Esterilización en gatos

La esterilización de gatas y gatos es importante por diversas razones, la primera de todas es porque logramos evitar una reproducción no controlada que tenga como consecuencia la llegada al mundo de gatitos que no encontrarán un hogar donde puedan ser atendidos. 

esteri1.jpg

Esta es la razón más importante y la que siempre se ha de tener en mente. Sin embargo, la esterilización del gato o la gata nos ofrece también otras ventajas como la mejora en la convivencia con los mismos gracias a la erradicación de ciertos comportamientos relativos al ciclo reproductivo de los gatos.

En el caso concreto del gato, la esterilización nos permite evitar los maullidos persistentes que emite cuando siente una gata en celo cerca, evitar salidas en busca de compañeras sexuales con los riesgos que ello conlleva (atropellos, peleas con otros gatos, transmisión de enfermedades, etc.); y el comportamiento del marcaje con la orina  cuando desea marcar su territorio.

En el caso de la gata, la esterilización nos permite evitar molestos comportamientos como el marcaje con orina o las garras y los maullidos insistentes de la gata en celo. Pero aún hay una ventaja más añadida a la esterilización de la gata y es la reducción de la aparición de cáncer de mama en un 95%, además de la prevención de tumores de útero.

Generalmente la operación de esterilización suele ser muy sencilla y no tiene complicaciones especiales. En el caso concreto del gato, éste se recupera en una semana o menos de la cirugía y es que las incisiones para la esterilización del gato, que consiste en la extirpación de los testículos, son muy pequeñas.

Los cuidados en casa consisten generalmente en la aplicación de un antiséptico una vez al día para prevenir infecciones y en el uso de un collar isabelino durante los primeros días para evitar que el gato se lama la herida o trate de quitarse los puntos. De cualquier forma nuestro veterinario puede darnos otras indicaciones, dependiendo de las condiciones específicas de nuestro gato, que es necesario seguir rigurosamente.

En el caso de la gata, la operación es igualmente sencilla y no suele llevar más de 20 minutos. La operación consiste en la extirpación de los ovarios, el útero o ambas cosas dependiendo de diversos factores como la edad o la presencia de quistes en el útero. La gata suele recuperarse en 24 o 48 horas de la operación aunque, como es lógico, curar las heridas suele llevar algo más de tiempo.

Para los cuidados en casa suele utilizarse también el collar isabelino y el tratamiento antiséptico aunque es muy probable que nuestro veterinario nos recete el uso de algún antibiótico, analgésico y antiinflamatorio durante el periodo de cicatrización, dependiendo de las condiciones particulares de nuestra gata y de cómo haya tolerado la operación.

En el caso de los gatos, es importante tener en cuenta que, una vez esterilizados, las posibilidades de aumentar de peso (tendencia a la obesidad), de padecer diabetes o cálculos renales aumenta significativamente por lo que es necesario seguir las recomendaciones de nuestro veterinario y ofrecerle una alimentación específica de pienso para gatos esterilizados. En el caso de las hembras, el aumento del peso corporal también es un riesgo por lo que también es muy importante controlar su alimentación como en el caso del gato.

Existe la preocupación de que al esterilizar a nuestro gato o gata su comportamiento cambie de forma que ya no vuelva a ser el mismo o la misma. Es importante destacar que lo único que corregimos con la esterilización es el comportamiento a efectos reproductivos que tiene, por tanto, es posible, y de hecho necesario, que sigamos fomentando el juego y que sigamos manteniendo con él la misma relación que hemos tenido siempre. 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder