Enfermedades oculares en perros

Las enfermedades del ojo son uno de los problemas de salud más habituales en los perros.

No se puede generalizar sobre su gravedad puesto que existen varias y todas ellas tienen síntomas muy concretos, pero la verdad es que en todos los  casos es necesario llevar al perro al veterinario

enfermedades-oculares-perros1.jpg

Después de una visita completa, éste le impondrá un tratamiento adecuado que permita garantizar la salud de sus ojos.

Una de las enfermedades más habituales son las cataratas, que se definen como la progresiva opacidad de la lente. Pueden ser de origen hereditario o adquiridas con la edad, pero en todos los casos es difícil que las personas que conviven con el perro noten su aparición hasta que están bastante avanzadas.

Problemas de retina

Las enfermedades oculares de los perros incluyen diversos problemas relacionados con la retina. Uno de los más conocidos es la atrofia progresiva de retina, que hace referencia a diversas enfermedades que provocan ceguera sin que el animal note ningún dolor o molestia. Algunas razas de perros tienen más tendencia genética que otras a sufrir esta atrofia progresiva, que siempre empieza con incapacidad para ver en espacios poco iluminados. En muchos casos,  la evolución es tan lenta que ni los propietarios del perro notan que pierde vista.

La displasia de retina, por su parte,  es una enfermedad de origen genético en la mayoría de los casos. Algunos perros no presentan síntomas claros, y sólo se percibe el problema cuando acuden a  revisión en el veterinario.

Problemas de párpados

Los trastornos en los párpados del ojo también son muy habituales en algunas razas de perros, en la mayoría de los casos debido a su herencia genética. El entropión consiste en un pliegue hacia el interior del ojo. Esto provoca que rocen de manera continua con el globo ocular, pudiendo llegar a dañarlo si no se realiza una cirugía correctora a tiempo.   El reverso de la situación se da con el ectropión, que consiste en que el párpado se gira hacia afuera, dejando el globo del ojo expuesto a posibles infecciones y trastornos.

Otros problemas de los ojos de los perros

La lista de enfermedades oculares de los perros es muy larga, e incluye otros problemas  como el glaucoma. Al igual que ocurre en las personas, esta enfermedad produce que la presión del ojo sea demasiado alta, lo que puede acabar provocando una ceguera. En un primer momento puede tratarse con fármacos, aunque no hay garantías de que siempre vayan a ser efectivos. El veterinario deberá controlar al perro periódicamente, decidiendo en cada momento la mejor manera de controlar el glaucoma, ya que éste no tiene cura definitiva.

Los llamados ojos color cereza es una enfermedad de lo más habitual en los perros que tienen visible la glándula del tercer párpado.  El tratamiento más habitual en la actualidad es la recolocación de la glándula a su posición normal, que se produce con éxito en la mayoría de casos.

La ulceración corneal es, igualmente, otra enfermedad de los ojos de los perros. Resulta especialmente dolorosa y puede acabar infectándose. Muchas veces se detecta porque los perros afectados acaban siendo bizcos.

Asimismo, muchos perros también se ven afectados por el ojo seco. Es decir, no tienen lágrimas  suficientes para que el glóbulo ocular pueda moverse con normalidad. En algunas razas, puede deberse a un problema congénito, como en los Pug, Lhasa Apso y  Shih Tzu. En estos casos, es necesario controlarlo especialmente, para evitar que aparezcan problemas graves.

Finalmente, merece la  pena destacar el dermoide, un defecto hereditario que  puede llegar a causar irritaciones y úlceras, y la distiquiasis, que se define como una colocación anómala de las pestañas, que origina irritaciones importantes dentro del ojo.Las enfermedades del ojo son uno de los problemas de salud más habituales en los perros. No se puede generalizar sobre su gravedad puesto que existen varias y todas ellas tienen síntomas muy concretos, pero la verdad es que en todos los  casos es necesario llevar al perro al veterinario. Después de una visita completa, éste le impondrá un tratamiento adecuado que permita garantizar la salud de sus ojos.

Una de las enfermedades más habituales son las cataratas, que se definen como la progresiva opacidad de la lente. Pueden ser de origen hereditario o adquiridas con la edad, pero en todos los casos es difícil que las personas que conviven con el perro noten su aparición hasta que están bastante avanzadas.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder