Dálmata, razones para escoger esta raza

Sin duda, el Dálmata es un perro hermoso estéticamente hablando.

Todo el mundo lo conoce por ser blanco con manchas negras y por estar presente en libros y películas. 

dalmata1.gif

Es una raza que se originó en Croacia pero se hizo popular en Inglaterra.

Tiene un pasado “aristócrata”, ya que era usado como acompañante de los carruajes de la alta sociedad. De allí es que heredaron su suavidad al caminar, así como también su resistencia a los largos paseos y su gran velocidad para correr.

El carácter del Dálmata puede variar según la crianza y el afecto. Puede haber ejemplares rebeldes o tercos y también tranquilos y cariñosos. El comportamiento también dependerá de ello, así como la convivencia con niños u otros perros.

Los expertos no recomiendan tener un Dálmata en lugares con poco espacio como un piso ni en hogares con niños muy pequeños. Las razones son: por su tamaño mediano en primer lugar y porque pueden ser un poco bruscos en los juegos.

Por su parte, el Dálmata es un perro muy sociable, le gusta mucho estar en compañía de personas. Puede deprimirles estar mucho tiempo solos o sin atención. Se lleva bien con los caballos.

El carácter del Dálmata se caracteriza por la inteligencia, la versatilidad y la utilidad. Cabe destacar que pueden presentar una conducta de resistencia a ser educados o entrenados.

No suelen ladrar mucho, solamente cuando lo considera necesario. Además, tiene una gran habilidad para estudiar detenidamente a una persona, no olvidando jamás su rostro. Las reconoce a distancia.

También se destaca por su adaptabilidad a cualquier lugar. Sin embargo, se aconseja tener un Dálmata en sitios con espacio para que pueda correr libremente o hacer algún ejercicio diario, porque lo necesita para liberar su energía. No es preciso un gran jardín, simplemente un patio acorde a su tamaño. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder