Doberman, enfermedades y problemas de salud

Un doberman es un perro de aspecto imponente, tanto por su fortaleza como por su tamaño.

Cuando lo tenemos delante, pensamos en un perro resistente a los problemas de salud. 

doberman1.jpg

Pero, como ocurre en todas las razas, debemos tener en cuenta que estos   perros tienen tendencia genética a padecer ciertas enfermedades. Es importante tenerlas en cuenta tanto para prevenir consecuencias en su salud, como a la hora de plantearnos una futura cría.

Una de las enfermedades hereditarias más comunes en los perros doberman es la displasia de cadera. Se trata de un problema en la articulación, que evita que la cabeza del fémur encaje en ella de manera correcta. A parte  de tener origen genético, influencian en su desarrollo factores externos como el peso del animal, y el tipo de ejercicio que hace. Sus síntomas incluyen la cojera, y el dolor ante el desplazamiento.

Asimismo, el síndrome de Wobbler es un problema neurológico, que afecta una parte de la médula de los perros doberman, y también de los de otras razas grandes, como el Gran Danés. Se le atribuye una buena parte de origen hereditario, y se presenta con síntomas como la falta de coordinación y la debilidad de las patas, especialmente las posteriores.

Igualmente, otra de las enfermedades hereditarias habituales en perros de la raza doberman es la llamada De Von Willerbrand. Se define como una alteración de la coagulación, que puede producir hemorragias difíciles de controlar durante una  cirugía. Se diagnostica a través de un test de ADN.

Hay que mencionar también que los perros doberman tienen tendencia a padecer disfunciones en el hígado y la tiroides. La hepatitis crónica idiopática es hereditaria, y produce entre otros  síntomas adelgazamiento excesivo, adormecimiento e ictericia. Se llega a su diagnóstico por ecografías, análisis y una biopsia del hígado. En cuanto al hipotiroidismo, hay que señalar que produce alteraciones en el pelo, el peso y el comportamiento del perro. Tiene un tratamiento parecido al de la misma enfermedad en las personas, que consiste en una pastilla diaria del suplemento hormonal necesario.

Es importante recordar que los trastornos descritos tienen tratamiento médico. Por lo tanto, ante cualquier síntoma, debemos acudir a nuestro veterinario de confianza para que el perro mantenga una buena calidad de vida.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder