El gato Persa, salud y prevención de enfermedades

El gato persa necesita de cuidados al igual que cualquier otra raza.

Por lo tanto, los dueños han de prestar atención a los siguientes consejos sobre la salud del gato persa

elgatopersa1.jpg

Las patas deben mantenerse limpias y libres de suciedad para evitar que los productos químicos que se usan para la limpieza le causen dolor en sus almohadillas. Esos artículos para limpiar pueden “ir a parar” a la boca o el estómago del gato persa debido a que se acicala constantemente.

También es bueno revisar sus patas para asegurarse que no tenga heridas ni infecciones, sobre todo si accede al exterior de la casa. Las almohadillas son muy sensibles a los climas fríos o calientes. El veterinario puede prescribir una crema especial para cuidarlas. En el caso de que presenten pus, sangre u olor inusual, llevar inmediatamente a la consulta.

Algunos ejemplares de gato persa padecen del síndrome poliquístico renal, una enfermedad genética, pero no contagiosa, que puede limitar la vida de animal. Esto ocurre en los criaderos no oficiales o amateurs y en casos muy aislados. La toxoplasmosis, por su parte, aparece en los gato persa que no han vivido de forma sanitaria o no fueron vacunados. Hay que tener especial cuidado porque es una de las enfermedades del gato persa (y de otras razas) que puede ser contagiada a las personas, sobre todo a las mujeres embarazadas.

Por su parte, aquellos que sólo desean tener un gato persa para mascota y no para reproducción, se aconseja la esterilización o castración, de machos y de hembras. Los ejemplares de gato persa a los que les practicaron esta simple intervención no sólo viven más, sino que mejor, evitando enfermedades urinarias, cáncer de testículos o próstata en machos y de mamas u ovarios en hembras, las fugas durante las etapas de celo, las heces y orina por toda la casa y los vuelve más cariñosos, tranquilos y fieles.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder