El gato: Cepillado y corte de pelo

Como el baño, el cepillado en el gato es muy importante. Con él mantenemos el pelaje limpio, liso y sin enredos. Nos sirve también para advertir cualquier posible problema que tenga el animal en el pelo o en la piel, como parásitos externos, enrojecimiento, heridas y otros desajustes en la salud externa del gato.

Consejos gatos - Cepillado del pelo.jpg

El cepillado nos permite también reforzar los lazos sociales con nuestro gato, considerándolo una acción buena y agradable.

De manera que,  aunque el gato sea un animal que se asea mucho y cuida con mucho mimo su pelaje, nuestra ayuda le será muy útil para aquellos sitios dónde le es más difícil acceder, además con nuestros utensilios podemos llegar hasta la raíz de su pelo, cosa que ellos no pueden hacer con su lengua.

Todos los gatos mudan el pelo, sea corto o largo. En la naturaleza lo harían en primavera y verano, pero en nuestros hogares donde tenemos controlada la temperatura durante todo el año con la calefacción o el aire acondicionado, prolongan la muda durante casi todo el año.

Para hacer la sesión de cepillado una buena experiencia, debemos realizarlo des de muy pequeños, que se acostumbren al manoseo, sea donde sea de su cuerpo, así su manipulación será más fácil en la edad adulta tanto para el propietario como para el veterinario. Una vez acostumbrado, estas sesiones le resultarán muy agradables.

El cepillado tiene también le ayuda a que con cada lamido que hace a su pelaje, se lleve menos pelo a su estómago, por lo que le reducimos las bolas de pelo que a veces les cuesta tanto eliminar, induciéndoles a vómitos y diarreas constantes.

Hay que tener en cuenta, que es normal que de vez en cuando vomiten bolas de pelo, es su manera de eliminarlas, este caso no sería patológico.

Los peines o utensilios que podemos usar son:

Pelo corto:

Cepillo de cerdas o de bebé, carda o manopla de goma, peine de dientes finos (a veces se usa el antipulgas).

Este tipo de pelo no necesita un cepillado muy frecuente. Con la carda o manopla de goma podemos quitar los pelos muertos, además le damos un masaje agradable al gato que estimula su circulación sanguínea. Es importante no excederse con la manopla, ya que demasiado rato puede eliminar demasiado pelo, el muerto y el sano.  Después usamos el peine fino para peinar a contrapelo y así quitamos los pelos muertos de las capas inferiores del pelaje, luego volvemos a peinar todo el pelaje a favor del pelo para recoger cualquier residuo. El cepillo de cerdas o de bebé nos servirá para recoger el pelo suelto que queda.

Pelo largo: cepillo doble (de cerdas y metálico), cepillo de dientes, carda, peine metálico con dientes largos y cortos alternos y peine de dientes anchos.

El pelo largo necesita un cepillado regular para mantenerlo sedoso, limpio y sin enredos. Hay que prestar especial  atención a la parte inferior, sobretodo las patas y la tripa donde es más fácil que se formen nudos. El cepillado diario de unos 15 minutos evitará estas formaciones.

Primero utilizaremos el peine con dientes largos y cortos alternos en sentido opuesto a la caída normal del pelo. Hay que asegurarse que el peine llega hasta el nacimiento del pelo para desenredar bien los nudos, si hay alguno que se resista, lo deshacemos suavemente y con paciencia en vez de estirar con fuerza y arrancar un mechón de pelo.

Luego peinamos las zonas inferiores (parte delicada de la anatomía del gato).  Después usamos el cepillo doble, primero por el lado metálico nos llevaremos el pelo muerto des de el interior, pero con cuidado, las púas pueden romper el delicado pelaje si se usa con demasiada fuerza. Luego le damos la vuelta al cepillo y usamos la parte de las cerdas que nos eliminarán el resto del pelo muerto.

Podemos usar un cepillo de dientes para los pelos de la cara, la mayoría de cepillos son demasiado largos para cepillar bien esta zona.  La carda la utilizaremos para la cola y el lomo proporcionando al pelaje esponjosidad.

Es recomendable acabar el cepillado, desde el primer momento, con una caricia o un juego.

El corte de pelo

El único momento que deberíamos cortar el pelo a nuestro gato de pelo largo (está claro) sería cuando estuviera lleno de nudos y suciedad, que ni con un cepillado exhaustivo y paciente  e incluso ni con el peluquero profesional, se pudiera arreglar. En estos casos, lo único que se puede hacer es que el peluquero profesional lo rape dejándolo como un gato de pelo corto, corto. Así conseguimos sanear la piel, para que respire y el pelo nuevo nazca con normalidad.

Instrucciones para realizar una buena higiene en general

Empiece desde que es pequeño.

Sea breve

Cuando su gato esté habituado a sesiones cortas, puede empezar a alargarlas.

Conozca los límites de su gato.

Observe su lenguaje corporal. Si agita la cola es que ya ha tenido suficiente.

Premie  su buena conducta. ¡La mayoría de las veces seguro que se lo merece.

Cuando realizes una higiene general al gato, es fundamental tener todos las herramientas y accesorios adecuados para hacerlo correctamente.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder