Dogo del Tíbet o Mastín tibetano, conoce la raza, consejos

La raza Mastín Tibetano se caracteriza por su tranquilidad y su vocación de guardián de la casa.

Es un perro muy fuerte, por lo que se lo puede llevar por grandes travesías y largos paseos incluso por la montaña.

Es importante cuidarle el pelo a menudo, sobre todo durante el la época de muda de pelo.

Por lo que hace referencia al aspecto del perro , el Mastín Tibetano puede llegar a pesar 70 kilos. Es muy voluminoso y tiene un pelaje muy denso.

mastin tibetano 4.jpg

El Dogo del Tíbet o Mastín Tibetano, como su nombre indica es un perro originario del Tíbet, que apareció hacia el año 8000 a. C.

Se trata de una raza de perro molosoide, parecida a un oso, no solo por su tamaño sino por su ladrido, que más que un ladrido parece un rugido.

Carácter – Convivencia – Comportamiento – Educación:

El Dogo del Tíbet es un perro tranquilo, estable, independiente y a veces puede resultar algo testarudo. Es un perro muy desconfiado con los extraños y, por el contrario, leal, territorial, protector y afectuoso con su familia. Con los niños se muestra muy paciente y tolerante.

Los Dogos del Tíbet son naturalmente perros de guardia, aunque eso no signifique que sean agresivos. En realidad, estos son compañeros leales y tranquilos con una fuerte aptitud para proteger a la propiedad y su familia. Del mismo modo, suele estar a gusto con los niños. Delante de desconocidos, se hace un perro reservado y desconfiado.

Es un perro independiente y muy leal a su familia, cuida mucho su territorio aunque algunas veces muy frío y distante. Como es un perro de pastoreo se debe enseñar a guardar o guiar el ganado, en algunos lugares no es usado únicamente como perro de pastoreo sino que también los usan como guardianes ya que pueden ser muy feroces pero a la vez muy leales.

Es una raza de perro activa y pueden llevarse a campos abiertos para la realización de ejercicios o caminatas para que no se sienta con poco ánimo.

Son perros independientes e inteligentes, lo que dificulta un poco su entrenamiento y adiestraimento. Es una raza de perro que se recomienda únicamente a personas relativamente experimentadas, debido a su fuerte personalidad y su grande robustez física, los cuales exigen una educación y disciplina constantes.

Se hará una mascota tierna y un amigo leal y protector cuando sea socializado desde cachorro e integrado en la familia.

Puedes encontrar todos los accesorios necesarios para tu Mastín del Tíbet en páginas especializadas como petclic.es. Recuerda que los productos de alta calidad son imprescindibles para garantizar su bienestar.

Cuidados y Salud:

Debido a ser un perro de gran tamaño, el Dogo del Tíbet necesita un gran espacio para vivir, no están aptos para vivir en un piso, ya que necesitan de espacios extensos. El ideal es que vivan afuera y que tengan acceso hacia un jardín grande, en el cual puedan excavar libremente.

En cuanto al ejercicio físico, estos perros no son muy exigentes y, además, son bastante susceptibles al desarrollo de problemas óseos. Se recomienda que simplemente se lo lleven a dar un paseo diario.

Son perros que se adaptan bien a las inclemencias climáticas y le gusta caminar y pasear por el aire libre con su familia.

La manutención de su pelo deberá ser hecha a diario, sobre todo durante el cambio de pelo, la cual se suele pasar en la primavera o en el verano. En ese periodo se recomienda que se le cepillen el pelo durante 15 minutos cada día.

La expectativa de vida de los perros de esta raza alcanza los 15 años. Por otro lado, como perros de grande porte, sufren de una más grande tendencia para desarrollar determinadas enfermedades o malformaciones como la displasia de la cadera, cataratas, atrofia progresiva de la retina, hipotiroidismo, síndrome de Wobblers, problemas de piel e infecciones auditivas. Puedes encontrar medicamentos para todas estas afecciones en este enlace.

Historia:

La historia del Mastín Tibetano está rodeada de misticismo. Es una raza de perro muy antigua que ya usaban los pastores nómadas del Himalaya y los monjes tibetanos para guardar sus monasterios.

Esta raza de perro fue desconocida fuera de su país hasta el siglo XIX, que fue llevada a Gran Bretaña para salvarla y perfeccionar el estándar.

Esta raza se ha rodeado de gran misticismo desde que fue descubierto en la antigüedad. Desde su mención por Aristóteles (384 – 322 a. C.) a las famosas escrituras de Marco Polo, quien fue a Asia en 1271, todos los informes históricos alaban la fuerza natural y grandeza del dogo del Tíbet, tanto física como mentalmente. Hasta su ladrido ha sido descrito como único y como característica de la raza altamente atesorada.

Según testimonios que se remontan a 2.000 años antes de Cristo, el Mastín Tibetano era empleado por los asirios como perro de guerra y para la custodia de los prisioneros.

Los cinófilos europeos destacados del pasado como Martin y Youatt, Megnin, Beckmann, Siber como así también Strebel, Bylandt han investigado intensamente al Mastín Tibetano, por estar fascinados con su origen y función en la cultura tibetana. Considerada como la raza de perro de donde derivaron todas las razas de montaña grandes y de todos los mastines.

Uno de los primeros dogos del Tíbet en alcanzar orillas occidentales fue un ejemplar macho enviado a la Reina Victoria por Lord Hardinge (en ese entonces Virrey de la India) en 1847.

Posteriormente en 1880 Eduardo VII (en ese entonces Príncipe de Gales), se llevó 2 perros de regreso a Inglaterra. Uno de los primeros registros de camada de Dogos Tibetanos fue en 1898, nacida en el Zoológico de Berlín.

Todavía aparece con el mismo aspecto en los bajorrelieves babilónicos, egipcios y griegos, demostrando de este modo la gran difusión que tuvo en tiempos tan remotos. Con las conquistas romanas y las invasiones de los pueblos asiáticos, se extendió rápidamente por la cuenca del Mediterráneo dando origen a todas las razas de perros molosos europeos, a muchas de pastor y a otras de salvamento como el San Bernardo, el Terranova y el Perro de Montaña de los Pirineos.

Todavía hoy se utiliza en la cadena del Himalaya para la custodia de los rebaños y como guardián de los monasterios. En el cumplimiento de esta función es seguro e incorruptible, feroz y peligroso con los extraños, como casi todas las razas que podemos definir como “antiguas” y cuyo carácter se ha ido forjando en el curso de los siglos. Se ha extendido poco fuera de Asia, incluso entre los cinófilos, ya que es poco frecuente ver ejemplares de esta raza participar en exposiciones de perros internacionales.

Apariencia General

El Mastín Tibetano es un perro majestuoso, robusto y de cuerpo ancho. Potente, pesado y de buena osamenta.

Tiene una cabeza bastante grande y unas orejas medianas de forma triangular que le caen hacia delante. Es un perro muy atlético y provisto de un hocico con fuertes mandíbulas.

En esta raza de perros, la cola es peluda, la lleva implantada alta y enroscada de lado sobre la espalda.

El pelo es grueso, de una buena longitud y puede ser de color negro, negro y fuego, marrón, dorado, gris o gris y fuego.

La altura del perro a la cruz en los machos es de 71 a 72 cm (mínimo 66 cm) y hembras de 65 a 69 cm (mínimo 61 cm). El peso oscila entre 60 y 70 Kg.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder