Enfermedades de la Chinchilla

Las principales enfermedades que pueden afectar a nuestras chinchillas domésticas son: dermatofitosis, maloclusión, conjuntivitis, problemas respiratorios, prolapso rectal y son muy propensas a los golpes de calor.

chinchilla 3.jpg

Dermatofitosis: normalmente secundaria a factores de estrés (exceso de población, manejo deficiente).

Mordeduras: hay que observar la relación de los individuos en grupo para evitar peleas y sus consecuentes mordeduras. Habrá que separar los individuos.

Piel mate: falta de arena, ambiente húmedo y caliente.

Maloclusión: crecimiento excesivo de los incisivos y molares.

Constipación: el animal le cuesta defecar por tener dietas muy concentradas o con poca fibra. 

Diarrea: por errores de alimentación, parásitos, bacterias, etc.

Problemas respiratorios: pueden padecer rinitis, neumonías, etc.

Parafimosis o “anillo de pelo”: puede ser o bien porque la chinchilla es demasiado activo o porque no se asea correctamente. La limpieza de su pene, igual que el resto del cuerpo la hacen ellos solos a diario, hay animales más vagos que otros para limpiarse. El veterinario tendrá que recolocarlo.

Distocia: problemas para parir.

Urolitiasis: obstrucción urinaria por cálculos. Puede presentarse con hematuria (sangre en la orina) o disuria (dificultad para orinar).

Conjuntivitis: excesivos baños de arena.

Golpe de calor: aumento de la temperatura corporal por aumento de la temperatura ambiente. Muy peligroso.

Prolapso rectal: la zona final del intestino, normalmente el tejido que recubre el recto, la zona más cercana al ano, sale fuera del orificio anal y aparece en el exterior visible. Es urgente, puede bloquear la salida de las heces y provocar la muerte del animal. Nunca intentar introducirlo nosotros, podríamos reventar la bolsa. Acudir al veterinario lo antes posible, seguramente practicará una cirugía. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder