

El lecho para el suelo de la jaula.

Un lavabo.

Una madriguera para descansar.

Comida como heno y verduras frescas.

Un transportín para llevarlo de viaje o al veterinario.

Las necesidades de un conejo en cuanto al lugar donde debe estar su jaula son esencialmente:

Debe ser un lugar tranquilo, protegido, recogido y que pueda refugiarse (le perjudica el ajetreo constante, al igual que los ruidos, niños chillando, la televisión, etc.)

Que el lugar esté bien ventilado, (ambiente fresco), pero no en las corrientes de aire como junto al suelo o cerca de ventanas abiertas.

La temperatura del interior de la casa debe ser constante para los conejos domésticos, no le convienen las temperaturas altas ni las habitaciones sobrecalentadas y secas.

Que haya luz diurna, la luz artificial durante mucho tiempo no les hace ningún bien. Necesita la iluminación clara del sol pero no su exposición directa.

La jaula debe ser lo suficientemente grande como para que el conejo se pueda mover y estirarse cuando descanse, ya que pasan mucho tiempo en ella.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder