El esqueleto del gato.

El esqueleto del gato tiene diversas particularidades que resulta interesante conocer.

Una de ellas es que posee 233 huesos, cifra que resulta asombrosa al compararla con la humana que es de 206. 

esqueleto3.jpg

Por otro lado, el gato no puede correr distancias muy largas porque se fatiga con mucha rapidez, sin embargo, cuando corre puede hacerlo a una velocidad de 45 kilómetros por hora, un dato igual de interesante.

Otras particularidades de la anatomía del gato, es la forma en la que se mueve y es que su forma de caminar es exclusiva en el reino animal y tan sólo dos animales más se mueven como él: la jirafa y el camello. Cuando cualquier animal anda, lo hace primero moviendo un miembro anterior y seguidamente, otro posterior.

Es decir, el movimiento natural de la mayoría de los animales es mover, por ejemplo, el miembro izquierdo anterior y seguidamente mover el miembro posterior derecho. El gato mueve los dos miembros del mismo lado a la misma vez.

En el gato, la articulación escapulo-humeral, que es lo que entenderíamos como un” hombro” en el ser humano, le permite girar su miembro anterior en casi cualquier dirección. Pero si a estos datos le sumamos el que señala a sus más de 500 músculos y a su sentido desarrollado del equilibrio, comprendemos la majestuosidad y variedad de los movimientos del gato.

El gato es capaz de realizar saltos increíbles gracias a la capacidad de propulsión que le otorga la anatomía de sus miembros posteriores cuyos músculos son contráctiles, es decir, son capaces de acortarse y extenderse por efecto de un estímulo. Cabe decir, además, que los músculos de los gatos son más flexibles que la de la mayoría de mamíferos.

Otros aspectos que no pueden olvidarse de la anatomía del gato son sus garras retráctiles y sus dientes carniceros (último premolar superior y primer molar inferior) que permiten triturar la comida con relativa facilidad.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder