El hurón en cautividad

El encierro óptimo para 1 o 2 hurones en cautiverio es en una jaula de 25 x 24 x 18 pulgadas, ya sea huronera o tipo conejera, con piso sólido y sin cristales, ya que estos disminuyen la ventilación.

shutterstock_65471269.jpg

Se deben de evitar los encierros  galvanizados hechos de aleaciones metálicas con zinc, puesto que los hurones suelen morder la jaula cuando quieren salir, y este tipo de encierros les provocan una intoxicación por zinc.

Los hurones se aclimatan tanto al interior como al exterior de las casas, siempre y cuando el encierro los proteja de la luz directa para evitar insolación o choque calórico, así como de la intemperie (lluvia, frío, etc.) para evitar enfermedades, principalmente de tipo respiratorio. Aguantan bastante bien las temperaturas bajas (de 7 a 10° C) siempre y cuando cuenten con  una zona de abrigo adecuado, pero las temperaturas altas (cerca de los 27 a 30° C) no las resisten porque tienen muy poco desarrolladas las glándulas sudoríparas y sufren un aumento repentino de temperatura lo que les provoca un choque calórico y la muerte. La temperatura óptima para mantener a los hurones es  de 15 a 21° C con una humedad promedio del 40 al 65%.

El fotoperiodo (ciclo luz-oscuridad) debe de ser de 12 horas para cada etapa, aunque esta se puede manipular en la cría para aumentar el periodo de esto en hembras, ya que los hurones tienen crianza estacional. Los hurones experimentan naturalmente un cambio estacional en el peso  corporal, es decir que pierden peso en el verano (hasta un 40 o 50% de su peso corporal) y lo recuperan en invierno; esto es algo normal en esta especie, por lo cual no hay que alarmarse por la pérdida rápida de peso durante el cambio estacional, siempre y cuando no se encuentre asociada a otro tipo de sintomatología.

El encierro debe contener un lugar escondido a manera de cama, pues a los hurones les gusta dormir en lugares encerrados y oscuros, de preferencia con algún tipo de abrigo; la ropa vieja tiene magníficos resultados siempre y cuando el hurón tenga las uñas cortas, o de lo contrario se atoran y en ocasiones hasta se arrancan las uñas por la desesperación. También se pueden utilizar artículos especialmente elaborados para hurones que  se encuentran a la venta comúnmente en tiendas especializadas, como hamacas y sacos de dormir. Es recomendable añadir al encierro lugares adicionales para sueño y juego. A los hurones les encanta escalar y escabullirse por tubos estrechos, y ya existen túneles especiales para hurones, que además de ser entretenidos promueven la ejercitación del animal manteniéndolo saludable.

Resulta relativamente fácil entrenar a los hurones para utilizar cajas de arena como las de los gatos, las cuales deben colocarse en las esquinas del encierro.

Los hurones se pueden mantener en grupos ya que son animales que, aunque en vida silvestre tienen hábitos solitarios, en cautiverio disfrutan mucho de la compañía, pero hay que evitar juntar machos completos puesto que se pelean por territorio y hembras, llegando incluso a matarse entre ellos.

Los hurones, en vida silvestre tienen hábitos nocturnos, pero en cautiverio se acoplan al horario del dueño; no son animales de ornato que deben de estar encerrados de por vida, les encanta jugar y ser acariciados de manera regular, disfrutando intensamente la compañía y el cariño humano.  

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder