El gato: Problemas de piel

En un gato, los problemas de piel pueden ser muy diversos y con signos clínicos muy variados.

La mayoría viene provocada por una bacteria, hongo o parásito que por norma general forman parte de la piel sana del animal pero que en circunstancias donde el equilibrio de la piel se ve alterada, aprovechan para proliferar y producir la enfermedad. 

consejos de la piel del gato 1.jpg

Uno de los signos que nos alertan de malestar en la piel es el prurito o picor que padece el gato y puede ser por alergias o parásitos.

La causa más común que se rasque es la picadura de la pulga. La poca cantidad de saliva anticoagulante que inyecta la pulga puede irritar a algunos gatos. Como se laman con exceso sobretodo en el lomo, se provocan alopecias y ronchas rojas. La piel puede ulcerarse.

Las enfermedades más comunes que podemos encontrar son:

Cheyletiella:

Es un ácaro. No es demasiado común.

Se localiza sobre la piel, normalmente en la zona de la cabeza (aunque puede verse por todo el cuerpo). No penetra en la epidermis.

Su ciclo es directo. Se transmite por contacto directo entre hospedadores. Son ácaros muy móviles con alta contagiosidad.

Importancia clínica: No es muy patógeno. Los procesos patológicos suelen aparecer en animales jóvenes. Origina una dermatitis exfoliativa con descamaciones, pérdida de pelo y prurito (picor). Puede afectar transitoriamente al hombre.

Sarna otodéctica:

El parásito causante es un ácaro, Otodectes Cynotis.

Es frecuente en animales mal cuidados. 

Se localiza en la piel (cola, dorso y cuello), orejas y canales auriculares (aunque el perro lo padece, el gato se ve más afectado con el 50% de las otitis externas).

Su ciclo es directo, se transmite por contacto directo entre hospedadores. Es frecuente el contagio de la madre a sus cachorros.

Importancia clínica: produce otitis externa con cerumen marrón o negro y mucho prurito. A veces se pueden complicar por infecciones bacterianas secundarias.  La dermatitis que produce también es muy pruriginosa. Para el diagnóstico se recoge cerumen del oído y se hacen raspados en las dermatitis. El tratamiento para la otitis hay que tratar todo el animal con productos antiparasitarios ya que, la hembra de Otodectes sale del conducto auditivo para poner huevos en la base de la cola y volver al oído.

Notoedres

Es un ácaro con una especie parásita del gato N. Cati.

No es muy frecuente.

Se localiza en la piel, el parásito penetra en la piel   excavando galerías en la epidermis. Normalmente se inicia en la zona auricular aunque puede extenderse por la cabeza.

Su ciclo es directo. Se transmite por contacto directo entre hospedadores.

Importancia clínica: la sarna notoédrica puede suponer un proceso cutáneo importante, que cursa como una dermatitis intensamente pruriginosa con hiperqueratosis y alopecia.

Tiña

El parásito es un hongo. Es muy contagiosa.

Se localiza en la piel, sobretodo en la cabeza, orejas y dedos. Afecta el folículo piloso.  Cualquier falta de pelo puede ser sospechosa, por lo que mejor consultar al veterinario.

Su ciclo es directo. Se transmite por contacto directo entre hospedadores.

Importancia clínica: los síntomas son variables pero el más común es la pérdida de pelo que tiende más a quebrarse que a caerse. Es más frecuente en gatos de pelo largo.   Se asocia a alopecias y a veces manchas escamosas en la piel. Los gatos pueden portadores asintomáticos pero siguen contagiando a los otros gatos. Al ser muy contagiosa, los gatos afectados tienen que ser  aislados para no contagiar a otros felinos. No suele causar prurito pero si produce costras que el gato se lame y rasca.  

Dermatitis por Malassezia:

El parásito causante es una levadura, la Malassezia Pachydermatis. Forma parte de la flora cutánea i del oído y está en equilibrio con las bacterias.

Se localiza en el conducto auditivo, nivel facial, abdomen, región perianal y espacios interdigitales.

Para que se comporte como un agente patógeno, deben reunirse ciertas condiciones en el hospedador como por ejemplo: demasiada producción de cerumen, humedad excesiva, lesiones cutáneas, pliegues cutáneos y patologías como alergias, endocrinopatologías, etc. También parece que se asocia con Staphylococcus intermedius en las otitis externas.

Razas predispuestas: los persas.

Las lesiones que encontramos son eritema y a veces máculas eritematosas. Pápulas y pústulas se ven con una foliculitis bacteriana asociada. Si las lesiones son antiguas se observa hiperpigmentación y liquenificación. 

El síntoma más característico es el prurito constante, el cual además del que produce el sobrecrecimiento de la Malassezia se suma el de la enfermedad primaria de cada caso.

El diagnóstico se hace con citologías cutánea o auricular, y el tratamiento se basa en tratar la Malassezia con champú especial y tratar la causa primaria.

Demodex

Es un ácaro con una especie en el gato D. Cati.

Es un parásito habitual en la piel de los gatos. La Demodicosis o sarna demodécica, es mucho menos habitual que en los perros y tiene escasa incidencia.

Se localiza permanentemente en la piel, normalmente en el interior de las glándulas sebáceas y folículos pilosos.

Su ciclo es directo. Se transmite por contacto directo entre hospedadores. Normalmente las madres lo transmiten a los cachorros.

Importancia clínica: cursa, generalmente, de forma localizada (en la cara) y asociada a procesos debilitantes concurrentes. 

No obstante, también hay enfermedades de piel importantes que son provocadas por bacterias (piodermas) y hongos (Dermatofitosis).

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder