El Baño del perro

La belleza del pelo en el perro es sinónimo de buena salud y juega un papel importante en la estética general de toda raza. 

Hoy en día existen una gran cantidad de productos para el pelo como champús (los más utilizados), lociones y cremas especialmente adaptados a la piel y al pelo del perro (su PH no es el mismo que el de las personas)

El baño del perro - Higiene de los perros 2.jpg

Esto depende de numerosos factores propios de cada individuo como, los genéticos (algunos perros nacen con mal pelaje), una alimentación adaptada, un mantenimiento regular del manto y la prevención de la aparición de dermatosis o de enfermedades generales.

La piel se convierte en “el espejo de la salud del animal”.

Los champús deben ser aplicados sobre el pelo humedecido y con la ayuda de un masaje, ya que la palabra “shampoo” proviene del indio y significa “dar masajes”, de manera que es tan importante la forma de aplicación como el producto en sí mismo.

Estos productos permiten eliminar de la superficie cutánea los detritus que la recubren. Aportan a la piel una película lipoproteica que permanece después del aclarado.

Frecuencia

Debe ser mayor en los medios urbanos por la polución y las impurezas atmosféricas. Debe ser también mayor en verano, ya que es la estación crítica para el pelo (sol, viento, arena, sal).

De todas formas, hay que intentar no lavar demasiado a menudo al perro, su protección natural de grasa en la piel puede verse afectada y hacerla más sensible.

Beneficios del baño:

–          Mejoran la relación hombre-animal.

–          Facilitan los contactos y la manipulación.

–          Eliminan los pelos muertos.

–          Mejoran la calidad y el aspecto del pelo.

–          Detienen precozmente las eventuales lesiones dermatológicas.

–          Ponen en evidencia los ectoparásitos.

Los champús para perros son suaves, poco agresivos y pueden utilizarse con frecuencia.

De todas formas, en el mercado existen champús adaptados a cada tipo de pelo y/o de piel:

Un pelo normal se caracteriza por ser un sano, brillante, suave al tacto y fácil de peinar.

Un pelo seco será áspero, deslustrado, frágil y se rompe con facilidad.

Un pelo graso es deslustrado, brillante, untuoso y con exceso de sebo.

También los podemos encontrar clasificados por pelo corto, largo liso, largo espeso o para blancos, negros, marrones, etc.

También hacen referencia a la raza destinada, como el Yorkshire.  

Los champús permiten limpiar la piel y los pelos dándoles un aspecto brillante y lustroso. Algunos llevan sustancias rehidratantes o reconstituyentes de la película superficial de protección de la piel y de los pelos. Los champús acondicionadores permiten desenredar y aportan suavidad, brillo y volumen.

Aplicación

Se debe seguir escrupulosamente las instrucciones de uso, sobretodo respetar los tiempos de aplicación. En las razas de pelo largo, los nudos de pelos deben cortarse y peinarse cuidadosamente antes de aplicar el champú. También es importante en estas razas distribuir uniformemente el champú mediante movimientos regulares y siempre en la dirección del pelo con la finalidad de evitar enredos.

Aclarado

Debe realizarse con cuidado y durar varios minutos para eliminar totalmente el producto tanto de la piel como del pelo. Un aclarado mal hecho puede producir prurito al animal.  Si lo lleváis a la playa, debe aclararse muy bien, la sal y la arena no son buenas para la piel.

Productos después del aclarado

Después del champú se pueden utilizar sustancias rehidratantes las cuales mejoran el aspecto del pelo y le confieren suavidad y brillo.

Evitan la sequedad de la epidermis, restauran la capa lipídica de la superficie y permiten lubricar, suavizar, proteger la piel y restablecer una protección de la superficie comparable a la de la película cutánea superficial.

Para aprovechar el efecto de estos productos hay que aplicarlos después del aclarado, sobre la piel todavía húmeda, o cuando se incorporan directamente con los champús. También se pueden diluir en el agua de aclarado.

Secado

Se realiza mediante una toalla, friccionando enérgicamente el cuerpo. También se puede utilizar el secador de pelo teniendo mucho cuidado de no aproximarlo demasiado al pelo, puede  producir quemaduras. En invierno es importante dejarlo bien seco, evitaremos resfriados o hipotermias. 

Otro tipo de lavado

A parte del lavado húmedo, en circunstancias especiales se puede usar el lavado en seco. Éste se caracteriza por no necesitar el agua, se utilizan espumas o sprays especiales para esta finalidad. 

Es aconsejable en cachorros que aún no hayan sido vacunados o en animales enfermos.

Se aplica el producto y después se esparce con un peine por todo el manto del animal. En todo momento, seguir las instrucciones de uso del producto.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder