Dálmata, caracter, conducta y comportamiento

El Dálmata es un perro que se caracteriza por su pelaje blanco con manchas negras.

Éstas se van conformando a medida que crecen, ya que al nacer son completamente blancos.

dalmata1.gif

También es conocido por las películas (como “Los 101 Dálmatas”, animada y real).

La belleza de este perro lo hacen llamativo donde quiera que vayan. Sus orígenes se remontan a Croacia, en el siglo XVIII, cuando acompañaban los carruajes de la aristocracia. Luego fueron empleados para el mismo fin en Inglaterra.

Además, el Dálmata fue empleado como pastor, ayudante en las guerras, compañero de los bomberos y en los establos. Su gran popularidad se desarrolló a mediados de la década del 50.

El Dálmata es un perro de tamaño mediano, de gran musculatura, delgados y altos. Con ojos oscuros, orejas blandas cayendo hacia adelante y cola larga y fina. Es muy activo, con gran resistencia y velocidad.

El pelaje del Dálmata es corto. El cuerpo es blanco y tiene manchas de entre 2 y 3 cm de color negro o marrón. Es el perro de mayor condición física para una carrera de resistencia, por ejemplo.

El comportamiento del Dálmata es muy bueno. Necesitan de hacer ejercicio y actividad a diario. Si están en ambientes con grandes extensiones de campo es probable que den largos paseos y regresen a los varios días.

Tiene un carácter juguetón y enérgico por naturaleza, sin embargo, no se los aconseja en casas con niños por su duro temperamento. Si está completamente socializado desde cachorro esto no revestirá ningún problema. La convivencia con otros perros será buena si se realiza lo mismo.

Es ideal para acompañar a las personas. No les gusta estar solos ni que le resten atención. Si hay otro perro en la casa, se deberá darle cariño por igual. Pueden llegar a ser tercos, rebeldes o necios de conducta, algo que no permite que se los entrene o eduque con facilidad. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder