Funciones del juego

El juego es vital para el desarrollo de nuestro perro, cumpliendo varias funciones:

perro-tira.jpg

El juego quema calorías: esta función biológica ayuda a consumir el exceso de calorías, evitando así que éstas se acumulen y el animal engorde hasta el punto de convertirse en un perro obeso con problemas de salud.

El juego es diversión: los perros necesitan divertirse y la manera que tienen de hacerlo es a través del juego que realiza una función lúdica. El aburrimiento por falta de juego y atención, al igual que la monotonía, pueden traducirse en malos comportamientos. Jugar de manera variada con tu mascota es la mejor manera de combatir el aburrimiento y la monotonía.

El juego es motivación: cuando el perro juega se siente contento al realizar una actividad agradable que le gusta. Esto le motiva y ayuda a controlar el comportamiento del animal, haciendo que sea más obediente.

El juego combate el estrés: la vida de los perros ha cambiado muchísimo a lo largo del tiempo, hoy en día la mayoría viven en pisos o casas y permanecen gran parte del día encerrados en ellas sin poder salir. Esto les provoca estrés, el cual necesitan liberar a través del juego. Después de esta actividad los perros se sienten relajados y tranquilos.

Jugar es relacionarse: gracias al juego podemos reforzar los vínculos con nuestra mascota y mejorar así nuestra relación. También podemos reforzar la posición que tiene dentro de la familia y nuestro papel como líder. Después de jugar aumenta la predisposición del animal a obedecer.El juego quema calorías: esta función biológica ayuda a consumir el exceso de calorías, evitando así que éstas se acumulen y el animal engorde hasta el punto de convertirse en un perro obeso con problemas de salud.

El juego es diversión: los perros necesitan divertirse y la manera que tienen de hacerlo es a través del juego que realiza una función lúdica. El aburrimiento por falta de juego y atención, al igual que la monotonía, pueden traducirse en malos comportamientos. Jugar de manera variada con tu mascota es la mejor manera de combatir el aburrimiento y la monotonía.

El juego es motivación: cuando el perro juega se siente contento al realizar una actividad agradable que le gusta. Esto le motiva y ayuda a controlar el comportamiento del animal, haciendo que sea más obediente.

El juego combate el estrés: la vida de los perros ha cambiado muchísimo a lo largo del tiempo, hoy en día la mayoría viven en pisos o casas y permanecen gran parte del día encerrados en ellas sin poder salir. Esto les provoca estrés, el cual necesitan liberar a través del juego. Después de esta actividad los perros se sienten relajados y tranquilos.

Jugar es relacionarse: gracias al juego podemos reforzar los vínculos con nuestra mascota y mejorar así nuestra relación. También podemos reforzar la posición que tiene dentro de la familia y nuestro papel como líder. Después de jugar aumenta la predisposición del animal a obedecer.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Sin valorar)
Nuestros patrocinadores nos ayudan a mantener la calidad de esta página

Responder