El gato recién nacido

Después de dar a luz, podemos encontrarnos  que la hembra rechace a los recién nacidos, que sea primeriza y no sepa cuidarlos, que no tenga suficiente leche para alimentarlos o por desgracia, muera después del parto. Todas estas situaciones nos llevan a una sola solución: hacernos cargo nosotros de alimentar y cuidar a los gatitos. 

gatito - gato recien nacido.jpg

Esta gran tarea es sin duda una gran responsabilidad que requiere mucha dedicación y esfuerzo y absorbe mucho tiempo, ya que debemos estar atentos para saber cuándo los gatitos tienen hambre, calor o frío, debemos mantener su lugar de descanso (por ejemplo una caja o camita) limpio de excrementos y después hay que iniciarlos en el proceso de sociabilización. Por tanto, es un trabajo que va ocupar casi las 24 horas del día durante 4 semanas y no siempre tiene garantías de éxito.

Un gatito con salud está gordito y fuerte, es tranquilo y duerme la mayor parte del tiempo.

Hay 5 parámetros que hay que tener en cuenta para criar a un gatito:

1-Alimentación

Este paso es quizá el más importante, pero no sirve de mucho una buena nutrición si luego no tenemos en cuenta los demás parámetros.

La alimentación del gatito que acaba de nacer se basa en la leche. Esta leche debe ser específica para gatos, no podemos darle la leche de vaca que bebemos nosotros. La leche de gato tiene más proteínas y grasas al igual que calcio, fósforo y otros minerales que la leche de vaca. De modo que la leche de vaca tiene un contenido de energía y nutrientes mucho menor de lo que necesita nuestro gatito, y eso le puede provocar trastornos en su crecimiento. Además su alto nivel en lactosa puede dar problemas digestivos y diarreas.

En tiendas de animales especializadas podemos encontrar leche especial para gatitos, se comercializa en polvo y se debe mezclar con agua. Esta mezcla debe ser líquida, no pueden haber grumos, así evitaremos que el pequeño se atragante. La temperatura de la leche debe estar bastante calentita pero sin quemar. De todas formas las instrucciones de cómo hacer la leche las encontraremos en el pote. 

El biberón y la tetina es otra cosa a tener en cuenta. 

Hay biberones especiales para cachorros pero también se pueden usar los de bebés. Respecto a las tetinas, también se usan las de los bebés, deben tener un agujero pequeño de manera que la leche fluya lentamente, si fuera grande la leche saldría demasiado rápido y podría atragantarse. Para una buena higiene, después de utilizar el biberón y la tetina habrá que esterilizarlos.

La manera de dar el biberón también es importante. Teniendo en cuenta que un gatito no es un bebé, no hay que mecerlo en brazos. El gatito se mantiene estirado sobre su barriga con la cabeza ligeramente alzada mientras está mamando, además, utiliza sus patas delanteras para masajear la mama donde está chupando para estimular la producción de leche. Para conseguir esta postura podemos utilizar una mano para mantenerlo recto y con la otra darle el biberón de manera que tenga la cabeza un poco alzada. Le colocamos la tetina en la boca con suavidad y apretamos un poco el biberón para que empiece a salir la leche. Una vez pruebe las primeras gotas, el gatito chupará por sí solo. Si le cuesta cogerse a la tetina, no le forcemos, hay que tener paciencia, es mejor dejarle descansar que forzarlo y que al no tragar la leche, ésta entre en los pulmones y lo ahogue o le provoque una neumonía por aspiración.

Una vez ha comido, debemos provocarle el eructo manteniéndolo en vertical y dándole palmaditas en la espalda.

También es importante que después de comer se le estimule la zona anal y genital con una gasa humedecida con agua caliente para que defeque y orine (su madre lo haría lamiéndole la zona anal). El gatito hasta las 2-3 semanas de edad no tiene el control muscular necesario para realizar estas funciones. 

La cantidad de leche que debemos darle está indicada en el pote de leche. Si vemos que tiene algún vómito o diarrea puede ser que le demos un exceso de comida (lo mejor es dar pocas cantidades a menudo que mucho en pocas tomas, digieren mejor la leche, previenen la deshidratación y controlan mejor los niveles de glucosa). De todas formas, la manera de saber que está comiendo la cantidad adecuada, es pesarlo cada día y prestar atención a su comportamiento, ya que un gatito bien alimentado ganará peso cada día y dormirá la mayor parte del tiempo. Pero si no gana peso, llora demasiado, se mueve mucho o está letárgico, seguramente tiene algún problema.

Puede ser que el gatito que alimentemos en biberón no gane tanto peso como uno criado por su madre. Normalmente, si los alimentamos con biberón deben comer unas 6 veces al día (cada 4 horas), a las 3 semanas lo reducimos a cuatro biberones y a las 4 semanas ya podemos empezar el destete.

2-Higiene

Es importante tener limpio el lugar donde estén durmiendo los gatitos. Sea una cesta o una caja de madera con empapadores, trapos viejos o tiras de papel de periódico habrá que cambiarlo cada vez que se ensucie. No es aconsejable ponerles serrín por el polvo que desprende, ello puede provocar conjuntivitis en los delicados ojos del recién nacido.  Si al limpiarlos, vemos heces de color verdoso o amarillo con algún resto de sangre (el color normal está entre marrón pálido a oscuro), puede que haya una infección; si son duras o secas tendremos que añadir más agua al biberón y quizá darle más a menudo en vez de aumentar la cantidad que esté indicada en las instrucciones. Del mismo  modo, la orina tiene que ser de color amarillo pálido o transparente, si es amarillo oscuro o naranja, el cachorro no está suficientemente alimentado; hay que darle menos cantidad con más frecuencia en vez de más cantidad en menos tomas.  

3-Temperatura

Los gatitos no pueden mantener la temperatura corporal por si solos por eso vemos como tiritan, para producirse calor. Para ayudarlos, podemos taparlos con una manta, tenerlos en una incubadora o con una lámpara de calor, en este caso cuidado en no quemarlos, ellos no se pueden mover para alejarse de la fuente de calor y se pueden quemar.

De todas formas, durante la primera semana, tendremos que mantener la temperatura ambiente entre 30 – 32ºC, en la segunda a 27-30ºC  y en las dos semanas siguientes llegar a los 25ºC  o hasta temperatura ambiente normal.

Los gatitos con hipotermia (baja temperatura corporal), deben calentarse lentamente durante 2-3 horas hasta la temperatura normal de recién nacido de 36-37ºC. Esta temperatura, sin embargo, debe ser de 38-39ºC a las 4 semanas. La temperatura es más importante para el cachorro que la alimentación, sin ella su cuerpo no es capaz de reaccionar a nada.

Si observa que los gatitos están apilados uno encima del otro es que tendrán frío, si al contrario están lejos unos de otros es que tendrán mucho calor, lo mejor es que estén uno junto al otro por lo que la temperatura está perfecta.

Otro parámetro a tener en cuenta son las mucosas del gatito. Podemos mirar las mucosas de la boca (debajo del labio) las cuales deben ser rosadas cuando está sano, pero si son de color pálido, gris o azulado significa que hay algún problema en su salud. 

4-Prevención de enfermedades

Después de nacer, la primera toma de leche que les proporciona la madre es la más importante, ya que en ella se encuentran los anticuerpos que los protegerán de las enfermedades. Esta leche se llama CALOSTRO y es la más importante que debe tomar el cachorro.

Si por desgracia, la madre no puede darle esta primera inyección de anticuerpos,  debemos extremar las medidas higiénicas con muestro cachorro para evitar cualquier infección, pensemos que está indefenso a cualquier agente infeccioso por simple que sea.

Por suerte, hoy en día, podemos encontrar en cualquier tienda de animales especializada, leche especial de gatitos con el calostro. No será exactamente como el de la madre pero nos puede ayudar mucho a proteger a nuestro cachorro.

Cuando tenga la edad adecuada, podrá empezar a ser vacunado y desparasitado, quizá antes que otro cachorro que sí haya sido alimentado por su madre des el principio (preguntar antes al veterinario, él nos guiará en su seguimiento).   

5-Socialización

Los gatitos desde pequeñitos necesitan estimulación mental y física. Entre los hermanos de la camada, se estimulan unos a otros con el movimiento (incluso mientras duermen no están quietos, ya que el movimiento les fortalece los músculos). Es muy importante que los hermanos crezcan juntos, aprenden mucho entre ellos.

Cuando ya tienen entre 3-6 semanas es importante que tengan interacción con los miembros de la familia, hay tener tiempo para jugar y relacionarse con ellos, del mismo modo que dedicamos tiempo a darles de comer y limpiarlos.

Aunque sea un gatito muy pequeño, debe familiarizarse con los ruidos, las nuevas personas y las mascotas. Si permitimos al gatito sociabilizarse de manera temprana, le ayudamos  a que se sienta seguro en su propio entorno y eso lo favorece a prevenir muchos problemas cuando sea adulto.

Conclusión

Así que, después de todo, será un trabajo muy duro, pero seguro que será muy reconfortable y estimulante.

El veterinario nos ayudará en su evolución, por lo que cualquier sospecha de que el cachorrito no está bien, no esperemos a ver si se le pasa en unos días, con los recién nacidos no podemos esperarnos, necesitan una actuación rápida, les puede ir de horas, incluso minutos. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, media: 5,00 de 5)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder