El gato persa: enfermedades y problemas de salud

Los gatos persas tienen una predisposición genética a sufrir enfermedades renales ( PKV ) y debido a la forma plana de cara y fosas nasales a tener problemas respiratorios. El prevenir y detectar a tiempo estas patologías le aseguraran una mejor calidad de vida.

persa4.jpg

El gato persa es uno de los más elegidos entre las personas que buscan una compañía todo el día y un ejemplar hermoso para acariciar. En relación a las enfermedades del gato persa es preciso prestar atención a varios aspectos. Algunos son generales de los gatos y otros son más puntuales de esta raza.

La salud del gato persa puede verse deteriorada si no se lo lleva al veterinario periódicamente, lo mismo que cualquier otra mascota. En el caso de los gatos persas en particular, suelen sufrir problemas respiratorios debido a las siguientes causas:

-físicas: por sus rostro plano y pasajes nasales cortos, que no le permiten respirar correctamente.

-bacterológicas: son propensos a padecer el herpes felino (virus) o la neumonía (por bacterias), sobre todo en ambientes húmedos o cálidos.

Los síntomas que permiten saber que el gato persa está teniendo problemas en su sistema respiratorio son: estornudos, silbidos al inspirar o expirar, dificultad para ingresar aire, tos y jadeo. Es vital prestar mucha atención a esto, ya que si no se trata a tiempo conlleva a trastornos cardíacos o físicos y hasta cáncer.

El gato persa también es propenso a sufrir la enfermedad poliquística renal (PKD por sus siglas en inglés), un problema hereditario que afecta los riñones. El 38% de los gatos persas lo tienen en su sangre. Se manifiesta con la aparición de quistes en el sistema urinario y renal, que van en aumento según la edad del gato. Esto provoca insuficiencia renal irreversible. Los primeros síntomas aparecen a los 7 años de edad. Para detectar esta enfermedad, el único método eficaz es la ecografía.

Los machos persas pueden presentar testículos retenidos y las hembras persas azules suelen abortar cuando están preñadas o parir gatitos defectuosos. Por último, es necesario limpiar sus ojos a diario porque producen demasiadas lágrimas que se secan y pueden infectarse. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder