El lugar de descanso de tu perro

¿El perro en tu cama? ¿o en el sofá? ¿o en la habitación de los niños?

Un lugar propio, con una cama propia, limpia y en buen estado son el lugar adecuado para el descanso de tu perro.

consejos para convivir con perros - el lugar de descanso 1.jpg

El cachorro necesita un lugar propio para descansar a lo largo del día y evidentemente, para dormir cuando lo decida, bien sea de día o de noche.

Deberíamos facilitarle una cesta, cama o colchoneta, a elección del propietario, adaptada a su tamaño, no sólo actual, sino valorando el tamaño definitivo que supondremos que tendrá en su edad adulta, en un lugar que será suyo, alejado de las corrientes de aire y de la humedad.

La elección del lugar exacto, cuando hablamos de un perro sin trastornos del comportamiento, no cobra tanto valor si lo comparamos con la constancia y el consenso de todos los miembros de la familia, para mantener ese lugar lo más estático posible.

Con esto quiero decir que, un perro debería descansar en uno o varios lugares siempre y por el consentimiento de todos.

Que un perro duerma en la cama, en el sofá o en su cesta, es elección del propietario o los propietarios, pero eso sí, desde los primeros días de relación con nuestra mascota, deberemos potenciar o intentar llevar a la extinción las conducta que el perro haga en relación al momento de elegirlo.

Es decir, un animal que no queremos que suba al sofá a dormir, deberá ser sancionado con un “NO” y colocarlo en el lugar que deseamos que lo haga. Se ha de ser rotundo, no agresivo, pero si muy constante ya que el cachorro lo intentará en repetidas ocasiones, si algún miembro cede a los lloros, los aullido o las insistentes peticiones del animal y lo deja descansar en alguna de las ubicaciones que no están destinadas para él, el perro lo intentará con mayor insistencia  hasta conseguirlo en otra ocasión.

Bien es cierto que cuando un animal llega al hogar, después del destete traumático, ya que deja un entorno en el que se sentía estable y comienza una nueva etapa de su vida, podemos realizar la adaptación poco a poco.

Supongamos que, no dormirá nunca en nuestra cama, pero le tranquiliza vernos, podemos colocar la cama de tu perro, durante un par o tres de días su cesta delante de nuestro cuarto con la puerta abierta e ir alejando esta ubicación poco a poco a lo largo de 8 o 10 días, hasta que sea capaz de dormir sólo en cualquier lugar de la casa que nosotros, previo consenso, hayamos destinado para ello.

Siempre debemos tener en cuenta que esto puede cambiar cuando un perro muestra problemas de comportamiento y será un etólogo, educador canino o cualquier otro especialista sobre conducta canina, el que nos aplicará los consejos en concreto para ayudarnos a resolver el problema que puede haber surgido.

Problemas como agresividad hacia miembros de la familia, agresividad entre perros del mismo hogar,…etc., pueden provocar que modifiquemos, entre otras cosas, el lugar de descanso de nuestro animal.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder