El acuario de agua salada, problemas habituales.

Mantener un acuario de agua salada es un pequeño desafío para el que no todos los aficionados están preparados.

salada1.jpg

Una cierta experiencia en acuarios de agua dulce será casi obligatoria, por cuanto el agua salada exige ciertos conocimientos que sólo el tiempo puede dar. Pero aun con ellos son varios los problemas que habitualmente aparecen en relación a este tipo de acuarios de agua salada.

En primer lugar hay que tener en cuenta que los acuarios de agua salada tienen más variables químicas que los de agua dulce, ya que incorporan la salinidad y necesitan de la adición de un skimmer. Por ello mantener un pequeño calendario relacionado con las pruebas a realizar periódicamente sobre las condiciones del agua será una buena idea para los principiantes.Además estos acuarios deben de madurarse aun más que los de agua dulce antes de introducir algunos inquilinos.

Otro de los problemas de los acuarios de agua salada es precisamente la elección de sus habitantes. La idea de un acuario comunitario como los de agua dulce es bastante difícil de trasladar a los de salada, y el aficionado debe de reflexionar mucho antes de lanzarse a hacer cualquier adquisición. La incorporación o no de corales será la primera decisión a tomar, y ello condicionará la posterior compra de peces e invertebrados.

Además, habrá que tener en cuenta que muchas especies de agua salada son especialmente territoriales, por lo que las peleas, en ocasiones hasta la muerte, estarán garantizadas si no se siguen unos criterios de elección lógicos.

Por último, habrá que señalar la idoneidad de trabajar con un acuario de agua salada de la mayor capacidad posible, por cuanto de esa forma se garantizará un mantenimiento de los parámetros del agua más sencillo. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder