El Periquito

Hay varios géneros de pericos, uno de los cuales es el del periquito común. De estos géneros, hay unas 40 especies, todas ellas de cola larga, predominantemente terrícolas y de ambientes abiertos. En general son de tamaño pequeño o mediano y en algunos casos grandes y espectaculares como los géneros Alisterus y Prosopeia. 

periquito 2.jpg

El Periquito común (Melopsittacus undulatus) forma parte del orden Psittaciformes, familia Psittacidae  y único género Melopsittacus.

El grupo de los pericos se forma por muchas de las especies más difundidas en Australia.

Descripción

Mide unos 18-19cm. Su color en la naturaleza es el verde claro, con la cabeza amarilla y en la espalda desde la nuca e incluyendo las alas tiene unos dibujos negros en forma de ondas, de ahí proviene el nombre científico “undulatus”. Con éste color apenas se ven cuando se encuentran entre la vegetación, de modo que si nace algún ejemplar azul, albino o violeta no vivirá mucho tiempo,  ya que los depredadores pueden localizarle con demasiada facilidad.  En cautividad se han creado todas las coloraciones que conocemos.

Posee el pico curvado hacia abajo, dos dedos hacia delante y dos hacia atrás. Esto le facilita trepar por los árboles y alimentarse de semillas.

Para diferenciar si un periquito es macho o hembra la claves es la cera (parte superior del pico, donde se encuentran los orificios de la nariz). Los machos la tienen completamente azul, rosa o morada. Las hembras lo tienen de color variable dependiendo de su celo: blanco azulado, color crema tirando a blanco, marrón (este último indica que la hembra está en celo).

Distribución

Se distribuye por casi toda Australia excepto una pequeña franja costera. 

Su hábitat son las estepas del interior de Australia, normalmente donde después de las lluvias hay comida suficiente.

Alimentación

Se alimenta básicamente de semillas pero también puede comer hierbas o frutos.

Costumbres y reproducción

Viven de forma nómada por lo que se desplazan por grandes extensiones para encontrar agua y comida.  Esto no quiere decir que se vayan del lugar enseguida sino que se pueden estar meses o incluso años si hay comida suficiente.

Viven en bandadas lo que les asegura la supervivencia frente a los depredadores.

Son monógamos, así que si uno de los dos muere rara vez cambia de pareja.

La incubación la realiza la hembra, haciendo un hueco royendo la parte más podrida de los árboles. Ponen entre  4 y 6 huevos que incuban durante 18 días empezando la incubación con el primero o el segundo huevo. Al cabo de un mes las crías abandonan el nido.

Son fáciles de adiestrar, sobretodo cuando son jovencitos. Normalmente son alegres con buen canto y dóciles.

Hay una variedad inglesa donde el ejemplar es más grande que el periquito común,  pero no ha tenido la misma suerte de aceptación. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder