Cuidados básicos del Jerbo

Los jerbos son unos animales que se parecen bastante a otros roedores saltarines como los jerboas o las ratas canguro,  pero su tamaño, cuerpo, extremidades y movimientos para saltar no son tan exagerados.  

jerbo 5.jpg

Son roedores pequeños que se adaptan bien a los hogares y son iguales o más entretenidos que los hámsters.

Un jerbo puede vivir unos 5 años, por lo que es preciso saber que durante este tiempo debemos cuidarlo y mantenerlo adecuadamente. Hay que ser consciente de lo que se adquiere, más aún cuando es un animal.

Los jerbos son muy sociales, no actúan como algunos hámsters  que pueden estar solos en su jaula. Ellos necesitan tener compañía, para dormir y comer juntos y acicalar y ser acicalados. 

Lo mejor es tener una pareja, de diferentes sexos.

Debemos pensar que este animal necesita bastante espacio para moverse, tienen por costumbre escarbar y moldear su guarida varias veces, por lo que necesitan un lecho grueso que les permita moverlo de un lado a otro.

Así que, el recipiente que necesita tiene que ser amplio y cómodo para él. Este recipiente puede ser un acuario o terrario.

En las tiendas de animales también podemos encontrar otro tipo de jaulas que son altas y espaciosas para que puedan subir y bajar, pero hay algunas que quizás no tengan suficiente base para alojar el lecho y cuando ellos escarben su nido, gran parte de él vaya al suelo.

Los jerbos son unos animales muy activos  y necesitan un ambiente entretenido. Por eso, hay que proporcionarles juguetes para roer y gastar energía. En las tiendas de animales venden juguetes de madera con tal fin, a ellos les va a encantar.

A algunos jerbos les gustan las ruedas de los hámsters, se pasan horas, pero cuidado con la cola porque se puede quedar entre los barrotes y romperse.  Con todo ello, tenemos que intentar proporcionarle una jaula que se parezca a lo que sería su hábitat natural, le ayudará en su desarrollo y bienestar.

El alimento granulado para jerbos (pienso), que se vende en las tiendas de animales, está especialmente formulado para satisfacer las necesidades dietéticas de estos animales. Contiene un surtido de granos como trigo, maíz, avena, y cebada, así como semillas de girasol, semillas de calabaza (y otras semillas pequeñas), cacahuetes, y copos de vegetales. Este alimento especial para jerbos debería constituir la base de la dieta de tus animales.

Básicamente, los cuidados de nuestro jerbo son: un buen espacio para moverse y realizar al máximo sus actividades naturales; una buena alimentación; una limpieza regular de la jaula; mantener la jaula en lugares sin corrientes de aire, sin humedad ni temperaturas altas; y tener una atención especial tanto en su salud como en la comunicación social, es decir, la interacción y la relación directa con él. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder