Escoger un adiestrador de perros

En los últimos años hemos podido ver como se hacían muy populares en la tele algunos programas dedicados a educar a los perros con problemas de comportamiento. 

royal-maxi-adult.jpg

A raíz de su aparición, muchas personas han acabado viendo la profesión de adiestrador de perros como algo muy fácil de llevar a cabo, con solo conocerlos un poco y tenerles un cierto amor. Nada más lejos de la realidad.

La verdad es que el trabajo de adiestrador es algo complejo, que requiere tener conocimientos profesionales sobre los perros, y saber como manejarlo. Y esto no lo puede hacer cualquier persona que solo tenga unos conocimientos básicos acerca del mundo de los perros.

Si necesitas contratar un adiestrador para mejorar el comportamiento de tu perro, debes asegurarte de que realmente contactas con un buen profesional, con una reputación lo suficientemente sólida como para tener garantías de que va a hacer un buen trabajo con tu compañero. Por eso, es necesario que sigas los siguientes consejos:

Debes saber que no existe un título oficial a nivel nacional que acredite la formación de un adiestrador canino como profesional. De todos modos, existen escuelas que forman a los nuevos profesionales con garantías sólidas, así que es importante que conozcas con detalle los estudios del educador de perros que estás pensando en contratar.

Además, si quieres obtener buenos resultados, es imprescindible que te informes acerca de los métodos que usa cada profesional a la hora de adiestrar a los perros con los que trabaja. Un buen educador canino usa métodos en positivo, nunca pretende simplemente castigar al perro para ayudarle a corregir sus problemas de comportamiento. Del mismo modo, resulta esencial que demuestre tener una buena conexión personal con la familia y con el perro.

Otro factor decisivo a la hora de contratar un adiestrador de perros son sus promesas de éxito. Si hablas con un profesional que te garantiza resultados inmediatos, debes desconfiar de inmediato porque es algo completamente imposible. Un perro no es una máquina que reaccione apretándole un botón. Cambiar la conducta de los perros necesita tiempo, paciencia, constancia e, incluso, la  contribución del dueño mediante un trabajo conjunto. De hecho, un buen adiestrador te pedirá que estés siempre en las sesiones de trabajo, para que puedas aprender a tratar a tu perro cuando él no esté delante.

De esta idea se deduce, por lo tanto, que no es recomendable escoger un adiestrador que te sugiera el ingreso del perro en una residencia por una temporada. Con ello, el perro saldrá educado de la residencia, pero tu lo tendrás muy difícil para que se adapte a la vida diaria en casa, siguiendo las pautas que tu le impongas. En teoría, solo es necesario llevar el perro a algún sitio en concreto si es un cachorro que necesita sociabilizarse con otros animales, aunque esto tampoco debe implicar nunca el internamiento.

Finalmente, debes ser consciente de que tu también necesitas ‘adiestramiento’, para saber como educar a tu perro y convivir con él diariamente. Por eso, uno de los criterios que debes aplicar a la hora de elegir un buen adiestrador canino es que sea capaz de ofrecerte los conocimientos y las herramientas necesarias para que conozcas a tu perro lo suficientemente como para ser capaz de seguir avanzando en la educación de tu cachorro, una vez terminado el curso. Ten en cuenta que si, simplemente, lo llevas a una escuela durante unas horas para realizar una sesión, tendrás los mismos problemas en casa que hasta ahora, porque no sabrás como se puede adiestrar en el ambiente del hogar y cuales son los mejores trucos para corregir su comportamiento.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder