El juego del perro

El juego es fundamental para los perros, tanto desde un punto de vista físico como desde un punto de vista mental. Jugar con ellos hace que tengan menos estrés (y por consiguiente menos posibilidades de desarrollar enfermedades nerviosas), que mantengan su forma física (menor posibilidad de ser perros obesos y por lo tanto de tener enfermedades coronarias y artritis) y que, en definitiva, estén sanos. 

images18.jpg

A ser posible intentaremos unir el juego del perro al momento del paseo, para que lo realice al aire libre y así pueda practicar más deporte. Llevar una de sus pelotas preferidas y lanzársela es lo más habitual, y resulta especialmente efectivo en razas grandes. También puede ser adecuado este tipo de juegos en cachorros, puesto que si les educamos para que nos traigan la pelota conseguiremos un ascendente sobre el perro que nos será muy útil más adelante cuando tengan que obedecernos. Estos ejercicios funcionan igualmente con cualquier tipo de juguetes, al margen de las pelotas.

Al aire libre también podemos jugar con el perro corriendo junto a él, tocándole en las patas para hacerlo rabiar o haciéndoles cosquillas.

En la casa también podremos jugar con nuestro perro aunque deberemos de tener cuidado cuanto más grandes sea el animal, ya que una vez emocionado podría acabar tirando al suelo alguna cosa o deteriorando algún mueble. Podemos hacer exactamente los mismos juegos que en el exterior, aunque con menor intensidad, y siempre sin llegar a molestar al animal, que en ocasiones podrá llegar a sentirse agobiado y ver como amenaza lo que sólo es juego. Esta situación se acrecienta en espacios cerrados.  

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder