El esqueleto del perro

 El esqueleto del perro no cumple sólo la función de sostén general de su organismo, sino que también determina cual va a ser su porte. 

dog-62317640.jpg

Pese a sus diferencias morfológicas, todas las razas de perros cuentan con una base muy parecida como esqueleto, formado por unos 300 huesos, entre los que destacan las siete vértebras cervicales y trece torácicas con trece pares de costillas, además de las siete lumbares y tres sacras.

Merece la pena destacar que el esqueleto de un perro cuenta con algunas características muy concretas, como el hecho de que las patas traseras sólo tienen 4 dedos, mientras que las delanteras 4 ó 5, dependiendo de si es una raza que tenga espolón. Además, los perros tienen isquion (el hueso pélvico donde se apoyan al sentarse) y tienen un espacio hueco entre los ojos, que en teoría debería ocupar un hueso.

Además, hay que decir que la estructura del esqueleto canino no es muy diferente a la de un caballo, un ratón o el hombre. Lo que nos diferencia más entre sí es el tamaño y la forma de los huesos del perro, que pueden ser de tres tipos: planos, largos y cortos. Por supuesto, tanto nuestro esqueleto como el de nuestra mascota giran en torno a la columna vertebral, que contiene el sistema nervioso central, fundamental para el funcionamiento del cuerpo.

Finalmente, hay podemos concluir la descripción del esqueleto de un perro señalando que se divide en tres zonas básicas: apendicular (patas y pies), axial ( eje del esqueleto, formado por la cabeza, cuello, columna, costillas y el esternón) y visceral, que se corresponde con los pequeños huesos que forman parte de un órgano.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder